Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

La política y la ciencia no se llevan: Armando Kirsch

- En Poza Rica tenemos un Gobierno Municipal pasmado, dice el médico y exalcalde priista
- Acusa “ausencia total” de la Secretaría de Salud
- Jefe de Jurisdicción Sanitaria no aparece; casi se lanza “Alerta Amber” por él, ironiza

Miguel Valera Poza Rica, Ver. 07/07/2020

alcalorpolitico.com

“En Poza Rica tenemos un Gobierno Municipal pasmado. No saben qué hacer, no saben cómo actuar. Tienen casi dos años sin tener un Director de Salud. Imagínese el manejo de salubridad que se le está dando a esta situación, con gente que no sabe, que no tiene idea de medicina”, asegura el doctor Armando Kirsch Ramos.
 
El médico traumatólogo ortopedista, quien fue durante 27 años Director del Hospital Regional de Poza Rica, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria por tres años y exalcalde priista del mismo municipio, dice que la situación por el manejo del Coronavirus COVID-19 es muy grave en una ciudad que al día 6 de julio de 2020 se encuentra en el cuarto lugar estatal con 633 casos confirmados, 115 defunciones y 92 sospechosos.
 
“Yo creo que gran parte del problema aquí en Poza Rica es que el Gobierno Municipal no tiene personal calificado, por lo tanto se encuentra pasmado, imita al Gobierno Federal y hay una ausencia total pero total, de la Secretaría de Salud (que preside Roberto Ramos Alor). Aquí desde el principio de la pandemia prácticamente emitimos una Alerta Amber por el Jefe de la Jurisdicción Sanitaria que no aparece”, dice.
 
—¿Literal?
 
“Literal. No está. Y él es el que, a falta de un director de Salud, debería de estar liderando la salud y todo el manejo, apoyando al Cabildo, apoyando al Ayuntamiento” que preside Francisco Javier Velázquez Vallejo.
 
“Yo creo que el panorama es terrible. Terrible en el sentido de que desde el inicio de la pandemia, no me refiero localmente, sino a nivel nacional, el manejo no ha sido el adecuado. Toda la población ha recibido señales contrarias, señales de lo que dice la federación, el Estado, el municipio y el resultado es lo que tenemos”.
 
“La población sale a buscar el sustento diario. No se pueden guardar en casa, tienen que salir a trabajar. Y como algunas personas están en contra de las medidas sanitarias aconsejadas por la Organización Mundial de la Salud y sobre todo por todos los países que ya pasaron por esto y que les fue relativamente bien, mucho mejor que a México mientras que nuestro país no se apoya el uso de cubrebocas y el uso de otros medios y sobre todo, no se hacen pruebas y esto nos está llevando hacia una verdadera catástrofe”.
 
—¿Cómo ve el escenario futuro inmediato?
 
“Sombrío totalmente. Lo peor de todo es que no sabemos, nosotros los ciudadanos, no sabemos qué terreno pisamos. Espero que las autoridades sí lo sepan pero nosotros no los sabemos. Las cifras que se nos dan todos los días son una pachanga. Los expertos nos dicen que el pico y que la curva se aplana en mayo y ya estamos en julio y vamos arriba, arriba, arriba”.
 
“Esto realmente se ha tomado con muy poco profesionalismo y se ha tomado de una manera política y la medicina y la política no se llevan. La ciencia y la política no se llevan”.
 
—¿Ha habido un menosprecio a la ciencia?
 
“Desde el principio se ha atacado muy fuerte a los científicos, a los médicos, a los ingenieros, a todos los profesionales. Entonces, ahorita se acomodan las cifras a su conveniencia. A la conveniencia del gobierno en turno. Ya sea Estatal, Municipal o Federal”.
 
—¿Cree usted que los gobiernos del pasado, llamados neoliberales, tuvieron una mejor visión para atacar pandemias?
 
“Sí. Tuvieron una visión. Sobre todo dejaron que los científicos lideraran los problemas. El político se subordinó a las indicaciones que hacían los científicos. Le dieron su lugar a la ciencia. Ese es el gran problema. Esa es la gran diferencia. Aquí la ciencia se subordina a la política. Y aquí tenemos los resultados”.
 
Las pruebas, el camino de la ciencia
 
En 30 años de servicio en el sector salud, al doctor Armando Kirsch Ramos le tocó lidiar con varias pandemias, lo mismo el cólera, que el dengue, la chinkunguya, el zika, la influenza o el H1N1.
 
“La actitud del Gobierno Federal fue muy diferente y del Estatal ni se diga. Y el municipal, bueno, se guiaba por los lineamientos de la Secretaría de Salud, con el representante aquí que era el Jefe de la Jurisdicción”, expresa.
 
El camino para controlar y erradicar el COVID-19 en Poza Rica, Veracruz y México es el de las pruebas, pruebas y más pruebas.
 
Por eso se ha visto muy bien la propuesta de la CANACO que preside Francisco Javier López Gómez, al pedir al Ayuntamiento que invierta un millón de pesos para dos mil pruebas que permitan contener la pandemia.
 
