Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

La reforma al art. 24 es un rompimiento del Estado laico, una intromisión en la actividad política

- La religión como una imposición a la libertad de culto de la vida de un estudiante, dice

12/04/2012

alcalorpolitico.com

Señor Director de Al Calor Político

Antes que nada puntualizo que es lamentable esta reunión para argumentar una situación que es más de sentido común que de índole político-religioso.

La reforma al art. 24 constitucional es un rompimiento del Estado laico, una intromisión en la actividad política, una descalificación inminente a nuestra soberanía en un acto verdaderamente inaceptable.

Es verdad que todas las doctrinas religiosas se sostienen del dinero público y nunca se han alimentado mal; nunca han vivido en austeridad como la mayoría de sus profetas lo han predicado: viven con mucha bonanza y tienen todos los privilegios, y a pesar de eso provocan guerras y división entre la humanidad entera.

Por eso en México la actividad religiosa y la actividad del Estado deben de estar totalmente separadas; y si aquellas autoridades religiosas quieren entrometerse en la actividad política, fiscal, educativa y laboral deben empezar por dejarse de llamar representantes de Dios y entrar de lleno al debate como ciudadanos que son, y hacerlo bajos los estándares legales y civiles pertinentes.

En tiempos de cambio la situación económica del país es precaria, y también es cierto que se necesitan nuevas fuerzas y nuevas esperanzas para salir de la miseria en la que nos encontramos; pero definitivamente no vamos a salir adelante rezando con más ahínco, no vamos a superarnos con oraciones masivas y mucho menos mejoraremos la situación económica dándole a la Iglesia más libertades de las que ya goza; es más, al país no le vendría nada mal que la Iglesia tenga programas de ayuda ciudadana y apoye a todos aquellos que no tienen vivienda, que no tienen alimentos y que no tienen una educación de excelencia ya que sus ingresos son tremendamente grandes, no nos hagamos de la vista gorda en una realidad que es palpable.

Con la reforma al art. 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se violenta el Estado laico y se discrimina mañosamente a sectores no pertenecientes al catolicismo, como a grupos cristianos, testigos de Jehová, evangelistas, musulmanes, judíos, etcétera. Y qué les depara a aquellos que son ateos, agnósticos o son creyentes sin afiliación a alguna doctrina.

El Gobierno propone una educación de calidad, o mejor dicho, se atreven a decir que buscan una educación de excelencia; y ahora yo les pregunto señores legisladores: ¿Cómo pretenden una Nación educada en los ámbitos académicos, imponiendo más de la religión en la vida de los estudiantes activos? ¿Cómo pretenden que los estudiantes tengan amor por la ciencia, la investigación y demás actividades académicas cuando en las escuelas se desvirtúa a la ciencia misma con visiones divinas?. Es indignante cómo México en vez de avanzar en materia de investigación, retrocede con legislaciones como la reforma al art. 24. Y podría felicitarles sarcásticamente por lograr retroceder el tiempo, cosa que ni la Física cuántica ni la Física teórica han podido explicar.

Es una violación tremenda al Estado laico en pleno siglo XXI, cuando no había existido alguna declaración tan injuriosa a una institución de la República desde el siglo XIX. Y lo que es peor, nuestro propio presidente Felipe Calderón quebranta el Estado laico aprobando el gasto de:

§ 2 millones de pesos en la iluminación de la Catedral de León.

§ 2 millones más en el acondicionamiento de la ciudad y un millón más para el pago de las horas extras de elementos de seguridad y limpieza por parte de la municipalidad.

§ 35 millones de pesos gastará el estado en el operativo de seguridad y servicios de salud.

§ 70 millones de pesos fueron usados para acondicionar el Parque Bicentenario para la misa multitudinaria, entre otras cosas.

Todos estos gastos y algunas otras erogaciones suman alrededor de 136 millones de pesos.

Todo este derroche de dinero a favor de la predicación católica, y ni hablar de los gastos para cubrir eventos como el de la virgen de Guadalupe.

¿Por qué no transmitir eventos de otras religiones? La respuesta es obvia: EL CATOLICISMO ES LA GALLINA DE LOS HUEVOSDE ORO.

Este tipo de acciones son discriminatorias para todos aquellos sectores no pertenecientes a la religión católica y nos hacen retroceder en cuestiones de criterio personal.

Concluyo de la siguiente manera:

¿Libertad religiosa? Yo me pregunto ¿Quién los persigue para que busquen más libertad de la que tienen? Y señores jerarcas católicos, ya tienen medios de comunicación privados ¿para qué quieren medios de comunicación masiva pública?. Ahora resulta que ustedes van a ser los garantes de la diversidad religiosa y espiritual cuando sabemos que lo único que buscan, es imponer su ideología.

“Si los argumentos racionales funcionaran con las personas creyentes; simplemente no existirían creyentes”.

ATENTAMENTE
Miguel Alberto Cortés Mercado