Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Nacional

Las bases de control instauradas por el Gobierno Federal no deben ser una cacería contra migrantes

La vigilancia en las fronteras de Guatemala y Belice deben impedir el paso de la delincuencia: Agustín Barrios

Jessica L?pez M?xico, DF. 03/06/2013

alcalorpolitico.com

Las bases de control que el Gobierno Federal instalará en la frontera sur de México deberán perseguir el paso de delincuentes, armas y drogas y no de migrantes que buscan empleos, aseveró el legislador federal perredista, Agustín Barrios Gómez Segués.

“Debe tener como prioridad frenar el paso de criminales y mercancía ilícita a nuestro país, y no ser un instrumento para impedir que migrantes legítimos que buscan una mejor oportunidad de vida en alguno de los tres países de América del Norte”, manifestó.

Luego de que dieran a conocer la instalación de bases de control en las fronteras con Guatemala y Belice, donde personal especializado vigilará el paso de personas y mercancía para evitar entrada de armas o delincuentes, el congresista del PRD advirtió que el personal deberá estar capacitado para no violar los derechos humanos de los migrantes.



El integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, consideró necesario que se vigilen los posibles migrantes que tengan como objetivo actividades delincuenciales en el país. “Es especialmente importante evitar el ingreso de grupos como pandilleros violentos de Mara Salvatrucha y Mara 13"

En este sentido, indicó que deberán contar con tecnología de punta y suscribir acuerdos con los gobiernos vecinos del sur a fin de poder estar vigilantes de los grupos del crimen organizado sean de nacionalidad mexicana o cualquier otra.

“La presencia de los cárteles de la droga es evidente, por lo que es necesario que el gobierno de México cuente con un plan y no con acciones decididas en las rodillas”, mencionó.



Destacó que no se debe olvidar que aún en gobiernos priístas, había controles donde se detenía a migrantes y no tanto por impedirles la entrada a México, sino para que no pasaran la línea fronteriza.

Dicha estrategia, recordó, no funcionó. Los migrantes siguieron pasando, porque el problema tiene que ver con la falta de empleos en sus países de origen y no con acciones policiacas que han significado una vergüenza para el país.

“Ahora, a la larga, la tarea de todos los países interesados es lograr que guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y nicaragüenses tengan suficientes oportunidades en sus propios países”, terminó.