Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Su situación laboral es incierta en la gasera

Santiago Hoz evitó una tragedia; no hay reconocimientos pero sí preocupación y tristeza

- El pasado miércoles llevó su camión con más de 30 cilindros de gas en llamas a una laguna
- A pesar de trascender la noticia a nivel nacional, sus patrones en vez de premiarlo, ya que salvo vidas y evitó una explosión de grandes dimensiones, lo podrían sancionar
- Su esposa está embarazada y ya tiene un hijo

Iv?n Garc?a Veracruz, Ver. 11/03/2010

alcalorpolitico.com

Apenas hace unas 24 horas, el señor Santiago Hoz Castillo de 29 años de edad, empleado de la gasera Soni Gas, se convirtió en un héroe, al decidir aventar su camión con 33 cilindros de gas, en llamas a una laguna, en la colonia Lagos, en la ciudad de Veracruz y ahora su jornada laboral fue incierta, además hubo imputaciones de personas que le acusan de haberse robado el gas y por esto ocurrió el incendio de los cilindros.

Esto se desmintió de forma contundente, Hoz Castillo, quien no fue presentado a declarar ante ningún Ministerio Público, ni se le denunció al respecto. “Como voy a robarle el gas, si cuando pasó el accidente iba yo solo y andaba en la calle, no es justo que se invente eso, se trató de un accidente”.

El hombre vive en una muy modesta casita de madera y lámina, en la calle de Francisco Montes de Oca número 886 y Acayucan de la colonia Chapultepec, en la ciudad de Veracruz. Ahí convive con su esposa, Nayeli Meneses de 24 años de edad, un hijo y otro que viene en camino, pues su pareja está embarazada.

Santiago Hoz Castillo se presentó a laborar de forma normal, en la planta de Soni Gas, ubicada sobre el libramiento Paso del Toro-Santa Fe, en el Municipio de Medellín de Bravo. Ahí el hombre habló con sus jefes y el gerente.

Primero le iban a dar otra camioneta de reparto, más vieja que la que hundió para evitar explotar los tanques, luego le dijeron que ya no salía y lo mantuvieron pendiente, sin poder salir, pero tampoco lo dejaban irse, manteniéndolo dentro de la gasera.

Su cara denostaba preocupación ante la incertidumbre, pues piensa que lo pueden despedir. Este medio informativo virtual acudió a preguntar a esa empresa para saber la versión y su postura, además de preguntar por Santiago Hoz Castillo.

Se nos negó la entrevista, no había nadie quien diera esa información. Sin embargo, la sorpresa fue que ahí estaba el ahora héroe, sentado en el suelo, en la caseta de la recepción, comiendo un poco de fruta picada, en un traste de plástico.

Al hombre se le venía a la mente el despido, pues tiene una esposa que mantener y un bebé que viene en camino. Sus casi siete años en la empresa y el haber salvado la vida de varias personas, no les fue suficiente a sus patrones.

El hombre se levantó y se acercó a la ventana de la recepción, y platicó con nosotros, volviendo a contar lo que hizo. ¿Ahora por qué está ahí, el señor qué no salió a trabajar hoy?, Se le cuestionó al vigilante de la caseta, respondiendo "dile porque no saliste."

- «Es que ahorita no tengo unidad»

- Y eso, ¿aquí te tienen detenido ahorita?,

- «No porque mi horario de salida es hasta las 3 de la tarde, como dije esa ocasión, hice lo que pude, ni cuenta me di, cuando traía lumbre atrás»

- ¿Tus jefes te dijeron que hiciste bien?

- En ese aspectos sí, porque era un riesgo que yo llevaba, agarré y me fui a la laguna, de hecho me iba a voltear con ella, pero me dije, no porque me iba a lastimar yo, pero a la hora de meterme y echarme reversa, me atore con el agua, y no podía desatorarme, me llegó el agua a la cintura y con la presión en la puerta, cuando iba yo abrir la puerta, entonces tuve que salir por la ventana, por los nervios estaba hasta pálido, mi familia estaba espantada».

En cuanto a su situación laboral, el empleado de la gasera dijo que sus compañeros del sindicato le mostraron su apoyo, pues ya saben de su proeza en todo el país.

Incluso sus clientes en las colonias a los que no les repartió gas, le dieron su total apoyo y le dieron su respaldo si pensaban despedirlo. Agregó que espera que no lo corran.

Santiago Hoz Castillo dijo que hubo conocidos que lo felicitaron por lo que hizo, pues tuvo mucho valor, otros hubieran dejado la unidad ahí y hubieran corrido.

- «Lo único que se me vino a la mente era llegar a la laguna y hasta donde Dios quisiera, era menor que me tocara a mí y no a la demás gente», destacó el ahora héroe sin gloria.
  • Clases a distancia
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax