Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Xoteapan, pueblo acorralado por la miseria y el dolor de sus muertos

- Sepultaron a los 11 hombres ejecutados en La Marquesa; cinco de una sola familia; pobladores piden justicia - El pueblo pide un puente, como si eso les resolviera la miseria; se murieron los hombres, quedan las mujeres

Ignacio Carvajal Garc?a San Andr?s Tuxtla, Ver. 19/09/2008

alcalorpolitico.com

El mayor lujo en la vivienda es la vivienda misma. Temblorosa ante cualquier ventisca, se yergue sobre un empinado cerro de la selva de los Tuxtlas. Hecha de rojos ladrillos pegados con cemento y lminas de cartn. En su interior hay una Virgen Mara estampada en la pared, huarachos regados por el suelo todo de tierra. Ni una cama. Un catre. Nios, nios, nios y ms nios con moco escurriendo por la nariz y flaqusimos.

En un altar, la foto del difunto: Abraham Cinta Temix, a los 15 aos de nacido, asesinado con otras 23 personas en el predio La Marquesa, Estado de Mxico.

Abraham dej un montn de sueos sin realizar, el ms anhelado, cuenta su hermano Mario, arreglar su casa. Mario y Abraham slo se llevaban un ao de diferencia, pero el primero ya tiene un hijo. Su esposa, una adolescente, lo mira desde la puerta del hogar mientras el beb de ambos duerme entre harapos, Abraham muri sin conocer a su sobrino.

As es el panorama en Xoteapan, el pueblo que vio nacer a ocho de los 11 veracruzanos ejecutados en La Marquesa. Otros dos eran de un lugar conocido como Buena Vista y uno ms del Polvorn, comunidades vecinas, retratadas fielmente en el estudio Los Mapas de la Pobreza, del Centro Nacional de Evaluacin de la Poltica de Desarrollo Social (CONEVAL) que documenta las razones por las cuales la poblacin como los albailes y mozos que migraron al EDOMEX a trabajar y regresaron en atades huye del pueblo:

De las 171 comunidades de San Andrs Tuxtla, Xoteapan, por ejemplo, registra un ndice de rezago social medio, pero la mitad de sus habitantes (mil 885) no termin la escuela; y otro 25 por ciento de los menores de 15 aos, de plano, no asiste.

El 50 por ciento no cuenta con seguridad social, el 77 por ciento vive en casas de piso de tierra, 38 por ciento de las viviendas carece de excusado y casi el 80 por ciento no tiene refrigerador ni lavadora.

HELADIO VENA PAL GRITO

Iba con su trenza echada para atrs, caminando entre charcos arcillosos y bajo la sombra de verdes y frondosos rboles de mulato. Doa Crescencia Escribano Chigo marcha con su sobrina a la plaza principal de Xoteapan a donde arribara el cuerpo de su hijo Heladio Cinta Temix con las otras vctimas del predio La Marquesa.

Sin tecnicismos ni indicadores, Crescencia tiene su versin de lo que ocurre en Xoteapan: Los hombres se van del pueblo porque salen a buscar el trabajo que ac no hay.

Analfabeta, de 60 aos de edad, de apariencia fuerte como una vara de cedro, cuenta que su hijo se fue a trabajar de albail porque el empleo en San Andrs ya se haba terminado. Antes de marcharse al altiplano, Heladio, el menor de siete hermanos, era un feliz y entregado jornalero.

Ganaba 800 pesos a la semana y la mayor parte lo entregaba a la madre. De sus siete hermanos solamente l termin la primaria, pero abandon el estudio y comenz a trabajar a los 14, edad promedio en la cual los jvenes, presionados por las necesidades econmicas, se van al campo o a otras ciudades a pedir empleo, cuenta la encargada del centro de salud, doctora Patricia Maldonado Medina.

La ltima vez que Heladio vino al pueblo, para las fiestas de mayo, las de San Isidro, las de los festejos con charreras y cantos al pie de la iglesia, prometi a su madre regresar en septiembre para el Grito de Independencia. Ansiosa, Crescencia esperaba la llamada por telfono, y s, el telefonazo lleg, pero para avisarle del deceso de su hijo junto con 10 personas ms de Xoteapan.

