Ir a Menú

Ir a Contenido

Pastillas abortivas se venden sin receta en las farmacias de Agua Dulce

También pueden ser adquiridas por internet, ya que existen diversos anuncios sobre su uso

Alfredo Santiago Hernández Agua Dulce, Ver. 17/11/2009

alcalorpolitico.com

Desde hace aproximadamente ocho años varios medicamentos se han popularizado entre la población para inducir al aborto, principalmente en jovencitas menores de edad, pero mientras grupos legislativos, eclesiásticos y sociales se enfrascan en una lucha mediática para establecer una postura legal generalizada sobre el derecho a la interrupción del embarazo, los medicamentos controlados utilizados para este fin son vendidos en las farmacias a cualquiera que esté dispuesto a pagar el alto costo de las pastillas y el riesgo que conlleva su uso.

Al menos así sucede en este municipio, en una investigación realizada por este medio informativo se logró conocer que el ochenta por ciento de las farmacias venden indiscriminadamente pastillas como el Cytotec, la más popular para interrumpir la gestación humana.

Personal médico de la clínica del DIF municipal señaló que esta pastilla cuyo ingrediente activo es el Misoprostol, fue diseñada en laboratorios especializados para el tratamiento de úlceras gástricas, aunque su uso se ha diversificado tanto como medicamento de apoyo para apresurar partos difíciles pues resulta más barata que la oxitocina y la dinoprostona.

También se utiliza frecuentemente para reducir considerablemente los porcentajes de rechazo en los trasplantes de órganos, pero sin duda alguna las ventas se han elevado en Latinoamérica principalmente por su uso abortivo.

El Cytotec puede llegar a tener un costo aproximado de 1250 pesos en las cadenas de farmacias regionales, mientras que su presentación similar bajo el nombre de Cyrux Misoprostol tiene un costo que ronda por encima de los 550 pesos.

Los mismos doctores de la clínica del DIF municipal entrevistados, indicaron que el uso de este medicamento como método abortivo es de alto riesgo, pues en la mayoría de los casos al provocar el sangrado excesivo y el desprendimiento del producto (el cual sufre de muerte cerebral casi instantánea), podría generar que restos de este queden alojados en el útero y sobrevenga una infección que puede provocar en la mayoría de los casos la muerte de la madre.

Los galenos agregaron que este medicamento es controlado y solamente se debe expender previa presentación de la receta médica, de la cual el farmacéutico debe solicitar una copia fotostática, sin embargo la investigación realizada por este medio informativo, reveló que el Misoprostol es comerciado sin ningún tipo de restricción.

En una de las farmacias, de las más pequeñas de la ciudad, la encargada reveló que el Cytotec por su alto costo no es comerciado por este negocio, sin embargo es frecuente la solicitud de este medicamento, sobre todo por jovencitas o parejas de adolescentes.

Por último los doctores recomendaron que en caso de sostener relaciones sexuales sin protección, lo recomendable es utilizar las pastillas de emergencia como Post Day con un costo de 175 pesos, Glenique (90 pesos), o la versión similar Levonorgestrol, con un costo de 51 pesos, aunque no existen métodos más efectivos que los preventivos consistentes en el uso del preservativo y las pastillas anticonceptivas.

INTERNET, MERCADO INCONTROLABLE

Aunque algunos establecimientos farmacéuticos a nivel nacional han establecido normas internas de control para este medicamento, el Misoprostol se comercia abiertamente como una solución “segura” para interrumpir el embarazo.

Más de 300 páginas web son presentadas por los buscadores más populares, donde personas que radican principalmente en el Distrito Federal y Puebla ofrecen enviar el medicamento con un instructivo de uso para lograr un “aborto seguro”.

También se muestran páginas oficiales de algunas clínicas particulares que ofrecen el tratamiento abortivo hasta con promociones de “tres meses sin intereses”, como si se tratara de una operación ambulatoria cualquiera.

Los costos vía Internet oscilan en 50 pesos por pastillas, cuatro píldoras por 400 pesos y hasta ocho pastillas por 700 pesos más gastos de envío, sin embargo el riesgo de comprar por este método es mayor, pues podría tratarse de medicamento caducado, “pirata” o que se trate de un fraude para aprovechar la desesperación de la persona implicada.

EL TESTIMONIO DE DOLORES

Dolores cuenta actualmente con 26 años, trabaja en una empresa como vendedora de piso y tiene un hijo, sin embargo hace seis años vivió la experiencia que la marcó de por vida, cuando abortó utilizando pastillas de Misoprostol, el Cytotec.

Las lágrimas comienzan a deslizarse sobre sus mejillas cuando recuerda aquella tarde del 2003, ya había confirmado por medio de un análisis de sangre que en su interior estaba surgiendo una nueva vida, producto de una noche de pasión con su novio, quien al enterarse le propuso que no lo tuviera pues no se haría responsable.

Recuerda que su novio compró cuatro pastillas en una farmacia de Minatitlán, a cincuenta pesos la dosis sin solicitud de receta, nada extraño en este país de leyes severas pero de grandes boquetes de corrupción.

Acompañada por una amiga se tomó la primer pastilla antes de las ocho de la noche, la siguiente a la media noche, y así cada cuatro horas -Dolores suspira como si quisiera olvidar lo que en su mente se quedó grabado para siempre- continúa señalando que sufrió de mareos, vómitos, taquicardia, temblores y sangrado abundante por más de doce horas, solo ingiriendo algunos tés y bebidas energizantes para evitar la deshidratación.

Luego de la crisis, logró dormir por más de un día, el dolor provocado por el medicamento la acompañó por más de una semana, sin embargo el dolor de haber perdido aquella vida la acompañará para siempre y cada noche antes de dormir pide perdón a Dios para tratar de aliviar, aunque sea un poquito, su sentimiento de culpa.