Ir a Menú

Ir a Contenido

Semana de la Ciencia
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Acusa discriminación en la Universidad Anáhuac de Xalapa; fue despedido por manifestar sus opiniones

- Comenta que fue profesor por 12 años en esta Institución y por órdenes de Mireya Toto lo cesaron

- Asegura que la Rectoría no ha dado lugar a que el profesor de Derecho pueda defenderse

01/03/2015

alcalorpolitico.com

Estimados señores:

Les adjunto una carta que explica la situación de la que fui víctima en la Universidad Anáhuac de Xalapa, esperando tengan a bien publicarla en vía correo electrónico de su prestigiada página.

Un afectuoso saludo.


Arturo Hernández Abascal
Abogado y profesor




Discriminación y censura en la universidad Anáhuac

El miércoles 24 de febrero fui notificado telefónicamente por el coordinador de la escuela de derecho de la Universidad Anáhuac que después de casi doce años de colaborar como profesor de licenciatura y posgrado en dicha institución, la rectoría había decidido despedirme sin mayores explicaciones y sin que el rector tuviera a bien escuchar mi versión en un proceso en el que pudiera defenderme de las acusaciones dirigidas a un servidor por parte de la Dra. Mireya Toto Gutiérrez , funcionaria del gobierno del estado que exigió

mi despido.

Esta situación se desprende de las opiniones que tradicionalmente y al amparo de la libertad de cátedra he manifestado a favor de las minorías, particularmente aquellas que son víctimas de discriminación por su orientación sexual distinta a la de la mayoría, todo esto desde la perspectiva de los derechos humanos.

Una referencia tangencial, de forma positiva y respetuosa a dicha funcionaria durante una clase explicando la discriminación inversa fue el detonante y pretexto para que la Universidad a la que he servido tantos años eliminara de su plantilla docente a alguien que piensa distinto a quien la dirige.

En un proceso completamente inquisitivo y sin poder presentar prueba alguna, no escuchando la voz de mis alumnos y exalumnos, a los que agradezco infinitamente su solidaridad y apoyo, simplemente se determinó mi cese

sin cumplir con la normativa interna ni con la Ley Federal del Trabajo.

Es una pena que una institución educativa de nivel superior siga viviendo en épocas oscuras y que una funcionaria, encargada de un área tan sensible como la Comisión Estatal para la Atención Integral a Víctimas del Delito, se aproveche de su cargo para violentar los derechos de un servidor.

Es curioso que por luchar en contra de la discriminación haya terminado siendo víctima de la misma. Quienes me conocen saben que sería incapaz de tratar con banalidad un tema tan serio como la discriminación, contra la cual llevo ya algún tiempo luchando activamente como profesor, abogado y padre.

Mantengo firmes mis convicciones y mi conciencia tranquila, con la esperanza de que algún día Veracruz llegue a ser un espacio para la libertad de pensamiento y seguiré luchando, ahora con mayor determinación, en contra de la exclusión y el autoritarismo que nos ahogan.

Arturo Hernández Abascal
Abogado y Profesor