Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Arriban marinos y cadetes al Puerto; llegan en el buque Papaloapan

Algaraba y euforia de familiares en los corredores del malecn

Ignacio Carvajal Veracruz, Ver. 22/09/2008

alcalorpolitico.com

Esta maana arrib al puerto de Veracruz el buque-escuela Papaloapan, de la Armada de Mxico, procedente de Portugal, la nave trajo a decenas de marinos y cadetes que ya eran esperados por sus padres en el Malecn.

La seora Margarita Snchez Marvaes, madre de un cadete, esperaba sentada sobre uno de los corredores del malecn, acompaada de su familia, coment que esperan desde ayer en Veracruz el arribo de su hijo y por eso hoy no fueron a trabajar.

Todo es alegra cuando llega el muchacho -cuenta la seora, originaria del Distrito Federal- pero cuando se marchan comienzan las preocupaciones y ms cuando el pas se ha vuelto tan violento por la delincuencia organizada. Ella reza diariamente para que su hijo no sea enviado a una misin contra narcotraficantes, y si lo mandan, por lo menos, que no le toquen muchos peligros.

Entre las satisfacciones de contar con un hijo en milicia naval, es que desde all puede servir a la Patria y ser un hombre disciplinado y ms responsables, aunque es una constante la preocupacin por el crecimiento de la inseguridad y el papel que juegan los efectivos en su combate es mayor. Si pasa algo, siempre los marinos y soldados son a los primeros que envan, lament.

El arribo de la embarcacin fue en el malecn porteo, y los familiares esperaban desde muy temprano a los cadetes. Madres, padres, hermanos, novias y esposas arregladas coquetamente para la ocasin (algunos marinos tenan hasta ocho meses sin ver a sus seres queridos) coman ansias porque los marineros no bajaban.

Micaela Barrn Prez se fundi en un gran abraso con su hijo apenas descendi ste del buque. Hace dos meses no lo vea, el chico viene muy feliz porque conoci Portugal y otras islas de las Antillas.

Hay muchas ventajas de pertenecer a la Marina, cuenta la seora, desde las enseanzas sobre el mar, la personalidad se vuelve centrada y seria, y hay buenas oportunidades de desarrollo, lo dice ella que su esposo tambin fue de las Armada: trabaj 36 aos como capitn de fragata.

Sin embargo, acota, los tiempos han cambiado, porque a su esposo, durante ese tiempo, solamente le tocaron dos cosas que representaban un peligro, como los guerrilleros en Guerrero y el levantamiento Zapatista; a su hijo le toca dar servicio en un Mxico cambiado por la expansin del negocio del narcotrfico, lo que representa una zozobra mayor para las madres.