Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: Nacional

Reforma energética dejó a PEMEX en desventaja con empresas privadas: Diputado PRD

- Los contratos de propiedad compartida pueden hacer ganar millones a otras empresas y nada a la paraestatal

- En experiencia de otros países, esta modalidad termina en juicios por las ganancias: Miguel Alonso

Jessica L?pez M?xico, DF. 26/03/2014

alcalorpolitico.com

Es claro que la Reforma Energética ha dejado a la paraestatal en clara desventaja frente a petroleras privadas nacionales y extranjeras, para mantener la operación y exploración de la mayor parte de los campos que se encuentran en territorio nacional, advirtió el diputado Miguel Alonso Raya.

El congresista del PRD, indicó que el proceso llamado Ronda Cero, permitirá que las petroleras privadas tengan acceso a una gran parte de las reservas de hidrocarburos favorecidas por los múltiples contratos establecidos en la reforma energética.

Cabe recordar que la Ronda Cero es el proceso mediante el cual PEMEX sometió a consideración de la Secretaría de Energía la adjudicación de las áreas en exploración y los campos en producción que está en capacidad de operar, a través de asignaciones.



Además, las modalidades de contratación señaladas en el artículo cuarto transitorio de la Reforma Constitucional, son complejas y, dijo, “tienen riesgos importantes”.

“Los contratos de utilidad compartida y los contratos de producción compartida, son miembros de una misma familia contractual. La diferencia es el momento en el que el título de propiedad sobre los hidrocarburos pasa a manos privadas”, mencionó.

“En los contratos de propiedad compartida, la propiedad cambia de dueño una vez que los hidrocarburos han sido extraídos, nunca en el subsuelo. En los contratos de utilidad compartida, el reparto es en términos monetarios. La compañía extrae y vende los hidrocarburos, o los entrega al Estado, con los recursos de la venta se liquidan los costos y las utilidades de la compañía petrolera”, indicó.



En este sentido, explicó que las consecuencias son que tanto la paraestatal, así como el Gobierno no sabrán de los costos de producción y operación, por lo que las empresas podrían mentir para tener ganancias mayores.

“En estas condiciones, los costos de producción tienden a subir y las utilidades o producción a compartir se reducen de manera importante para el Estado. Es decir, hay una transferencia de renta petrolera, ya sea en efectivo o en la cantidad de hidrocarburos producidos”, explicó.



Al final, agregó que estos contratos son utilizados en Sudamérica y África, dando malos resultados para los países petroleros.

“La experiencia histórica de estas modalidades de contratación es sobrecostos sustanciales que han llevado a juicios millonarios de arbitraje internacional, renegociaciones, reestructuraciones y retrasos en la producción que han resultado en grandes pérdidas para los Estados”, concluyó.