Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La lista de sucesores es bola de humo

Por: Luciano Blanco González

09/07/2021

alcalorpolitico.com

Encantan al pueblo las chamaqueadas que el Presidente les da a los políticos. Críticos y analistas lanzándoles directamente bolas de humo para que se distraigan y saquen toda clase de conclusiones en base a la especulación adivinatoria sobre los hechos y las decisiones que a futuro se tomarán.

El mandatario abusa de lo insólito, de lo nunca visto en la política mexicana, al fingir que está desterrando prácticas del pasado que forman parte del antiguo ceremonial, en materia de la sucesión presidencial, en que al ya elegido se le mantenía en un secreto íntimo de quien decidía a su sucesor.

El Presidente, al señalar posibles candidatos a sucederlo, rompe todas las reglas hasta ahora establecidas, nunca un primer mandatario externaba el nombre de su favorito o una lista de posibles candidatos o de aspirantes que pudieran estar en la pelea por la silla presidencial.



Él, con ello enquista una tendencia hacia el presidencialismo omnipotente y nos muestra que él finalmente pretenderá poner a quien él quiera, sin tomar en cuenta las tendencias o las opiniones de los líderes partidistas y mucho menos de las bases o militancia, arrogándose la representación popular cuando señala que el pueblo es quien va a decidir, desde luego le falta agregar, el pueblo soy yo.

Lo mejor de este destape es que aquellos que vociferaban a los cuatro vientos que Andrés Manuel pretendía instaurar una larga dictadura reeligiéndose, ya los silenció, ya les calló la boca, cuando menos los tiene muy distraídos, tanto que ya ni se acuerdan de la reelección, ni tan siquiera de la prórroga de mandato, figura con la que según sus analistas quería ampliar su periodo para eternizarse como el primer mandatario.

El Presidente goza arrojándole condimento a la sopa que él cocina a su gusto, pero más goza cuando ve como se la tragan, al igual que el pescador cuando lanza su caña al agua y siente en el pulso el hormigueo al sentir que el pez comienza a morder la carnada, habla de un relevo generacional y buscamos en su gerontocrático gabinete y no encontramos a nadie, ni ninguno que tenga los arreos, la presencia y menos ese perfil.



Habría que pensar que a su sucesor lo está empollando fuera, por lo difícil que le resulta cada día proyectar y sostener a Claudia Sheinbaum, a quien la próxima camada de alcaldes de la capital se van a encargar de hacerle la vida imposible, dificultándole el gobernar la gran ciudad y exhibirla como inepta, pero habría que aceptar que ella sería una gran presidente, por su preparación, por su trato y porque no rehúye las situaciones difíciles encarando los problemas que se le presentan.

Nuestro líder nacional, ante la actitud que muestran sus principales aliados anidados en el Partido Verde, quienes alentados por el crecimiento electoral, amenazan con condicionar su alianza con las causas del Presidente y ante el adelgazamiento de su otro aliado el PT: es posible que esté pensando en otros aliados, que desde luego no sería el PAN, que también tiene gente brillante, pero con el inconveniente de que es su principal adversario, contestatario, de denuncia, de ataque, irreconciliable y por lo mismo nunca aliados.

Movimiento Ciudadano está en la cúspide, su atractiva estrategia de marchar con las banderas de libertad y de lucha permanente por las causas sociales, lo mantendrán alejado de los partidos obscuros por la conducta inmoral y torpe de sus dirigentes, máxime cuando ya sabe que si se lo propone puede llegar solo.



Solo queda para acrecentar su poder y dominio en la cámara de diputados y en los planes a futuro su partido de origen, el que lo formó, el que le dio el apoyo para llegar a la Presidencia, el PRI que tanto arraigo tiene en la sociedad civil y un voto duro incuestionable, cuyo volumen ha descendido por la torpeza de sus dirigentes y su manifiesta vaciedad ideológica y operativa que lo ha alejado de sus bases, pero se imagina un pacto de alternancia que no se descarta porque el Presidente voltea mucho hacia los Estados del sur y ahí en uno de los estados tiene al más destacado Amlista. de los gobernadores.

En Oaxaca, el Gobernador Alejandro Murat, en cualquier discurso que pronuncia, por delante va su reconocimiento a López Obrador, a quien no le regatea elogios y además, bien ganados por que el Gober consentido, también recibe apoyos multimillonarios en obras, en carreteras, en planes de desarrollo, en los programas del Bienestar, en apoyo al turismo y el Plan Transismico que por su avance será obra bandera del actual régimen.

Tanto, que en los corrillos palaciegos se rumora que el relevo en la Secretaría de Gobernación está listo y que sería Alejandro Murat quien vendría a reforzar el equipo presidencial y a colocarse en el vistoso escaparate del que siempre se ha creído que es el escalón para subir a la Presidencia.



Habría que considerar muy objetivamente el espíritu transformador de nuestro Presidente, a quien le interesa la política como una herramienta de cambio y la democracia como el mejor camino para llegar al poder, hasta ahora empañada por burdas imposiciones verticales y ofensivas simulaciones que ofenden a las militancias de todos los partidos, excepción marcada por el PAN, partido que sí acostumbra someter a la decisión de sus bases la designación de sus candidatos, baste recordar que en los tiempos de Vicente Fox, éste tenía como candidato a Santiago Creel, quien fue derrotado por Felipe Calderón en una elección interna.

La cita es con motivo de la necesidad que existe de fijar mecanismos claros de los órganos partidistas para la selección de candidatos, pues las famosas encuestas, hay testimonios en todos los partidos que éstas no existieron, lo que hubo fueron simulaciones que motivaron cientos de movilizaciones en todo el país y en todos los partidos.

Lo que campeó en el pasado proceso de alianzas y coaliciones fueron horrorosas imposiciones, ya que, de conformidad con los acuerdos, los dirigentes impusieron al candidato inclusive a los militantes de los partidos aliados, cuyos miembros se sometieron y quedaron sin derecho a opinar.



Un caso legítimo pero inmoral fue el del PRI, que por acuerdo y por estatutos reservó a las dirigencias nacional y estatal la designación de los candidatos a todos los niveles, debe de promoverse una reforma que purifique estas viciadas practicas que son la causa de tantos atropellos a los derechos de las bases, de los militantes y de los dirigentes de tal manera que todos los aspirantes tengan derecho a inscribirse y a participar en el seno de sus partidos.

Debe de hacerse como ya se está haciendo en los sindicatos, que eligen a sus líderes, previa convocatoria, con un padrón real y con la presencia de un fedatario que identifica plenamente al trabajador como miembro del sindicato con sus derechos vigentes y toma nota de todos los incidentes para que sea la autoridad laboral quien califique todo el proceso.

Finalmente, creemos que si el partido gobernante en nuestro país y su líder natural y moral el Presidente López Obrador, impulsan una reforma a sus propios estatutos y los practican con transparencia, tendremos partido y líder por muchos años gobernándonos, siempre y cuando el líder no se erija en el jefe máximo de la transformación como lo hiciera Plutarco Elías Calles como el jefe máximo de la revolución y quien, bajo esta egida, mediante el viejo PRI (PNR), quitó y puso presidentes, ministros, gobernadores y a todos los funcionarios, hasta que vino Lázaro Cárdenas, lo puso en un avión y lo envió al exilio, que con nuestro líder. Nunca suceda esto.- Por el bien de la causa.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes