Ir a Menú

Ir a Contenido

Mientras sigan los estigmas, nadie se hará pruebas de detección

Edith Escal?n Xalapa, Ver. 06/08/2006

alcalorpolitico.com

La discriminación social y los estigmas relacionados con el contagio del VIH y SIDA frenan las acciones de prevención que podrían evitar miles de muertes cada año, aseguró en la Universidad Veracruzana (UV) Silvia Panebianco, integrante de la Academia Mexicana de Derechos Humanos.

“Mientras tener VIH implique ser víctima de discriminación o signifique perder la vida social, ser despedido del trabajo, ser abandonado por la familia o ser corrido de la escuela, nadie querrá ir a hacerse la prueba por temor, y entonces la prevención será imposible”.

En el encuentro de Derechos Humanos organizado por el Centro de Atención Integral a la Salud del Estudiante Universitario (CENATI), Panebianco aseguró que todas las situaciones que sobre el Sida se hacen públicas en los medios de comunicación no son situaciones sanitarias ni cuadros clínicos, sino situaciones de discriminación.

“Cuando el VIH sale en los periódicos es porque corrieron a un niño de la escuela, porque personas fueros despedidas de sus trabajos, o porque a alguien le negaron la atención en un servicio de urgencia. El Sida llega a nosotros siempre por el camino de la discriminación”.

Reconoció que si bien México ha avanzado en cuestiones de atención –pues ahora los centros de salud en el país brindan tratamiento gratuito a todas las personas con este padecimiento–, en lo que se refiere al trato que reciben, incluso en esos mismos centros, aún hay mucho por avanzar.

En el encuentro, donde habló con personal de sector salud y medios de comunicación en torno a las implicaciones de la discriminación por VIH y SIDA, Panebianco responsabilizó del atraso en materia de prevención a las autoridades, quienes deberían tomar la iniciativa para frenar la epidemia.

“Es un tema que no les gusta tocar a los políticos, porque los éxitos son lentos, y eso ha llevado a una gran irresponsabilidad de autoridades federales, estatales y locales, que se han visto omisas y lentas en sus acciones en esta materia”.

Ley estatal

Panebianco aprovechó la ocasión y la presencia de los medios de comunicación para invitar a las autoridades de Veracruz a crear para el estado una ley contra la discriminación, como la que ya existe en el ámbito federal, pero que desafortunadamente no aplica en los estados.

“Ésta puede ser una excelente herramienta para enfrentar la problemática de discriminación, y no sólo por VIH y SIDA, sino la discriminación a personas con problemas de salud, discapacidad, indígenas, mujeres, niños, ancianos y todos los grupos que por alguna razón son vulnerables”.

Dijo que Veracruz podría crear un consejo estatal contra la discriminación o facultar a su Comisión Estatal de Derechos Humanos, e insistió en que mientras las autoridades no tomen la iniciativa seguirán frenándose las acciones de organismos civiles, académicos o de otras instituciones para la prevención.

“La Ley Federal se aprobó en 2004, y faculta al Gobierno Federal tanto para intervenir cuando hay situaciones de discriminación, como para realizar actividades preventivas y de sensibilización social, capacitando al personal de salud y a la gente que directa o indirectamente tiene contacto con personas infectadas, además, claro, de la sociedad”.