“Yo vi ese proyecto y sinceramente siento que es la última oportunidad para tomar control y saber dónde estamos pisando. Se me hizo un proyecto barato pero sobre todo muy útil para realizar pruebas en las colonias”.
 
“El Ayuntamiento se dedicó a cerrar el centro; si cierran el centro no hay gente pero la transmisión del virus está en las colonias, sobre todo en las colonias periféricas donde la gente tiene que salir a trabajar. La propuesta que hace la CANACO es para mí muy seria y muy buena, para poder actuar teniendo datos”.
 
—Nuevamente, la ciencia y la política
 
“Sí, claro, esa es la ruta. Tenemos que darle la palabra a los que saben, no a los que dicen saber. Los que saben nos van a decir cómo actuar”.
 
Poza Rica, con otras enfermedades endémicas
 
El doctor Armando Kirsch Ramos dice que además del gravísimo problema del Coronavirus COVID-19, existen otros problemas de salud pública que se están descuidando en la región, como lo es el caso del dengue.
 
“Estamos inundados de dengue y nuevamente hay una Alerta Amber por el Jefe de la Jurisdicción Sanitaria. No vemos acciones, por lo menos ya no contra el coronavirus, contra el dengue”, dice enfático.
 
“Nuevamente, Veracruz ocupa el primer lugar en defunciones y en casos de dengue, que los está opacando la novedad de la pandemia del COVID-19 pero tenemos otros problemas en salud, serios y no se hace nada. Esa es la molestia que muchos pozarricenses tenemos”.
 
“Yo se lo digo personalmente, soy pensionado, tengo mi consultorio, cerré cuatro meses. Tuve que pagar impuestos, agua, luz, a pesar de que no hubo ingresos”.
 
“Cuatro meses donde yo me resguardé en casa. El resto de la población no tiene los mismos conocimientos de esta enfermedad y pues no se resguardan, no respetan el quédate en casa. Yo tuve que regresar a trabajar, tomando todas las precauciones. Sin embargo, algo que me molesta muchísimo es que de qué sirve que mi familia se haya sacrificado cuatro meses cuando otras personas no hacen absolutamente nada, empezando por las autoridades locales”.
 
Mucha gente no cree
 
Es un hecho también muy evidente. La gente no cree. “Yo no los culpo”, dice el doctor Kirsch.
 
“En otras ocasiones, las campañas de información a la gente eran masivas. Aquí no hemos visto una sola campaña masiva. Sólo hablamos del quédate en casa y se acabó. En este caso, sí hay que ser muy enérgicos”, indica.
 
“Nosotros los ciudadanos no sabemos qué piso estamos pisando. No sabemos con exactitud el número de casos, el número de defunciones. Los casos que se están reportando son a los que se les hacen pruebas, a los que alcanzan para hacer pruebas, porque pregunte en los hospitales, tienen muy pocas pruebas y al tener pocas pruebas vamos a tener pocos contagios pero sí un índice altísimo de letalidad”.
 
Ante estas negligencias o falta de conocimiento científico, se está poniendo en riesgo la vida de miles “y ellos son los responsables de la muerte”, expresa.
 
“Yo creo que son responsables. Nosotros, los ciudadanos, confiamos en nuestras instituciones, en nuestros gobernantes y si el gobernante principal nos dice: no, no use cubreboca, salgan, besos, abrazos, cuando en otros países dicen lo contrario, pues no podíamos obtener resultados diferentes. Estamos obteniendo los resultados esperados a esas recomendaciones que realmente son ridículas”.
 
Finalmente, el médico pozarricense comenta que es necesario insistir a la gente que esto es real, “porque todavía hay gente que dice que esto no existe, que es algo que el gobierno está utilizando para matar a las personas. Siempre escucha uno este tipo de declaraciones de la gente”.
 
“Yo les diría que es una enfermedad que sí existe, que no esperen a ver morir a un ser querido, a un amigo, para entonces creer en esta enfermedad”.
 
“A mí me ha tocado ver morir a algunos amigos en este tiempo y tengo amigos médicos que ahorita están enfermos y que son, por la apatía de las autoridades, los que están recibiendo toda la carga de estos enfermos, los que están en la primera línea. Sí, les dicen héroes pero no les ayudan”.
 
“Les dan con qué, no me puedo quejar, he visto que están bien equipados, lo que no sucedió al principio pero bueno, el principal tema es apoyarlos afuera, apoyando a que esta enfermedad disminuya, ayudando a que la gente no salga y tratando de apoyar en proyectos como el de la CANACO, que es un proyecto interesante, donde se detectan tempranamente los contagios, con un soporte científico”, concluye.


Trabajo realizado con el apoyo de: Journalism Emergency Relief Fund https://newsinitiative.withgoogle.com/journalism-emergency-relief-fund/
  • Salon de usos multiples
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Ipax
  • Seguimos trabajando
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado