Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Cuentas por cobrar

?ngel Lara Platas 03/04/2013

alcalorpolitico.com

El remanso político que devino de las tradicionales vacaciones de Semana Santa, seguramente fue aprovechado por el presidente Peña y su equipo de colaboradores, para evaluar el control de daños por la detención de la ex lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, acusada por manejar para su provecho y beneficio los dineros de los trabajadores de la educación.

De acuerdo a las mediciones encuestológicas, el apresamiento de la que se graduó con honores pero que se impuso como proyecto de vida nunca aprender a leer, elevó los bonos políticos y sociales del huésped de Los Pinos.

Lo preocupante del asunto es que, como en el Coliseo Romano, los espectadores a gritos exigen más sangre en la arena. Le piden al que manda que con la misma vara mida a algún otro pájaro de cuenta de esos que anidan en las prerrogativas de PEMEX, por ejemplo. Quieren ver rostros conocidos en las rejillas de prácticas.

Después de esa foto de la cara detrás de barrotes, de quien durante 24 años navegó por los anchos mares de la impunidad, la crítica contra el jefe del Ejecutivo amainó. La imagen pública del Presidente adquirió otra tonalidad. No tan solo ganó el respeto y reconocimiento de diversos sectores de la sociedad, sino que también derivó en un oportuno reposicionamiento de la figura presidencial.

Los primeros avisos de cuál sería la política a seguir del entrante gobierno federal, en cuestión de la transparencia y la rendición de cuentas, los mandó a través del nuevo gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello –su gran amigo que se estrena como jefe del ejecutivo estatal–, deteniendo a ex presidentes municipales que sin el menor recato le habían metido la mano a la caja de los dineros del pueblo.

Si bien es cierto que las primeras detenciones se trataba de ediles que se desempeñaron en municipios pequeños, ya encarrilado, el joven Gobernador hace pocos días se anotó otro hit al detener al ex presidente municipal de Tapachula –uno de los municipios más grandes de Chiapas-, Emmanuel Nivón González, acusado de varios delitos entre otros el de peculado y mal uso de los dineros públicos, justamente cuando salía de un antro de la ciudad fronteriza, donde se divertía acompañado de varias damas.

A pesar del aplauso, se percibe una corriente crítica que asegura que el viejo PRI, el de los acuerdos cupulares y las decisiones ortodoxas, también regresó a Los Pinos.

Pero ésta aseveración habría que analizarla desde otro contexto. El PRI nace al ritmo de las circunstancias políticas y sociales que prevalecían en el México pos revolucionario, y durante muchos años cumple con las expectativas de los grupos políticos que existían en México. Cuando los economistas toman el poder, el PRI sufre cierto anquilosamiento en sus estructuras y pierde fuerza entre su propia militancia.

La llegada del doctor Zedillo al hogar presidencial estimula a la corriente de políticos que empujaban la idea de la alternancia, por que según ellos, se fortalecería el sistema democrático mexicano. Esta oportunidad es aprovechada por el PAN, dándose cuenta tarde que le hubiera ido mejor si hubiesen postulado a un panista puro y no a un militante ocasional, como lo fue Vicente Fox.

A Zedillo (que nunca se identificó con el PRI), le llamaba la atención colgarse la medalla del gran demócrata, y lo logró.

Pero la sublime idea de que la alternancia fortalecería al país, en lugar de acercarse se alejó.

Durante el régimen de Vicente Fox Quezada –que cuando candidato llenaba auditorios de frases imperativas que prometían orden, disciplina y castigo a los depredadores del erario; en realidad se tornó en una serie de prácticas viciosas que nada tenían que ver con lo que cacareó.

Y qué decir del gobierno de Felipe Calderón. Mientras el jefe de las instituciones federales permanecía ocupado en su guerra –luego se desdijo y la dejó en lucha– contra el crimen organizado, el Estado estuvo a punto de entrar en fase catatónica.

En este nuevo ciclo, al PRI le toca asumir responsabilidades y poner orden en muchos renglones, cuidando no caer en actitudes totalitarias.

Sin convertir esto en un centro de apuestas sobre quién pudiera ser el próximo en cambiar su confort por paredes desnudas y barrotes ferrosos, podría anticiparse que el Gobierno Federal proseguirá en su intento de revisar las cuentas de los que tomaron recursos del erario como propios.

En este tenor, tampoco se descartaría alguna acción contra políticos de caros vuelos que transgredieron acuerdos de esos en los que la lealtad política tiene un alto valor y no precisamente curricular. Es probable que pronto también veamos algunas “caídas hacia arriba”.

Así sea de soslayo, hay que mantener un ojo puesto en aquellos gobernadores priístas que cobijados con el manto protector de quien ahora sin lujos ocupa una celda en Santa Martha, bajo la mesa tiraron patadas a las espinillas del que ahora manda.

Las cuentas por cobrar están ya en poder del cobrador.
  • Con mas policias y capacitacion constante
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax