Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Un informe en tiempo de crisis

Por: Luciano Blanco González

22/11/2019

alcalorpolitico.com

Acostumbrados al estridentismo político contrastante y destructivo en el que los recientes gobiernos nos tuvieron, sentimos una aburridora atonía en el aparato gubernativo y en los monótonos discursos de los líderes partidistas que no aportan nada nuevo y que ni divierten ni llaman la atención.
 
Podemos no tener a un Gobernador brillante como orador, que nos tenga todos los días dándonos en sus mensajes el adormilador atole con el dedo que nos hiciera estar felices porque con el sembrara la engañifa y la falsa expectativa de una supuesta felicidad inexistente, pero no, tenemos como Gobernador a un operador silencioso que lo que da son resultados.
 
Vil y rastrera afirmación sería lo anterior si con mis ojos me negara a ver el entorno o mal intencionado si me esmerara por deformarlo, pero en principio quienes vivimos en Veracruz disfrutamos de una envidiable gobernabilidad, abonada de un esmero institucional coordinado e interesado en mantenerla.
 
No vemos carreteras bloqueadas, no hay edificios públicos tomados, no hay jubilados golpeados, no hay las invasiones lamentables de tierras o de edificios, la universidad, los tecnológicos y las escuelas trabajando, se están pagando las deudas a los empresarios, se les está pagando a los municipios el dinero que les fue retenido en las administraciones pasadas, si hay cientos de ciudadanos pidiendo atención a sus problemas en las dependencias públicas y funcionarios que empiezan a entender su obligación de escucharlos y dar respuestas congruentes e inmediatas a sus peticiones.
 
Hay diálogo, hay atención constante a los ayuntamientos, tanto que estos no estuvieron en las protestas del Congreso federal exigiendo el incremento de sus presupuestos, puesto que su gobernador estuvo atento para presentar con anticipación las inquietudes de los ediles, nuestra universidad no fue víctima tampoco de los recortes, ni nuestra rectora fue a extender la mano pidiche como las de los demás rectores del país.
 
En general se ha restablecido el estado de derecho ya que, como lo dijo ayer el Secretario de gobierno, los poderes en Veracruz van por el mismo camino, refiriéndose seguramente a la sensible moralización que ha impuesto el titular del Poder Judicial, el licenciado Edel Álvarez Peña de quien se admira el celo con el que vigila y orienta a sus pares los magistrados y a los jueces en la impartición de justicia.
 
Por cierto, que mal lució el Congreso el día de ayer ante la comparecencia del Secretario de Gobierno, ingeniero Eric Cisneros Burgos, al perder tiempo los diputados cuestionándole sobre los gastos, la presentación y el acompañamiento del libro titulado “Veracruz: un protagonista en la conformación del estado mexicano”, que es un importante documental histórico sobre las grandes aportaciones de Veracruz y que el solo esfuerzo es motivo de celebración, pero tal parece que aquí se hace cierta la máxima de que el hombre mediocre perdona todo, menos el intelecto. En horabuena señor Secretario por esta gran aportación a la cultura general que llena de orgullo a los veracruzanos.
 
Se nota el cambio en esta materia de la que existe una gran preocupación por desterrar la impunidad y el influyentísimo de los delincuentes, de quienes no importa su alcurnia poderosa o débil, si han cometido alguna infracción a la ley penal, ahí están de inmediato los fiscales atendiendo e investigando, la vara que utiliza la licenciada Verónica Hernández no se dobla ni se tuerce, la Fiscal ha resultado implacable.
 
Si no fuera así, tendríamos una olla en ebullición a punto de reventar pues en este estado nadie se cruza de brazos cuando se violan sus derechos, ni nadie se resigna a que lo hagan menos o que pisoteen su dignidad, así sea el más humilde de los mortales.
 
Nos debería de llenar de satisfacción que el mandatario estatal en su informe glosara en números los cientos de miles de hombres y mujeres de la tercera edad que gozamos, algunos inmerecidamente, del beneficio de la pensión universal que nuestro presidente nos otorga para satisfacer nuestras necesidades mínimas que coadyuvan a la falta de capacidad que por el desgaste de los años ya no nos podemos allegar personalmente.
 
La ignorancia diría que esos son fondos federales y que su ministración no es con fondos del Estado, por lo tanto que ese renglón corresponde al Presidente de la República y la lógica corregirá que esos fondos son producto de los impuestos que pagamos todos los mexicanos y que se nos devuelve a través de prestaciones de distinta índole, quisieran que esa fortuna se utilizara en los gastos superfluos e innecesarios como antaño en lugar del pan y el bienestar que significa en las bolsas de un incapaz, fácil sería que se fueran a otra parte.
 
Pensarán que se malgasta el dinero que por miles de millones se entrega mensualmente a los jóvenes preparatorianos, como un apoyo innecesario ya que éste corresponde a los padres de familia, enfocando a estos como asalariados en su mayoría que gozan de un desahogo económico para hacerlo, están equivocados, miles de jóvenes ahora becados tenían que abandonar sus estudios para engancharse en el trabajo y ayudar en los gastos de la casa, si valoráramos la enorme descarga que significa esta ayuda para un hogar que ya no tengan que solventar pagando las cuotas de la escuela, los uniformes o el vestido, el pasaje, los libros, la alimentación y los gastos secundarios, tengan la seguridad los escépticos y los críticos que los beneficiados derraman bendiciones por este exiguo pero afortunado apoyo.
 
Qué bueno que al Estado marcha de la mano con la Federación y que el ingeniero Cuitlahuac informe a sus gobernados que estos apoyos se deben a los programas sociales del Presidente. La verdad es que Veracruz no tiene razón para sumarse a los pronunciamientos del Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, que se queja de su presupuesto y llama por tal motivo a deslindarse del pacto de coordinación fiscal, como una medida de presión para recibir más apoyo económico.
 
El informe protocolario no es una joya de la literatura, ni tampoco una tediosa reseña de relumbrones, es más que nada un manual de conducta política, que destaca la lucha en contra de la corrupción, el orden y la transparencia en el gasto público, el ahorro administrativo, la honestidad que debe de honrar el funcionario y la atención puntual al usuario de los servicios públicos.
 
Ciertamente se omitió mencionar gran parte de lo que se ha dejado de hacer o la escasez de resultados en algunos rublos, el más señalado y discutido es el de seguridad pública, renglón en el que destaca más lo mediático que lo efectivo, cuando menos acá en el norte lo que dijo el gobernador es cierto, han disminuido tangiblemente los índices de violencia, la construcción de la paz ha sido un proceso paulatino cuyos resultados sí se notan casi en la totalidad del territorio a partir del norte del rio Tecolutla, cuando menos la sensación de seguridad es mayor, Pánuco, Naranjos y Papantla que más destacaban han disminuido su incidencia.
 
En infraestructura estamos recibiendo el apoyo como nunca, al fin las carreteras están siendo bien reparadas y los caminos rurales empiezan a ser atendidos, referir todas las obras sería tedioso, pero los vecinos y transportistas que circulan por ellas pueden dar cuenta del ritmo acelerado con que se trabaja en todas las rutas.
 
En fin que ya nos estamos preparando para recibir el 2020 y en otro renglón los productores agropecuarios del Norte estamos muy preocupados, por un lado por los efectos de la tremenda sequía que no termina, octubre el mes de las aguas derramó muy escaso el líquido vital, los arroyos siguen secos, las presas no derramaron los aguajes domésticos muy raquíticos y la producción de los básicos fue nula, pero quienes más resentirán serán los citricultores pues la cosecha de naranja, que ya debería de estar en su apogeo y que es fuente de vida de miles de hogares, se prevé muy exigua y los ganaderos presienten una peor situación, si paran las lluvias esporádicas, aparte de agua no habrá pasto y si no hay cascara de naranja como alimento substituto irán a la ruina y, si la hubiera abundante, también irían a la ruina por efectos de la reciente autorización del gobierno Federal, que acaba de autorizar la importación en pie de ganado bovino de Guatemala y consecuentemente de Centroamérica, que según los productores de allá, están en posibilidades de enviarnos un millón de reses al año.
 
Con esta antipatriótica medida corremos el riesgo de que Estados Unidos cierre sus fronteras, pues por más que nos aseguren que aquel ganado cumplirá con todos los requisitos sanitarios, no descartamos que el soborno haga ver a las autoridades ganaderas que el ganado que envían cumple todos los requisitos.
 
Definitivamente no podemos competir con los ganaderos de allá, que ofertan el kilo de becerro en pie hasta en $21.00, cuando nosotros por los gastos de vacunas, e insecticidas para mantenerlos sanos, así como la maquinaria, mano de obra, semillas, limpia de potreros y el abigeato que merma nuestros hatos, no podemos comerciar nuestro producto en menos de $40.00.
 
El norte de Veracruz, por el gran esfuerzo que hacen los ganaderos, es la única región que puede exportar, gracias a que desde las décadas de los años 40 del siglo pasado se inició una fuerte campaña para desterrar la brucelosis y la tuberculosis, con aquella medida que el Presidente Miguel Alemán denominó el rifle sanitario, que consistió en matar y en enterrar cualquier animal sospechoso que diera positivo en las pruebas que realizaban médicos veterinarios expertos, acompañados por militares del Ejército Mexicano y supervisados por el Departamento de Ganadería de Los Estados Unidos.
 
No se vale, sinceramente, no se vale este atraco a los hombres del campo que sobrevivimos y trabajamos sin subsidios de ninguna índole, ahora desposeídos por el gobierno que beneficia a los ganaderos del extranjero y por la implacable naturaleza que nos pasa a nosotros la factura de los efectos contaminantes de la industria y de las grandes ciudades.
 
Finalmente, con el reconocimiento expreso al señor Gobernador por el primer año venturoso de gobierno, le adjuntamos el lamento y el reclamo de los productores agropecuarios del norte de Veracruz, para que desde ahora se implementen las medidas necesarias para enfrentar la crisis que se avecina y que amenaza ser de dimensiones catastróficas si no contamos con el pronto y urgente auxilio, Veracruz debe de salvaguardar sus fronteras para protegernos de la invasión de ganado guatemalteco, que pudiera ser portador de alguna bacteria y contaminar nuestros hatos de alguna incontrolable epizootia. Por ahora solo cunde la inquietud, todos estamos desconcertados, no sabemos qué hacer con las medidas invasivas y aun confiamos en que algún potente fenómeno meteorológico sea nuestra salvación, pero también tenemos confianza en que pronto llegue la mano amiga del gobernador para apoyarnos.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes