Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac
Desde las 3:00 horas de este lunes

En El Mangal gente atrapada por la creciente del Cotaxtla

- La velocidad y potencia del caudal se dispar de sus niveles normales - Pobladores brincaron de la cama para salvar pertenencias y animales domsticos

Ignacio Carvajal Garc?a Medell?n de Bravo, Ver. 08/09/2008

alcalorpolitico.com

Docenas de familias de la comunidad de El Mangal, municipio de Medelln, fueron tomadas sorprendidas por la creciente del ro Cotaxtla. Lo ms impactante: la velocidad y potencia del caudal, que se dispar de sus niveles normales a las tres y media de la maana, cuando el pueblo dorma. La mayora de los habitantes tuvo que dejar las sbanas para poner a salvo sus pertenencias y animales domsticos. El Cotaxtla amenazaba con arrastrarlos.

En lo que qued de un rbol derribado por la inundacin, alentada por el instinto de supervivencia, una parvada de gallinas trata de ponerse a salvo del agua arrojada violentamente por el ro. Otras ms, de plano, ni bajaron de los palos donde habitualmente pasan la noche.

No s, jams imagin que ese rbol tan fuerte fuera a caerse, y en la madrugada se lo arrastr el ro como si hubiera sido una escobilla, dice la seora Donaciana Ortega Santos mientras mira en su patio los restos del rbol cado. No nos podemos ir de de nuestras casas, a pesar de que el ro siga creciendo; muchos tenemos animales, pollos, gallinas y borregos y se los puede llevar la corriente, cuenta.

Su temor se entiende en sus verdaderas dimensiones al observar la fuerza avasallante del ro que ruge en cada recodo y arboleda de su paso; arrastra palizadas y basura; con mucha facilidad derriba frondosos rboles como si su impulso viniera de las alturas.

Pero este da el mayor de los dramas de los habitantes de El Mangal se refleja en el caso de la seora Victoria Estrada Lara, de casi cien aos de nacida, est atrapada en su casa, asentada a menos de cinco metros de donde el ro rompe con furia la tranquilidad del campo. No tiene hijos, ni nadie que la cuide, vive sola desde hace mucho, pero ya no puede caminar, ni ve ni oye bien, me da mucho miedo, cuenta Donaciana.

Desde hace tiempo solicitaron apoyo al DIF de Medelln y su personal no ha venido a El Mangal. El mayor clamor del pueblo este da no son despensas, ni albergues, mucho menos giras de funcionarios por el rumbo, solo que alguien del gobierno acuda al rescate de doa Victoria, pues temen que de un momento a otro, por la accin del caudal, los cimientos de su casa pueda ser derruidos y caerle encima.

Al despertar, despus de ver que el inmenso rbol de mango termin en el suelo por la corriente, el pecho de Donaciana se estremeci en rpidos latidos al recordar la condicin de Victoria. En ese momento sali para donde ella y pidi a un vecino apoyo para colocar una hilera de ladrillos bajo el catre de la viejecita, de tal forma que no fuera alcanzada por la humedad; sin embargo, quieren mandarla a un sitio con mayor seguridad.

Victoria no tiene familia, vive en la casa que le presta Donaciana. Lleg a El Mangal desde hace unos 30 aos, y se ganaba la vida lavando ropa y preparando comida; no obstante, le alcanz la edad, y sus achaques la mantienen inmovilizada. Los colonos planeaban sacarla de su maltrecha vivienda, pero hay mucha agua de por medio y no quieren arriesgarse sin el equipo necesario, por eso hacen llamado al gobierno municipal.

Hasta antes del medioda, la gente de El Mangal permaneca a los bordes de la carretera federal, esperando la ayuda de Proteccin Civil. Los hombres y las mujeres que no acudieron a trabajar, desde muy temprano iban de casa en casa de familiares y conocidos para saber como les haba ido con el desbordamiento y prestarse ayuda si era necesario. Fue la carretera el punto de encuentro para coordinarse y esperar que los niveles del ro bajen; sin embargo, al cierre de esta crnica la situacin era crtica. Se esperan daos en viviendas y sobre todo en cultivos.