Mis otros muchachos ya se casaron y l era mi nica ayuda. En la casa no sabemos qu hacer, hay nios pequeos y otras mujeres, parientes arrimadas conmigo y apenas estamos saliendo de los gastos del duelo de mi viejo: se muri hace un ao, dice la seora.

TRAGEDIA EN CASA

Si ocho muertos para una comunidad impactaron el nimo de los habitantes, -la mayora falt al trabajo para esperar los cuerpos que venan en un camin de mudanza desde el estado de Mxico- cinco cadveres para una sola familia fue un golpe demoledor, describe Marcelino Cinta Seba, padre de Santos, Pedro y ngel Cinta Polito, y to de Pedro Chigo Cinta y Santos Chigo Cinta. En Xoteapan todos ellos vivan en la misma casa.

El da del entierro la familia estaba preocupada por los preparativos para tanto difunto, sobre todo el costo. Las mujeres salieron con los vecinos a pedir apoyo para ofrecer una modesta comida a los acompaantes al duelo, consistente en arroz y pollo, un rito prehispnico. Marcelino, acorralado por la pena, agarr la borrachera con licor de caa. Lleva cinco das borracho, pero no pierde la conciencia.

Recuerda muy bien a sus familiares. Desde parvulitos los ense a trabajar en el monte; adultos, los vio partir uno a uno a la gran ciudad en busca de empleo, desilusionados por que ac slo hay trabajo por temporadas y pagado a 50 pesos el jornal.

Pues ando paarriba y pa bajo, pero mi alma no puede, quiero justicia pa los que hicieron eso tan feo. La necesidad los oblig a salir del pueblo, yo no hubiese querido eso pa mis tres hijos, yo los hubiera querido pa la escuela.

ACORRALADOS POR LA MISERIA

Con la muerte de la mayora de los hombres en edad de trabajar, la familia Cinta Polito quedar conformada mayormente por mujeres, a pesar de que el trabajo de las fminas en los Tuxtlas es poco o casi nada valorado, persiste el machismo, dice la doctora Patricia Maldonado Medina.

A pesar de que Xoteapan es una comunidad cercana a los puntos urbanos ms desarrollados en la zona, Santiago Tuxtla y San Andrs, los aos solamente trascurren para incrementar la marginacin y sus consecuencias.

De 10 hombres en edad de trabajar, 6 se van fuera y dejan sola a la esposa con los hijos, y les prohben usar anticonceptivos, pues, piensan, la infidelidad se puede dar con mayor facilidad. Otros dicen que para qu controlar los hijos, si el gobierno ahora les da dinero por tenerlos, comenta la doctora Maldonado al evidenciar un aspecto negativo de la poltica social.

A pesar de que la migracin a otros estados se ha arraigado en Xoteapan y pueblos aledaos, no se notan beneficios. Pocas son las casas de material, junto con una vaca, los bienes ms preciados. Casi no circulan carros y lo ms vendido en las tienditas son chanclas y huarachos; es escaso el recurso para zapatos.

La obra ms demandada por los pobladores al gobierno, desde hace dcadas, es un puente para unir a Xoteapan que, cuando llueve, queda incomunicada. Por no contar con un puente o vado, al menos cien casas siempre quedan sin apoyos cuando los reparte el ayuntamiento; no quieren venir a dejarlos hasta ac por temor al ro crecido, pero las autoridades no nos han hecho caso, denuncia el habitante Eloy Tato Temix.

Tato Temix platica que como sus paisanos, trabaja de albail pero en Cancn. Est en el pueblo porque se le acab el contrato, pero dentro de poco regresar a pesar del temor que siente desde la tragedia de sus vecinos, no podemos hacer nada ya por los muchachos, solo rezar, la gente tiene que vencer el miedo para salir a buscar trabajo porque la necesidad es muy grande, dice con resignacin y dolor reflejados en su rostro, lo mismos sentimientos que se respiran hoy en el del entierro de 11 hombres en este pueblo marginado de Xoteapan.