Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Este viernes entrará en vigor el Reglamento de Xico que permite y regula “Capea”

- Los toros deben ser de lidia y tener buena apariencia

- El ganado tendrá que ser transportado de manera adecuada en cajones en buen estado y los toros soltados a nivel de calle

- Durante el traslado deberá acompañarlos un veterinario taurino 

Javier Salas Hernndez Xalapa, Ver. 18/07/2018

alcalorpolitico.com

En el marco de la fiesta patronal de Xico, en honor a Santa María Magdalena, el ayuntamiento aprobó el Reglamento de Protección a los Animales que entrará en vigor el próximo viernes y que regula la tradicional “Xiqueñada”.

En el capítulo IX del Reglamento se especifica que la autoridad municipal será la encargada de vigilar y cuidar que la “Capea” se desarrolle conforme a lo dispuesto y para la correcta realización del evento, deberá conformar un Comité Organizador, obligado a observar los lineamientos que el Ayuntamiento emita para su realización.

Para la “Xiqueñada” única y exclusivamente se podrán utilizar toros de lidia (toros bravos), en tanto que el número de ejemplares debe ser proporcional al número de calles con el propósito de garantizar un buen espectáculo.



Asimismo, el ganado deberá contar con el Trapio (Buena apariencia física) que amerita la "Capea"; los toros deben ser ganado de lidia y de preferencia tratarse de ganado de desecho, pudiendo presentar defectos de cornamenta, pero no se aprobarán toros enfermos ni con malformaciones genéticas; por lo que se sugiere la presencia del veterinario para supervisar que estén en condiciones óptimas al embarcar en la ganadería.

Si se tratase de toros limpios (que no han sido previamente toreados) los que se compren o renten para el festejo, se deberá anunciar previamente a todos los involucrados y ponerse a consideración, ya que esta condición cambia aspectos de seguridad dentro del circuito; así como la manipulación del mismo ganado.

Los toros deberán ser reseñados por el Comité Organizador y por el ganadero o un representante del mismo (ganadería, hierro, pinta, edad, cornamenta, nombre, etcétera) con el objetivo de llevar un control y que los toros no sean cambiados de última hora.



Además, el ganado deberá ser aprobado por la autoridad correspondiente, en este caso, por el Ayuntamiento y deberá ser transportado de manera adecuada en cajones en buen estado, para evitar riesgos de que se lastime el animal o pueda lastimar a alguien al salirse un toro. Los animales deberán ser soltados a nivel de calle (cajones a nivel de piso) para que el toro no sea expuesto a saltar desde el camión o mediante una rampa y pueda lastimarse severamente.

Deberán venir acompañados en el traslado por un veterinario taurino que estará atento durante el festejo a cualquier eventualidad relacionada con el ganado y deberá ser aprobado, mínimo, con una semana de anticipación y concentrarlos en un lugar apropiado (plaza de toros o corrales pertinentes). De no ser posible por cuestiones de espacio, presupuesto o logística de la fiesta patronal, el tiempo máximo que el ganado pueda estar dentro de los cajones previo al evento será de 12 horas para que no salgan acalambrados y que previo a esto pudieran haber comido y bebido; cuidando el bienestar del animal.

Una vez que los toros se encuentren en los cajones y éstos en el circuito del evento, será custodiado cada uno por elementos de seguridad o personal del Comité Organizador; previamente solicitado esto a las autoridades correspondientes.



Terminado el evento los toros deben ser lazados sobre los cuernos y no en el pescuezo, evitando en todo momento lastimarlo y estresarlo, ya que esto pondría en riesgo al personal de apoyo. Al final del evento, si los toros son rentados entonces serán lazados y arreados a pie y regresados a sus respectivos cajones, previendo un correcto manejo del animal por parte de los organizadores y considerando la multitud de gente y la curiosidad que se despierta en el festejo.

Una vez encajonados, los toros serán puestos en su respectivo transporte y regresados a su lugar de origen, con el apoyo de las autoridades municipales para implementar una mejor ruta y circuito de salida, considerando la cantidad de gente y autos que transitan el día del evento.

De ser toros comprados, deberán ser tratados para consumo cárnico y sacrificados, ya sea en el rastro o a puerta cerrada mediante novilleros, maletillas o aficionados prácticos dentro de la plaza de toros.



El titular de la Comisión de Protección Civil, a través del personal que él designe para la supervisión de la logística del desarrollo de la "Capea" será responsable de la revisión e inspección de gradas y burladeros que instalen los ciudadanos en las calles donde se lleva acabo el evento; así como clausurar las gradas que representen un riesgo inminente para los asistentes, revisar que los cajones donde se encuentren los toros cuenten con las medidas de seguridad correspondientes; así como las puertas de entrada y salida de los mismos.

También deberán indicar las salidas de emergencia y rutas de evacuación en caso necesario, instalar módulos de atención ciudadana, entablar coordinación entre autoridades municipales y estatales y realizar un reporte al Ayuntamiento de las actividades realizadas para el evento, previo al inicio de la “Capea” y al finalizar.