Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Bloquean camino a la Sierra del Totonacapan; exigen destitución de enfermera del IMSS

- Le atribuyen malos tratos, amenazas, actos de negligencia e incluso muertes de pacientes
- A quienes han protestado contra ella los amenazaron de que serían eliminados del padrón de Oportunidades

Juan Olmedo Papantla, Ver. 15/07/2013

alcalorpolitico.com

Pobladores de la comunidad Paso de Valencia bloquearon desde el mediodía de este lunes, la carretera Chote – Espinal, ruta principal que conduce hacia los ocho municipios de la Sierra del Totonacapan, y es que exigen la destitución de la polémica enfermera Ludivina García Sánchez, a quien le atribuyen malos tratos, amenazas, negligencia e incluso muertes.

El movimiento es encabezado por el agente municipal de la comunidad, Mardonio Olmedo Amaro, quien es apoyado por al menos unas 100 personas, mismo que denunció que el pasado viernes, gente allegada a la hoy denunciada, amenazó con armas blancas a la población, entre ellos a los señores Arturo Morales Vargas y a una ama de casa, quien dijo llamarse María Guadalupe Sánchez Pérez.

Los quejosos señalaron que autoridades del IMSS se presentaron el pasado viernes a una reunión con los pobladores, ahí se realizó una “elección”, donde algunos votaron por que la enfermera fuera removida, mientras que otros votaron porque se quedara; sin embargo, trascendió que quienes votaron a favor, fueron amenazados de que serían eliminados del padrón de beneficiarios de Oportunidades.

Por lo que cansados de esa situación, decidieron consignar los hechos y como una medida de presión para que sus peticiones sean escuchadas, tomaron la carretera, de donde dijeron, no se quitarán hasta que la enfermera no sea removida de esa comunidad, donde es repudiada por la población, por sus actos y negligencias.

Inyecciones letales

Francisca Valencia Santiago es mamá de Miguel Francisco, un niño que a sus tres años, no camina y no habla, tiene retraso psicomotriz, y es que cuando tenía apenas seis meses de edad, lo llevó al centro de salud, donde la enfermera Ludivina Sánchez le inyectó insulina, lo cual ha afectado seriamente la salud del menor.

María Juárez de Olmos, madre de Shaila Abril, denunció que su hija es otra de las víctimas de la enfermera Ludivina, afirmó que su hija estuvo a punto de morir, pero gracias a que recibió un tratamiento especial, salvó la vida y luce “casi normal”. Sin embargo, desde los dos años padece de ataques epilépticos, por lo que permanece bajo tratamiento y estudios neurológicos.

“Ellos estaban bien cuando los vacunaron, los llevamos buscando procurar su salud, pero jamás nos imaginamos como madres el horror que viviríamos como consecuencia de las negligencias de la enfermera, nuestros hijos gracias a Dios viven, pero hubo un caso de otra niña que murió a los tres años, porque también le pusieron insulina”, dijo Juárez de Olmos.

Reina Yuneri Cárcamo Alba, dijo que su hija Erika, de apenas unos meses de edad, denunció cómo la enfermera Ludivina causó lesiones en el brazo de su bebé, ya que cuando la iban a inyectar contra la tuberculosis, le metió la aguja y ésta le traspasó su brazo, y el líquido quedó afuera, por lo que tuvo que esperar tres meses para poder conseguir la vacuna en otro lado.

Baltazar González Hernández, de la comunidad El Edén, denunció que en el año 2007 practicó un aborto a una menor de edad, lo que le valió pisar la cárcel; sin embargo, salió libre bajo fianza, pese a que expuso la vida de la menor, quien ya tenía tres meses de gestación, lo que puso en riesgo la vida de la joven.

Marco Antonio Vázquez García denunció que hace 17 años, Sánchez García inyectó erróneamente a su hermana recién nacida, la cual murió a los pocos días. Para tratar de tapar el asunto, el padre de la enfermera acudió al domicilio del denunciante a ofrecer diez mil pesos para que los deudos guardaran silencio.

Por otra parte, María Eugenia Martínez Luna, narró con lágrimas en los ojos, que cuando tenía 11 años de edad, sus padres la llevaron a la clínica donde labora la enfermera, en aquel entonces presentaba un problema en el pie derecho, lo tenía muy inflamado, y la enfermera la inyectó constantemente, lo que le provocó una deformación en el hueso del dedo medular del pie derecho.

Flavio Chávez denunció que la enfermera Ludivina Sánchez inyectó a su nieta recién nacida, le puso insulina cuando ésta tenía apenas un año y meses, murió como consecuencia de la negligencia en la que incurrió la enfermera. “Exijo que metan a la cárcel a esa enfermera, mi nieta se llamaba Fátima Guadalupe Chávez Álvarez, los hechos ocurrieron hace un año y ahí anda libre, como si nada pasara, exijo justicia”, finalizó.
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Clases a distancia