Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Personal suplente del Instituto de Salud Mental tiene sueldos muy bajos sin prestaciones

Personal de intendencia gana 80 pesos por turno, sin derecho a incapacidad médica; hace un año camilleros ganaban 50 pesos por turno, denuncia lector

07/04/2017

alcalorpolitico.com

32 empleados de la Secretaría de Salud que laboran en el Instituto Veracruzano de Salud Mental, la mayoría de ellos desde hace más de 4 años, prestando sus servicios en diferentes áreas de acuerdo a su perfil: Enfermería, Camilleros, Mantenimiento, Administrativos, Intendencia, Trabajo Social, Psicología y Nutrición, que desempeñan mismas funciones que el personal de contrato, base u homologado, que tienen mismas responsabilidades y obligaciones. Sin embargo, en condiciones diferentes. Es el personal suplente.

En cuanto a derechos, el personal suplente es un cero a la izquierda, prácticamente invisibles, no cuentan con prestaciones; doblan turnos, rotan por distintos horarios y servicios de acuerdo a las necesidades del hospital. Trabajan para el Sector Salud, sin embargo, no cuentan con un servicio médico, no tienen derecho a incapacidades y cuando es realmente necesario ausentarse por motivos de salud, no cuentan con pago alguno, pues sólo se les pagan los turnos trabajados. Evidentemente, no hay derecho a participar de estímulos, como puntualidad, asistencia, uniformes, etcétera, sin embargo, lo que más afecta es su salario tan bajo.

Por mencionar algunos casos, personal como intendencia, quienes apoyan en la higiene de pabellones, baños, cocina, etcétera, la mayoría de ellas madres de familia que dejan a sus hijos para ganarse 80 pesos por turno, que sumados a la quincena les aporta un ingreso de aproximadamente 900 (novecientos) pesos; personal de nutrición y psicología, que atienden pacientes, familiares, dan consultas de nutrición, psicoterapia, etcétera, con sueldos que por quincena suman un total de aproximadamente dos mil pesos; camilleros, algunos de ellos padres de familia, con sueldos cercanos a los mil pesos por quincena. Y por cierto, hay que agradecer, pues hasta hace un año, el sueldo era aun menor y personal como camilleros,

ganaban menos de 50 pesos por turno, por lo que no alcanzaba siquiera el mínimo que marcaba la ley.

Y a pesar de la falta de apoyo, la falta de empatía por las condiciones laborales en que se encuentran. La nula ayuda de parte de los sindicatos, la falta de respuesta de las autoridades de SESVER, etcétera, se continua laborando, con la esperanza de que algún día llegue un contrato para ellos y con esto la posibilidad de un mejor ingreso, de acceder a algunos derechos y que quizá después, con los años, llegue una homologación, con la conciencia de que los años laborados como suplente y como contrato no serán ya reconocidos, ya que solo cuentan después de una homologación. La esperanza de poder cubrir las necesidades mínimas de sus familias y las propias, de que el tiempo invertido halla valido la pena.

En la página de su periódico comenta que los criterios que se utilizan para publicar denuncias, es que la queja debe referirse a hechos concretos, que puedan ser verificados, es decir, que la existencia del hecho sea por si misma prueba de lo que se acusa.



Yo le invito a acudir a la institución, usted puede preguntar a cualquier persona que ahí labora y le dará informes de las condiciones laborales de los suplentes. Puede preguntar a cualquier suplente y le confirmará la necesidad que tiene de que su condición laboral mejore, ya que la actual conlleva mucho más que salario bajo y falta de prestaciones. Conlleva, problemas familiares por no contar con un ingreso que apoye realmente a la economía familiar, conlleva cierto desánimo por el tiempo transcurrido y la falta de mejora, de estabilidad laboral, etcétera.

Agradezco de antemano, la atención prestada a la presente.
Nombre: (…)
Teléfono: (...)