Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Las palabras de la Ley

“El abrazo de la verdad”

Salvador Martnez y Martnez Xalapa, Ver. 09/11/2022

alcalorpolitico.com

“Las leyes preverán mecanismos alternativos de solución de controversias. En la materia penal regularán su aplicación, asegurarán la reparación del daño y establecerán los casos en los que se requerirá supervisión judicial.” Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos artículo 17, párrafo quinto.

En el año 2018 fuimos invitados para mediar el curso-taller “Derecho y Cultura de la no violencia”. La invitación provino del honorable Ayuntamiento de Coatepec y de las Asociaciones Civiles Reconstruyendo Juntos Acciones por México y Consejo Civil de Xalapa. El evento se realizó los días 14, 21 y 28 de abril y 5 de mayo de aquel año. Para quien esto escribe la experiencia resultó formidable y para los participantes satisfactoria, por lo menos.

Si recordamos aquel curso-taller es porque el tema se actualiza día con día y a cada instante, aun cuando hoy preferimos pensar en fomentar la Cultura de la paz, según puede leerse en el artículo 3° constitucional en términos del escrito publicado la semana pasada (Portal alcalorpolitico.com 02/11/2022). En dicho escrito también mencionamos la defensa civil pacífica de Mahatma Gandhi y Martín Luther King, y expresamos la necesidad de prestarles mayor atención.



En el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, el 10 de mayo de 2013, se publicó en la Gaceta Oficial del Estado la Ley número 834 de Medios Alternativos para la Solución de Conflictos, cuyo objeto es “… regular la aplicación de la mediación y la conciliación para la solución de conflictos legales y la obtención de acuerdos reparatorios en materia de justicia restaurativa.”

Por medio de dicha Ley, el Estado ordena crear un organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propios, adscrito al Poder Judicial; el cual, en el desempeño de sus atribuciones gozará de autonomía de gestión, técnica y administrativa. El organismo se denomina Centro Estatal de Justicia Alternativa de Veracruz (CEJAV) y tiene atribuciones para prestar a los interesados, de manera gratuita, los medios alternativos para la solución de conflictos legales.

Así, el tema de hoy es los Medios alternativos de solución de controversias, pero tuvimos ocurrencia de pretender ampliar la mirada sobre dichos medios, sin dejar de reconocer los esfuerzos gubernamentales por establecer una institución que encargara de ellos. La impresión que se tiene es que se han reducido a mecanismos alternativos a los añejos procesos judiciales, cuando estos deberían revalorarse y, por supuesto, actualizarse.



Dicha ampliación de la mirada se consigue al pensar atenta y detenidamente sobre el tema y, en esa meditación, realizamos una primera aproximación al movimiento de Mahatma Gandhi al considerar que, el amor a la verdad es un valor para todos, pero es primordial para los conciliadores y mediadores.

René Habachi, dentro de su artículo “Peregrino de la no-violencia”, publicado por el Correo de la UNESCO, expone la idea de Gandhi que hoy traemos a colación:

“En pocas palabras, la no-violencia abre paso a la verdad extraviada, ocultada o amordazada por viejos actos de violencia bajo la armazón de situaciones de hecho y paces hechas hipócritamente…”



“El Gandhi -asevera este autor- se entrega a la búsqueda de la verdad, cosa que pone por encima de todo. La Verdad es su religión («La Verdad es Dios» …) Y para él, sólo la no-violencia, encarnada en un militante verdaderamente puro, que ha matado dentro de sí su propio espíritu de violencia, es capaz de arrancar a la verdad del atasco en que se halla o de revelarla si no la han descubierto aún.”

Habachi explica que tan elevada ambición da un sentido al combate de la satyagraha. Literalmente, esta palabra significa «el abrazo de la verdad». Y esta explicación agrega que la satyagraha tiene por fin la verdad y por medio la decisión de no hacer daño, cuyos aspectos positivos son el amor y la compasión.

Por conjugar la satyagraha fines y medios, no puede servir como fórmula estratégica ni como procedimiento técnico al servicio de la habilidad. El satyagraha tendrá que ser auténtico y vivir en una atmósfera de no-violencia y de compasión, razones por las cuales le son necesarios tanto una disciplina como un largo aprendizaje.



Al leer estas cosas, sentimos pena por la “producción” de mediadores y conciliadores con un breve curso y diplomas que únicamente sirven para adornar las oficinas. No nos rendimos ante la resignada idea de que “Algo hay que hacer” … Las sacudidas son necesarias.

No disimulamos la simpatía que despierta el párrafo quinto del artículo 17 constitucional y en nuestra entidad federativa el CEJAV. Pero, es digno de considerar que los medios alternativos de solución de controversias no son una opción de cara a los viejos procesos judiciales (estos tienen sus propios objetivos de modernización), son otra cosa, son una alternativa justa (Justicia alternativa) frente a una sociedad violenta.

Con el debido cuidado para no caer en extrapolaciones, tratamos de pensar en lo expuesto a partir de lo conocido para avanzar hacia lo desconocido. Esto es, queremos decir que en nuestro ambiente aprendimos a discurrir con la verdad lógica, aquella que se entiende como la conformidad del entendimiento con las cosas y que sólo existe en el juicio.



En otras palabras, se dice que alguien posee la verdad cuando su pensamiento corresponde a lo que es. Por tanto, una afirmación será verdadera cuando lo que se afirma es tal cual se afirma, y falsa cuando lo que es no corresponde a lo afirmado.

Sin negar la definición clásica de la verdad, es necesario poner un énfasis mayor en un sentido de la verdad más fundamental. El “sitio” de la verdad no está primordialmente en el juicio, enunciación o proposición, sino en la existencia del ser humano, en cuando ser-humano es existir conscientemente. La conformidad del juicio con la realidad presupone que ésta ya ha sido sacada del cubrimiento. Para ello se precisa cierta “luz”, la luz de la existencia consciente (W. Luypen).

“Y para él [Para Gandhi], sólo la no-violencia, encarnada en un militante verdaderamente puro, que ha matado dentro de sí su propio espíritu de violencia, es capaz de arrancar a la verdad del atasco en que se halla o de revelarla si no la han descubierto aún.”



[email protected]