Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Pero que no sea de Morena

Por: Luciano Blanco González

04/10/2019

alcalorpolitico.com

La democracia es un arma poderosísima, que debería en todo momento estar investida de justicia, y debería de ser el instrumento correcto para llegar a la verdad en todas las tomas de decisiones importantes que la sociedad y el Estado toman en temas trascendentes, para lograr la convivencia armónica y pacífica de todo el núcleo social.
 
Pero lamentablemente, da la impresión de que la democracia es para las mayorías dominantes en el gobierno, un útil lavamanos que purifica sus errores y perversidades, que les permite actuar sin culpas ni remordimientos en sus medidas, a veces absurdas y represoras, en contra de quienes no comparten o compartieron sus postulados políticos en su ascenso o en el ejercicio del poder, siendo indiferentes a los reclamos de estas, sus sufrimientos y necesidades, enderezando estas mayorías sus castigos a estas minorías insurrectas, con medidas administrativas para vulnerar sus convicciones, su seguridad, su patrimonio y la misma libertad.
 
El pueblo siempre tiene la razón, sí. El pueblo es sabio, sí. Les guste o no les guste. Ni modo. En esa perspectiva y con esa concepción de la política para gobernar, nadie puede confiar en un estado de derecho deslegitimado, en el que aun cuando están claramente establecidas las reglas mediante las cuales se dirimen las controversias y en donde está establecido qué es legal y qué es ilegal, por necedad, ignorancia o capricho se actúa de manera diferente para someter a las minorías.
 
Así, las mayorías han tomado las más horrorosas decisiones que hasta ahora mantienen indignado al género humano, una de ellas es la que se enmarca en el capítulo bíblico de la muerte de Jesucristo, cuando Poncio Pilatos encontrándolo inocente, pero temeroso de enfrentarse a los judíos y para salvar su conciencia y su prestigio, buscando una justificación y una salida ante la tremenda injusticia que le pedían que cometiera, teniendo ese día la opción de liberar a un prisionero, le dio al pueblo la opción de escoger entre Jesús el justo y entre Barrabas el bandido, por lo que pidió a las masas que a mano alzada y a grito abierto por aclamación, que decidieran ellos a quién liberaba, el pueblo sabio decidió que se liberara al bandido y se crucificara al justo, esta actitud de Poncio el Sumo Prefecto Romano en Judea, es un símbolo histórico de la vileza y de la sumisión a los siempre obscuros intereses de la política.
 
Por eso no debemos de creer totalmente que el arduo trabajo y los entretenidos discursos de adoctrinamiento que diariamente pronuncia nuestro Presidente, sean la piedra angular que lo ha de sostener de por vida en el poder y que el pueblo, agradecido en una consulta, no quiera malignamente crucificarlo, pues aunque la contundente mayoría lo considera un buen Presidente, la fatalidad o los inesperados tropiezos pueden conducirlo a una caída inesperada de su popularidad, y en un ensayo como el que se pretende de la revocación de mandato, desplomarlo de su pedestal y arrastrar su figura por el fango de la ignominia, como ya lo ha hecho con la mayoría de sus héroes y prohombres.
 
Antonio López de Santa Ana, debió de haber sido un buen presidente en su tiempo ya que el pueblo sabio en medio de vítores y regocijante algarabía lo hizo Presidente de México 11 veces, y habiéndolo cargado de títulos como Benemérito de la Patria después de la expulsión de los españoles en Tampico y Salvador de la Nación por los múltiples conflictos en los que intervino, después ese mismo pueblo que lo glorificó, arrastró su heroica pata de palo por las calles de la ciudad de México y lo llevó al desprecio. A Porfirio Díaz, el constructor de México, lo expulsó del país, a Madero y Pino Suarez los fusiló, a Villa, Zapata y Carranza también los traicionaron y los asesinaron, ¿el Ejército?, bueno el Ejército también es pueblo según el nuevo lenguaje en boga y en boca de todos.
 
Por eso hay que tener mucho cuidado con la pretensión de someterlo a la revocación de mandato, porque si en la víspera de las pasadas elecciones federales el lenguaje secreto que se transmitió en todos los hogares en el campo, en la ciudad, en los talleres y en las fábricas de todos los pueblos, de toda la nación fue: vota por quien quieras, el que sea, como se llame, no importa, pero que sea de Morena, en la próxima elección puede ser: vota por el que sea, pero que no sea de Morena.
 
Claro que ese no sería gran problema, Morena ahora tiene muchos aliados, le sobran aliados, tal parece que todos los políticos serios y oportunistas quisieran estar en Morena, el caso más singular es el del Partido Verde, que por muchos años fue la cara bonita del PRI, refugio de juniors y niños bien, sigue siéndolo, pero ahora guindados con el proyecto de Andrés Manuel, a quien le tienen jurados todos los votos en las cámaras locales y federales.
 
El Partido Verde está aprovechando la inercia de la fuerza electoral que obtuvo al lado del PRI, partido del que siempre fue beneficiario y ahora con Morena, también tendrá su cuota de poder con la postulación de candidatos en todos los niveles, en el federal puede correr la misma suerte del Partido Encuentro Social, cuyo oportunismo lo llevó a desaparecer de la boleta electoral.
 
Pero hay que reconocer que este partido se está nutriendo de muchos líderes de la época neoliberal afines a su ex aliado tricolor, con cuya divisa aún se presentan, ello es una lástima, porque no han entendido que ahora que no son autónomos y son auténtica vejiga de los morenos, deberán de disciplinarse a ellos sin pleitos y sin chantajes como antaño, si quieren seguir pegados a esa jugosa ubre, nada de pelearse por un puesto, nada de disputarle una posición a un auténtico morenista porque todo el trabajo habrá sido en vano.
 
Así por ejemplo, desde ahora en Tuxpan, la lucha se da ya, principalmente por la presidencia municipal entre el aventajado Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados local, José Manuel Pozos Castro, quien trabaja muy cerca y directamente en el proyecto del Gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, con amplias relaciones en su partido, inclusive con el sumo Tlatoani, por un lado y por el otro don Alberto Silva Ramos, quien ahora bajo la sombra del Ecologista, se airea entre la sociedad tuxpeña, ambos son muy queridos y respetados en la región tuxpeña, con la desventaja para Beto que Pozos está en donde se parte y se reparte y el que parte y reparte, se queda con la mejor parte.
 
Estos escarceos en la mini región huasteca, son un preludio de lo que será la elección del 2021, sus resultados evidenciarán las posibilidades que tiene cada partido para ganar en el 24, en la próxima elección del 2021 se batirán con todas las armas aquellos que pretenden amarrarle las manos y callarle la boca al Presidente. tratando de arrebatarle el control de la Cámara de Diputados y organizar una asonada como sucede en Venezuela con la Asamblea Legislativa, pero no pasara de ahí, el Presidente sabe cómo sortear todos los inconvenientes, el pueblo que lo quiere sabe disculparle todo, le perdona su silencio por las ofensas que Donald Trump lanza sobre su gobierno, al decir que nos está usando y a nosotros no nos queda más que movernos, a cambio de nuestro silencio, más envío de remesas, pronta aprobación del nuevo tratado comercial y exceso de apapacho para que no nos vayamos con China.
 
Le perdona que en represalia por no someterse, clausure las relaciones con los laboratorios Pisa, por no someterse a sus reglas, encontrando después de varios años una supuesta bacteria en el producto que se utiliza para paliar las enfermedades como el cáncer, le disculpa que él vea al país con un color de rosa intenso, tranquilo pacífico y feliz, mientras gran parte de la población lo ve y lo siente rojo de sangre y dolorido por una inacabable violencia, le tolera que malgaste nuestros impuestos regalando millones de dólares a los países vecinos del sur a cambio de nada, le regocija oír al Presidente que se aumentó el salario mínimo en un 16% para fijarse en alrededor de $100.00, como si fuera un salario de oro, cuando en regiones deprimidas como en el norte de Veracruz, de las más jodidas, nadie, ni los peones, jornaleros, piscadores, albañiles, choferes, cuijes, nadie trabaja por menos de la miserable cantidad de $160.00. Le pasa como buena la reforma que pretendió acabar con los maestros aviadores, faltistas y con aquellos que se resistían a prepararse como un medio de mejorar la educación de los niños y de los jóvenes, por una nueva relación en donde se ve claramente que no habrá disciplina ni deseos de superación.
 
Ahora le perdona todo, pero no sabemos si por circunstancias adversas, como la economía interna o por presiones internacionales, llega a desplomarse el desarrollo económico, el empleo, la producción o un desastre mal atendido, no sabemos, pero muchos héroes terminan como villanos y llega el momento en que aburren y cansan por mas copal que les quemen, y va a estar muy difícil que vuelva a reunir los 30 millones de votos que lo elevaron, o las 2 terceras partes o la mitad, aún no se sabe. Es preferible aguantarlo a exponer al país a una crisis política y a una nueva elección, ahora si lo hace ojalá, pero que sea parejo, que incluya a gobernadores y presidentes municipales, correrían cabezas, pero tendríamos el problema de vivir en una constante inestabilidad, producto de aferrarse y de ambición de poder en cada estado y en cada municipio.
 
Finalmente habrá que esperar, ahora que el Presidente ha doblegado la soberbia de Televisa y de las organizaciones fifí, que el marco de las comunicaciones cobre un nuevo perfil reconociendo el esfuerzo que realiza López Obrador para depurar las instituciones nacionales que se encontraban desgastadas y corroídas y entonces, juntos edifiquemos una patria más saludable para nosotros y para las nuevas generaciones, sin dejar de pensar si vamos en el camino correcto o esta transformación es una ruta equivocada que habremos de corregir en el camino del tiempo.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes