Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Las palabras de la ley

José Armando Guzmán Mendoza y su dignidad de macrovíctima

Salvador Martnez y Martnez Xalapa, Ver. 01/05/2024

alcalorpolitico.com

En memoria de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

“Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales.” Convención Internacional de los Derechos del Niño, artículo 2.).

Nos han habituado a observar la sociedad como un espectáculo y, en tal contexto, el caso de José Armando Guzmán, sólo fue la escena emotiva de unos pocos días. No es un caso que haya pasado por los tribunales. En el presente escrito intentamos sostener que José Armando tiene el derecho a la dignidad de macrovíctima. No obstante, debemos dar un rodeo grande para plantear el tema. Pero, escribimos en abril, el mes del niño, y José Armando es un niño que ya murió.



A los abogados nos aconsejaron -consejos que calificamos como de la sagacidad- que observáramos lo siguientes puntos para estudiar un caso y, particularmente, un caso penal: Leer una y otra vez para hacer un relato o narración de lo que ha pasado en cada momento. Elegir la perspectiva desde la cual se va a realizar la inmersión en el campo de estudio. Establecer cuál es la posición que se adopta en el caso.

En el expediente poder descubrir (1) el planteamiento del problema; (2) los hechos con sus pruebas; (3) el derecho probablemente aplicable al caso que se trate; y, (4) la argumentación que sustenta la conclusión y la conclusión o resolución. Trazar el esquema de estudio antes de comenzar. Proceder con orden. Identificar el razonamiento que se está realizando en la interpretación de los resultados y evitar falacias o sofismas. No aparentar. Elaborar el reporte de resultados de modo sencillo. Recordar que sin una intensa preparación de las instituciones no es posible afrontar un caso. Por supuesto, no agotamos el análisis.

El relato y sus pruebas. José Armando fue diagnosticado con leucemia linfoblástica a la edad de 5 años. A lo largo de su vida, recibió alrededor de 120 tratamientos de quimio terapia. Sin embargo, en octubre pasado, compartió en una entrevista con una televisora nacional que había tomado la decisión de no someterse a más tratamientos. Estos eran dolorosos y le impedían disfrutar de la vida y de su familia. Sus padres respetaron su decisión y, al final de su vida, se enfocaron en darle cuidados paliativos.



José Armando saltó al ojo público gracias a los medios de comunicación y las redes sociales. Su amor por un equipo de futbol nacional fue evidente. En febrero pasado, ganó aún más atención mediática cuando, a través de un video en Facebook, pidió ayuda para cumplir uno de sus sueños: celebrar su fiesta de cumpleaños número 14. (Conviene aclarar que la convención internacional de los De los Derechos del Niño, en su artículo 1, establece “Para los efectos de la presenta Convención, se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”).

Javier Hervada en su libro Introducción crítica al Derecho Natural, nos recuerda la fórmula de la Justicia: Dar a cada uno lo suyo y estudia el significado de cada uno de los términos que comprende la fórmula. Nos detendremos en el estudio de solamente uno estos términos.

El autor citado nos dice: “Al contrario de lo que ocurre con la palabra dar, la expresión ´a cada uno´ es extremadamente precisa. La justicia no consiste en dar o repartir cosas a la Humanidad, a la Clase obrera, a la Nación o al Pueblo; no se refiere a los ´derechos de la mujer´, a los ´de la Raza Negra´, a los ´de los Marginados´, o a los ´del Niño´. “Y, aclara el autor, que esta justicia moderna que mira a las abstracciones o a los grandes grupos como tales grupos, a ver las estructuras o las clases sociales, poco tiene que ver con la justicia de la que aquí hablamos, modesta justicia de los juristas. No es arte del derecho, sino política.



“Decir que se da su derecho a cada uno, afirma Javier Hervada, significa también que... la justicia no conoce la discriminación o acepción de personas. Da a cada titular su derecho, sea quien sea.”

El problema es que José Armando Guzmán Mendoza, el niño de esta historia, ya murió. Pero, a él se refiere el libro de Antonio Beristain Ipiña titulado La dignidad de las macrovíctimas transforma la justicia y la convivencia (In tenebris lux), publicado en el año 2010.

En el prólogo a este libro, Javier Gómez Bermúdez, asevera: “El proceso penal no puede ser entendido como el mecanismo dirigido a la imposición de una pena, sino que, junto con la defensa de la legalidad y la sociedad se hace preciso también asumir la defensa de la víctima.”



[email protected]