Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Dictan auto de formal prisión a maestra de Córdoba por maltrato infantil

- En 2012 fue acusada por padres de un menor a quien autoridades comprobaron le causó daños psicológicos

- El juez Miguel Ángel Gómez Gámiz le dictó auto de formal prisión el pasado lunes 

- La denunciada es Irma Lahut Munguía, quien fungía como maestra del 5º y 6º de Primaria

- Por ser un delito "no grave", la denunciada podía pagar fianza

Sof?a Dorantes Ch?vez C?rdoba, Ver. 22/07/2013

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Dictan auto de formal prisión a maestra de español del Instituto Anglo de Córdoba por el delito de maltrato infantil; la denunciada es Irma Lahut Munguía quien fungía como maestra del quinto y sexto año de primaria en paralelo en el periodo 2011-2012 y en el periodo recién concluido.



Los padres del menor denunciaron los hechos el 16 de octubre del 2012 ante la Agencia del Ministerio Público Investigador especializado en delitos contra libertad, la seguridad sexual y contra la familia y se integró el expediente 1091/2012, tras meses de investigación, el expediente fue turnado al Juzgado Primero de Primera Instancia, donde se integró la causa penal 102/2013, donde el pasado lunes 15 de julio, el juez por ministerio de ley Miguel Ángel Gómez Gámiz le dictó auto de formal prisión.



Jorge Aguirre y Luz Elvira Namorado Barragán, denunciantes, informaron en rueda de prensa que el año pasado detectaron en su hijo signos de depresión, dejó de sonreír, mostró actitud irritable, al punto que decidieron tomar acciones al ver que el menor empezó a presentar reacciones por el stress que vivía en su escuela, de ello dijeron que en más de una ocasión reportaron el malestar del niño a la Directora, ésta les dijo que estaban exagerando y que el infante estaba mintiendo, "que no tenía una queja y no tenía motivo para castigar a la maestra".

Posteriormente, dijeron, tuvieron una plática conciliatoria; sin embargo, las autoridades les indicaron que acciones contra infantes se deben denunciar y procedieron para conformar la investigación, la cual se determinó que era el delito de maltrato contra el menor y se dictó el auto de formal prisión.

Los padres del menor declararon que durante el periodo escolar 2011-2012, la denunciada llevó a cabo maltrato psicológico de forma reiterada en contra de los menores a su cargo dentro del aula: "actos que al parecer para ella son normales", tales como comparar, exhibir para la burla de los compañeros o para ser señalado, ignorar, poner sobrenombres, ridiculizar, condicionar a los menores a llevar a cabo acciones en contra de sus compañeros y otras más, eran llevadas a cabo por la acusada.



"En algunos casos cuando ella consideraba aplicar un castigo a un niño que no se dejaba someter ordenaba a todos ignorarlo y no dirigirle la palabra, a eso ella le llamaba aplicar la ley del hielo".



Utilizaba a algunos como instrumento para ridiculizar y minimizar a otros, pues los paraba al frente indicando que eran los mejores y el resto literalmente los llamaba "burros", de esto los padres del niño afectado dijeron que la Dirección de la escuela ignoró o minimizó los hechos y de forma sistemática los ocultó.



Esas acciones, dijeron los padres, causaron daños psicológicos en su hijo, asimismo dijeron que tienen conocimiento de otros niños, pero que los papás no se atreven a denunciar, "lo cual muchos padres lo pueden notar en los comportamientos de sus menores hijos como autoagresiones, depresión, rechazo a ir

a la escuela y otras más, lamentablemente la gran mayoría prefiere ignorarlo o tienen temor a actuar en defensa de sus hijos, por creer que serían exhibidos, lo cual es un gran error que puede tener consecuencias a futuro muy graves defendidos y atendidos por especialistas".

Los afectados, en la entrevista dijeron que la institución demostró falta de capacidad para prever y manejar

este problema, "tuvieron insensibilidad ante las víctimas, además de anteponer sus intereses sobre su obligación de proteger la integridad de los menores afectados. Con frases gastadas de tanto repetirlas explicaban que era correcta la actuación de la maestra y que el menor era el problema, que su adolescencia era la causa, que se sobreprotegía al menor, etcétera".

De esto señalaron que la escuela no cuenta con un área de atención psicológica y pedagógica que de manera continua controle y evalúe la actuación y los resultados de los maestros a cargo en las aulas, para establecer un aseguramiento de la calidad y un ambiente sano para el desarrollo psicológico y cognitivo.



Los entrevistados dijeron que hicieron público el caso para que los padres de familia pongan atención en la conducta de sus hijos, ellos mantuvieron a su hijo durante ocho meses en terapia psicológica, dijeron que por ser un delito "no grave", la denunciada podía pagar fianza.