Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Andrés Manuel comienza a evolucionar

Por: Luciano Blanco González

12/04/2019

alcalorpolitico.com

Por su origen y por su actuación, México le puede presumir al mundo que tiene en el poder un gobierno extraordinariamente fuerte, consolidado con una serie de medidas populares tendientes a fortalecer el bienestar de los más necesitados en todo el país y a promover su desarrollo como potencia económica desde una nueva visión.
 
Su programa a largo plazo de inicio ha cumplido con las expectativas que parecían imposible de aplicar por los enormes costos y por lo utópico de sus alcances en el renglón de apoyo a los jóvenes para prepararlos otorgándoles recursos económicos e insertarlos en el contexto social, así como rescatar del abandono a la gente de la tercera edad y el desarrollo integral de los pueblos originarios.
 
En breve tiempo rompió todos los paradigmas tradicionales, que a costa del erario se construyeron para otorgar privilegios a una clase gobernante ostentosa y rapaz, que proyectaba poder con elevados y ofensivos sueldos y prestaciones, aviones, vehículos, celulares, atención medica privada, mansiones en grandes zonas residenciales, sueldo y compensaciones a sus ex presidentes y viudas. Un cuerpo militar de más de 10,000 hombres para cuidar a la familia gobernante, siempre adornada y encubierta con gastos multimillonarios en publicidad nacional y en los más costosos rotativos y medios informativos del mundo.
 
Vivíamos un progreso artificial reflejado en un buen índice del Producto Interno Bruto, que irradiaba la cara de un país rico, donde todos percibíamos algo de esa abundancia, pero ésta se encontraba y se encuentra concentrada en un porcentaje mínimo de magnates y su camarilla que, en base al saqueo de productos provenientes de las concesiones del estado como el oro, la plata, la telefonía, el petróleo, el gas, la electricidad, la pesca y el comercio a lo que hay que sumar la explotación de la clase obrera, les permitió colocarse a más de una decena de ellos, entre los hombres más ricos del mundo, en este país en el que más de 40 millones se encuentran en pobreza extrema o al borde de ella.
 
Andrés Manuel como sabemos, entre otras cosas se bajó y bajo los millonarios sueldos, les quitó las pensiones a los ex presidentes, desapareció el estado mayor presidencial, sacó a remate el avión presidencial, la costosa flota automovilística y sacará a remate todo lo lujoso e innecesario, reduciendo al máximo los gastos de publicidad y propaganda.
 
Justas voces se elevan por quienes consideran que los programas asistenciales puestos en práctica por el mandatario solo son programas con fines electoreros, catalogando cada apoyo como un voto que seguramente le darán en cada elección. Se pondrán a pensar en aquellos estudiantes humildes que con su apoyo ahora concurren a las universidades o en los ancianos a veces desprotegidos y abandonados, sin posibilidades de ser contratados para trabajar por su avanzada edad, que ahora reciben puntualmente su pensión, posiblemente los miles de tortillas y frijoles que ahora comen o el libro que está comprando un estudiante, sea dinero que Vicente Fox estaría gastando en Las Vegas, o Felipe Calderón en una francachela o Peña Nieto en alguna frivolidad femenina a la que es tan afecto.
 
Hasta ahora el dinero está bien gastado, hay austeridad, hay ahorro, hay transparencia, pero también hay una desilusión muy grande entre quienes esperaban que a estas alturas, el Presidente en cumplimiento de su palabra, tendría llenas las cárceles de funcionarios corruptos y un sinnúmero de carpetas de investigación, así como ex funcionarios concurriendo a rendir sus declaraciones y devolviendo los bienes sustraídos o el gobierno incautando propiedades obtenidas por negocios ilícitos desde la administración pública, mediante el otorgamiento de contratos amañados, compras con sobre precios, venta de bienes públicos a precios simulados, operaciones con empresas fantasmas, defraudación fiscal, lavado de dinero, huachicoleo, tráfico de influencias y un infinito catálogo de actos de corrupción que contempla la ley, pero de esto nada y eso que ya está la ley, ya está el fiscal anti corrupción y hasta las denuncias, ¿Qué falta? Falta que el señor Presidente se decida y actué, que deje sus poses blandas y tibias, que deje de adornarse como chamaco irresponsable con su carro verbal de amor y paz, lo que quiere el pueblo son resultados.
 
La misma decepción se padece por la violencia que ahora ha crecido desmesuradamente y así seguirá, mientras siga obstinado y necio en afirmar que la causa generadora de ésta es la pobreza y que ahora ya no es necesario andar en malos pasos porque hay trabajo y apoyo para todos, aconsejando paternalmente que ya dejen de andar en ellos, porque eso no es vida y que él no utilizara la fuerza, agregando que no será represor, de acuerdo señor Presidente, solo aplique la ley y deje que los cuerpos de seguridad hagan su trabajo y como autoridad la apliquen.
 
No debe seguir el presidente tratando de amaestrar a la delincuencia para que enderece su conducta, como tampoco debe continuar con el teatro de la Guardia Nacional que, como cuerpo de seguridad como la pinta, es un organismo estratégico para calmar e inhibir la violencia, sin embargo ya le está poniendo piedras en el camino y obstáculos, la está amarrando con unos nudos que serán el hazmerreír cuando estén frente a torvos criminales de los que está llena la delincuencia organizada, lo hace al someterlos fríamente al respeto irrestricto de los derechos humanos, de tal manera que llegará el momento en que en las cárceles y en los tribunales habrá más miembros de la Guardia Nacional que delincuentes respondiendo por posibles violaciones, llegará el momento en que el Estado tenga que pedirles disculpas públicas a los delincuentes, mientras que los guardianes muchos como ya los hay, reposarán en las frías tumbas por el temor de defenderse y actuar en legítima defensa, para posteriormente comparecer en los tribunales previa detención oficiosa.
 
Ya se lo dijo la comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, horrorizada por el número de muertos, desaparecidos y cadáveres sin identificar, México vive una situación similar a un estado de guerra, y sí señor Presidente, estamos en un estado de guerra no declarada que sus delicadezas pueden empeorar, con sus palabras y con su tono suave, cuando se refiere al crimen organizado más parece que los está invitando a delinquir, ahí están los militares secuestrados como rehenes de la población en la Sierra de Guerrero, policías vejados, golpeados y asesinados por todas partes.
 
Por fortuna, el destino y las circunstancias nos están dando un Presidente que comienza a pensar y a actuar diferente, así lo revela el hecho de cambiarle la estrategia a sus intransigentes aliados los maestros de la CNTE, cuando públicamente los amenaza con que si no ceden, él no va a continuar con la nueva ley de educación, retornando a la anterior ley, es decir a la que tenía vigencia en los tiempos de Peña Nieto que, aunque es una ley que privilegia el sindicalismo, también es cierto que Andrés Manuel está dispuesto a asumir con responsabilidad la rectoría de la educación. Es decir, ya no está dispuesto a cumplirle caprichos a nadie en detrimento de la educación así sean sus aliados.
 
Tampoco está dispuesto a dejarse engañar o a hacerse de la vista gorda, ordenando y disponiendo políticas en beneficio del pueblo, ahora molesto se siente burlado por los gasolineros, a quienes para bajar la gasolina dispuso un subsidio especial a la gasolina para que esta bajara de precio, mínimo un peso y resulta que los expendedores en su voracidad y ajenos al espíritu social, optaron por quedarse con el subsidio, lo que provocó en el Presidente una reacción de enojo, amenazando con exhibirlos y si no entienden, les advirtió con abrir nuevos expendios para venderla más barata, lo que podría llevarlos a la quiebra, pues quién compraría gasolina cara habiendo barata.
 
Otro gesto de molestia fue la orden de no permitir la compra de medicinas a los proveedores tradicionales de este insumo al gobierno, en respuesta a las malas prácticas en el pasado y a posibles actos de corrupción, esto quiere decir que cuidadito y lo pretenden engañar dándole a escondiditas el gato por la liebre.
 
Otro giro admirable es su presión para aprobar de inmediato la reforma laboral, pactada y exigida por los Estados Unidos y Canadá en el nuevo tratado comercial, es un giro porque si recordamos sus críticas a la respuesta prudente y tibia que dio Peña Nieto a Trump cuando nos llamó delincuentes y otras linduras, López Obrador dijo que él desde la presidencia contestaría en el mismo tono. Ahora aparentemente cede a las exigencias extranjeras que en esencia vulneran la soberanía que tanto defiende, con tal de que le aprueben el tratado, lo que analizado a fondo representa una decisión atinada porque lo contrario sería catastrófico para el país, al exponernos a las desbastadoras represalias económicas como el cierre de los mercados y la imposición de aranceles a nuestros productos.
 
Esta es una cesión a conveniencia que fácilmente le achacamos a los gringos, que le permitirá al Presidente, la oportunidad de apoderarse y transformar los intocables sindicatos obreros. a los que no ha podido penetrar para su control, su visión en la reforma laboral que promueve como viejo luchador se debe a que seguramente enarbolo en las calles alguna vez la demanda de “Democracia sindical” que es uno de los ejes principales y que propiciará una verdadera revolución al obligar la ley con la intervención del estado a realizar elecciones al interior de los sindicatos, mediante el voto personal y directo de los trabajadores, esta medida le servirá para desbancar a todos los líderes vividores que negocian plazas a cambio de dinero o de favores, todos ellos con esta ley seguro que ya escuchan las golondrinas, pues serán derrotados por las nuevas fuerzas Lopezobradoristas que ya crecen y se mueven en los centros de trabajo, con la salvedad de que ahora en cada empresa podrán existir varios sindicatos como de hecho ya existen, por ejemplo en el gremio magisterial, estos movimientos generarán necesariamente una sociedad más activa por su participación y por su origen auténticamente democrático, que limpiará la vida laboral y será un duro golpe a la corrupción, porque los líderes estarán obligados a adoptar la nueva cultura laboral, entre otras cosas a la rendición de cuentas.
 
En fin, que el Presidente comienza a evolucionar mentalmente, ahora que se ha dado cuenta de que no es el todopoderoso y que está sujeto a presiones reales como la influencia de Los Estados Unidos, que cuando quieran nos parten el eje sin necesidad de una guerra armada, o la insolencia de la Coordinadora que lo está obligando a replantear sus ofrecimientos originales, o la violencia que ahora se comienza a manifestar con carros bombas y sabotajes a las industrias estratégicas del Estado, o los estragos que los cobradores de piso están realizando con incendios en comercios, restaurantes, agencias y todo tipo de negocio, y los desfiles de ejércitos de delincuentes en decenas de vehículos luciendo y presumiendo su sofisticado y poderoso armamento. Manifestando con ello que no le tienen miedo a nadie, así como su actitud retadora a la autoridad, los positivos virajes que está dando con la presencia militar en las calles es una corrección a su política inicial que con La Guardia Nacional llena de esperanza a todos los Mexicanos.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes