Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Internacional

BP frena la fuga de crudo en una prueba

La petrolera británica aclara que la operación no ha terminado. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó al procedimiento como una “señal positiva"

El Universal 16/07/2010

alcalorpolitico.com

El petróleo que fluía de un pozo averiado de British Petroleum (BP) dejó de derramarse el jueves sobre las aguas del golfo de México por primera vez desde fines de abril durante una prueba de presión que hizo la compañía, cuyas acciones saltaron en Estados Unidos.

Como parte de la evaluación, BP cerró las válvulas de un nuevo sistema de contención instalado a inicios de la semana, y los resultados iniciales mostraron que la tapa instalada había contenido completamente la pérdida desde el pozo dañado en el lecho marino. “Es una gran señal, pero está lejos de la metal final”, dijo a Reuters Doug Suttles, importante ejecutivo de BP. Los ADRs de la petrolera llegaron a subir 10 % tras conocerse la información.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó al procedimiento como una “señal positiva”, aunque recordó que aún se encontraba en fase de prueba. BP retomó el jueves la crucial prueba de presión a su pozo Macondo, tras un retraso provocado por la reparación de una fuga en un tubo. Se espera que nuevo sistema pueda contener definitivamente la marea negra que brota del lecho marino desde hace tres meses y que se convirtió en el peor derrame en la historia de Estados Unidos.

Las pruebas del jueves, que podrían durar hasta 48 horas, mostrarán si la tapa puede detener el flujo, aún si están desconectados los tanqueros en superficie, hacia donde se desvía el crudo que se está capturando. La Guardia Costera de Estados Unidos ha descrito la tapa de la contención como la mejor solución temporal a la fuga mientras BP acaba con la perforación de dos pozos de alivio, con los que pretende interceptar y frenar definitivamente el derrame el próximo mes. El almirante retirado de la Guardia Costera, Thad Allen, a cargo de supervisar las actividades de limpieza y contención del derrame, dijo que la prueba era como colocar un dedo sobre el extremo de una manguera. Si la presión no aumenta eso significa que hay una fuga en alguna parte.

Si la presión se acumula significaría que el pozo está intacto, lo que haría más fácil su sello. El funcionario estadounidenses mantuvo distancia de las afirmaciones previas que hizo acerca de que la nueva cúpula de contención se usaría para sellar completamente el pozo, hasta que estén listos los pozos de alivio.

Allen dijo que la tapa también podía ser usada para bloquear el flujo en casos de emergencia, como huracanes, cuando los trabajos para frenar la fuga sean suspendidos. BP advirtió que aunque deje de verterse petróleo en el mar durante el periodo de prueba, “eso no quiere decir que el flujo de crudo y gas del pozo se haya detenido de manera permanente”.

A lo largo del periodo de pruebas se irá midiendo la presión interna de la campana. Si es demasiado baja, ello apuntará a la existencia de otra fuga similar a la detectada el miercoles y habría que comenzar de nuevo. Si las pruebas tienen éxito, se determinará entonces cómo proceder.

Según Allen, la opción más probable es que se retome el proceso de contención: trasvasar el petróleo desde la campana a través de tuberías a barcos en la superficie marina que se encargarán de almacenarlo. La nueva campana da a los equipos de lucha contra el vertido la capacidad de recuperar hasta 80 mil barriles diarios, más de la cantidad que se vertía en el mar. Hasta hoy se calcula que fluían del pozo entre 35 mil y 60 mil barriles de petróleo diarios.

Tras la entrada en funcionamiento de la campana, el siguiente paso será completar los pozos auxiliares que BP perfora para sellar definitivamente la filtración y que se encuentran ya a sólo treinta metros del punto de encuentro previsto con el yacimiento. “La actividad continuará hasta que el pozo haya de dejado de tener la capacidad de seguir manando” , algo que podría ocurrir a mediados de agosto, según Suttles. El vertido comenzó después de que el 20 de abril, estallara y se hundiera posteriormente en el mar la plataforma petrolera “Deepwater Horizon” , gestionada por la petrolera BP.