Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Ya es delito grave el matrimonio forzado de menores en México

- Se castigará con 8 y hasta 15 años de prisión y de mil a 2 mil 500 días de multa

- Al Código Penal Federal se adicionó el Capítulo Cohabitación Forzada

Javier Salas Hernndez Xalapa, Ver. 12/05/2022

alcalorpolitico.com

El matrimonio forzado de menores ha quedado prohibido en el país, toda vez que ese fenómeno ya se estaba presentando hasta en las áreas marginadas de las zonas urbanas de las ciudades.

Eufrosina Cruz, diputada federal por el Estado de Oaxaca, dijo que ahora ya es un delito grave que se castiga de 8 a 15 años de prisión.

Expuso que en México cada año se “celebran” 433 mil matrimonios entre niñas y hombres adultos, principalmente en las comunidades indígenas.



Entrevistada en el marco de la presentación de su libro Los sueños de la niña de la montaña, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, señaló que hace 10 días la Cámara de Diputados aprobó la tipificación como delito grave el matrimonio forzado de menores y con ello se evitará que ese fenómeno se siga presentando.

Recordó que en la reforma aprobada al Código Penal Federal se adicionó el Capítulo Cohabitación Forzada.

Quedó establecido que comete el delito de cohabitación forzada de personas menores de dieciocho años de edad o de personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho o de personas que no tienen capacidad para resistirlo, quien obligue, coaccione, induzca, solicite, gestione u oferte a una o varias de estas personas a unirse informal o consuetudinariamente, con o sin su consentimiento, con alguien de su misma condición o con persona mayor de dieciocho años de edad, con el fin de convivir en forma constante y equiparable a la de un matrimonio.



Al responsable de este delito se le impondrá pena de ocho a 15 años de prisión y de mil a 2 mil 500 días multa. La pena prevista se aumentará hasta en una mitad, en su mínimo y en su máximo, si la víctima perteneciere a algún pueblo o comunidad indígena.