Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

La representante de la FAO sostiene datos erróneos sobre producción de maíz

- Al hablar a jóvenes parlamentarios, asegura que México es autosuficiente en ese cultivo

- Revela que Estados Unidos y la India están comprando tierras en otros países para producir sus alimentos

?ngeles Gonz?lez Ceballos Xalapa, Ver. 04/08/2011

alcalorpolitico.com

Previo a que una joven parlamentaria expresara a la representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, Nuria Urquía: “ha sido muy difícil para mí seguirla intelectualmente”; la especialista sostuvo que en nuestro país el consumo de tortillas es de maíz blanco, cuando por lo menos en Veracruz, los agrónomos sostienen todo lo contrario.

Hay que recordar que la Red de Profesionales Extensionistas Agropecuarios y de Desarrollo Rural sostiene que Veracruz ya padece una crisis alimentaria, pues incluso en zonas indígenas o comunidades rurales ya no se hacen tortillas de mano, la gente consume tortillerías de MASECA o de MINSA, harina importada de África o Estados Unidos.

Con datos del Banco de México los agrónomos veracruzanos dieron a conocer que con un monto superior a los 262.8 millones de dólares, en marzo pasado se registró la compra más onerosa de maíz en un mes, desde que se llevan registros sobre las importaciones de alimentos en México.

Sin embargo la representante aseguró que la tortilla que nos comemos diariamente en nuestro país es de maíz blanco que procede de México.

“Lo que sucede es que este año por culpa de una situación de cambio climático y las heladas en Sinaloa han disminuido las producciones como en un 3.7 por ciento, por lo cual se ha debido de importar maíz, pero esa es una situación coyuntural, no es una situación permanente”, consideró.

Añadió: “el año que viene la situación seguramente volverá a revertirse y será igualmente autosuficiente como lo ha sido hasta ahora”.

Aceptó que la producción del grano en México es muy baja comparado con lo que debería ser, pues hay enormes diferencias en los estados del norte y del sur, comparados con la productividad del norte, principalmente por la falta de infraestructura, tecnología y las variedades que se usan.

Sostuvo que nuestro país es autosuficiente en producción de maíz blanco que los mexicanos utilizamos para comer.

“El problema es que dado el altísimo precio del maíz amarillo en el mercado internacional se está produciendo una sustitución del maíz blanco al maíz amarillo. Se está utilizando el maíz blanco para el sector avícola, con lo cual está aumentando el precio del maíz blanco”, aseguró.

Estados Unidos compra tierras en otros países para asegurar el alimento para los suyos.

La representante de la FAO en México reveló que países como Estados Unidos y la India están comprando tierras en otros países para producir sus alimentos.

Y las únicas tierras disponibles para labranza se concentran en los países en desarrollo y los desarrollados.

“Tenemos países como Somalia en donde el 40 por ciento de su tierra está en manos de capital privado extranjero, es un elemento estratégico, pero los países ya previendo que va a haber una situación de dificultad en producción están comprando tierras en otros países para asegurar la producción de alimentos para sus propios habitantes”, destacó.

Y esto, sostuvo que por supuesto esto tiene implicaciones en políticas públicas muy importantes.

Asimismo, señaló que las cadenas agroalimentarias existe una gran concentración, de tal suerte que los sectores que controlan el acceso a los mercados están muy concentrados, lo que resulta difícil para los pequeños productores llegar a esas cadenas y mercados.

“Existe una transnacionalización, muchas veces son compañías extranjeras las que se encargan de comprar a los pequeños productores y hacer el acopio”, por ello reiteró que es necesario cambiar en México las políticas públicas para abrir los mercados.

Nuria Urquía resaltó que el apoyo a la agricultura familiar resulta fundamental en un país con tres cuartas partes de productores con menos de 5 hectáreas, pues sin ellos no habrá aumento de la productividad.