Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Es el cuarto en la línea de sucesión al trono

El Príncipe Andrew señalado por los contribuyentes británicos como un “derrochador real”

El gobierno de su país le pidió reducir gastos de viajes, hoteles, restaurantes y entretenimientos

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 11/02/2010

alcalorpolitico.com

Ni tan joven, ni tan alto, ni tan guapo como los príncipes de los cuentos de hadas, pero eso sí, mucho más agraciado que su hermano mayor, el príncipe Carlos, llegó a la ciudad de Xalapa, acompañado por una gran comitiva, el Duque de York.

Andrés Alberto Cristián Eduardo, conocido como el príncipe Andrés, Duque de York, parece dedicarse de lleno al cargo de representante especial del Reino Unido para Comercio e Inversión, sin que le importe ser calificado como un derrochador por el pueblo británico.

Nacido el 19 de febrero de 1960, Andrés es el tercer hijo de la reina Isabel II y el Príncipe Felipe, por ello es el cuarto en línea de sucesión al trono después de su hermano Carlos, y sus sobrinos Guillermo y Harry.

No es un playboy como el príncipe Alberto de Mónaco, ni es tan escandaloso como Ernesto de Hannover, pero sí tiene fama de despilfarrador y amante de los grandes lujos. Por ello ha sido señalado por los contribuyentes británicos como un derrochador al gastar 6 mil libras en alquilar un helicóptero para desplazarse a la fiesta de cumpleaños de la reina Isabel y 11 mil libras en un viaje en jet privado para asistir a un torneo de golf, entre otros viajecitos

Fue criticado por haber gastado en 2008, un total de 143.000 libras esterlinas (235.000 dólares) en hoteles, restaurantes y entretenimiento, en su cargo como enviado especial de comercio de Gran Bretaña. Este dinero fue pagado por el Ministerio de Comercio e Inversión, para que el príncipe junto con sus asistentes, promovieran los intereses comerciales del Reino Unido en el extranjero.

El príncipe Andrés es el representante especial de Comercio Internacional e Inversión de Gran Bretaña desde hace ocho años. En 2008, el hijo de la monarca británica, participó de 628 actividades de promoción comercial en el Reino Unido y el mundo.

La Alianza del Erario Británico criticó los gastos excesivos del príncipe y pidió al gobierno que reduzca los costos del duque de York, principalmente en épocas de recesión económica en el país.

Andrés, como todos los varones de la casa real, recibió educación en casa, para posteriormente ingresar en la Heatherdown Preparatory School y en Gordonstoun (la misma escuela que su padre y hermano mayor). De ahí se alistó en la Marina Real Británica.

Participó en la Guerra de las Malvinas en el barco "HMS Invincible", desempeñándose como piloto de helicópteros en combates. Ascendió al grado de Comandante hasta su baja el año 2001. Fue ahí cuando inició su etapa como embajador del Comercio Británico.

En junio de 2006, el príncipe Andrés fue nombrado Caballero Real de la Orden de la Jarretera, la más antigua del país. La Orden de la Jarretera se fundó en el año 1348 y la decisión de nombrar a sus caballeros es exclusiva de la reina. Además de los miembros de la familia real, la orden tiene otros 24 caballeros, elegidos por sus méritos.

Su vida amorosa cobró notoriedad cuando se unió a Sarah Ferguson. La fallecida Diana, Princesa de Gales, planeó un encuentro entre ambos en 1985 y fue un incentivo en su relación. Sarah y Andrés se comprometieron en 1986 y el 23 de julio, contrajeron matrimonio en la Abadía de Westminster. Recibieron de la

Reina el Título de Duques de York, Condes de Inverness y Barones Killyleagh, así como el tratamiento de Su Alteza Real.

Su matrimonio era aparentemente feliz y se completó con la llegada de sus hijas, las princesas Beatriz y Eugenia. No obstante, a causa de sus deberes reales y navales, Andrés se ausentaba por largos periodos y Sarah optó por salir a divertirse con otros hombres.

Los duques anunciaron su separación en 1992 y lo que ocasionó el divorcio fueron las fotos de Sarah topless con su asesor financiero a bordo de un yate. El Daily Mirror publicó el material en primera plana lo que provocó un quiebre importante en su relación con la familia real británica.

Para 1996, Andrés y Sarah pactaron mutuamente su divorcio, quedando como amigos y compartiendo la custodia de sus hijas.

Se especuló sobre una reconciliación y posterior boda del príncipe Andrés y su ex mujer Sarah Fergusson, ya que ambos residían en la mansión de Sunninghill
Park (Londres), aunque en alas separadas. No obstante Sarah dejó la mansión en 2002.

Al príncipe Andrés se le ha relacionado desde su divorcio con modelos como Angie Everhart y la acaudalada empresaria Amanda Staveley, con quien incluso remodeló el refugio real de Windsor, la antigua casa de la Reina Madre, que el Duque de York convertiría en su hogar.

No obstante, el príncipe continúa viajando alrededor del mundo y haciéndose cargo de sus hijas Eugenia y Beatriz, quienes parecen seguir la línea de su madre Sarah, respecto a los escándalos.  Sus hijas son señaladas por la prensa británica como más fiesteras que su primo el príncipe Harry.
  • Ipax
  • Salon de usos multiples
  • Clases a distancia
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado