Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Se avecinan movimientos sociales en todo el mundo, vaticina Alberto Olvera

-Por la crisis financiera estadounidense existe el riesgo de políticas racistas y xenofóbicas

-En México no sólo será una crisis pasajera sino que tardará muchos años en resolverse

Xalapa, Ver. 20/08/2011

alcalorpolitico.com

Ante la crisis financiera de Estados Unidos (EU) y Europa, México podría sufrir un estancamiento económico prolongado, no una crisis en sí, sino una pobreza como la que hemos experimentado por largos años, expuso el académico e investigador de la Universidad Veracruzana (UV), Alberto Olvera.

El escenario ante esta crisis es diverso según el caso particular de cada nación. Se trata, explicó Olvera, de una crisis estructural de los países capitalistas desarrollados, una crisis profunda que va a tardar muchos años en resolverse.

En el caso de Europa, algunos países están sufriendo caídas, no solamente estancamiento, como España, Portugal, Grecia e Irlanda; otros presentan cero crecimiento, como es el caso de Inglaterra y Francia; algunos tienen un desempeño poco mejor como Alemania; Italia también está cayendo en la categoría de los países con posible decrecimiento.

En cambio, los países que pueden seguir creciendo, y de hecho adonde apunta la nueva hegemonía capitalista mundial, son los del extremo Oriente: China, India, Vietnam e Indonesia, donde hay todavía un mercado interno con potencial que puede ser utilizado por sus respectivos empresarios.

América Latina y México

Los países de América Latina también tendrán una experiencia diversa, ahondó el académico e investigador de la UV. Los países que están ya vinculados desde ahora con la economía asiática mediante la venta de materias primas, probablemente logren mantener una cierta estabilidad a largo plazo, incluso un crecimiento modesto y por tanto, aislarse de esta tendencia de estancamiento mundial.

“En el caso de México no tenemos esa posibilidad porque nos hemos convertido en un país que desde el ajuste neoliberal se especializó en la exportación de manufacturas industriales y, por consiguiente, no está en condiciones de sustraerse del estancamiento norteamericano.”

Entonces, precisó: “México está en mucho mayor riesgo que los países de América del Sur, pero lo más probable es que aun en el escenario de la crisis económica internacional, el país más bien se mantenga en el estancamiento que ya de por sí lo caracteriza”.

Sin embargo, agregó, hay una apuesta posible para el caso de México: continuar con un nuevo ciclo de industrialización para la exportación en nuevas ramas industriales intensivas en mano de obra que EU necesita desplazar al sur para disminuir los costos de producción.

Un ejemplo es la industria automotriz, que en mucha mayor escala ahora debe desplazarse de EU a México, así como parte de la industria aeronáutica y posiblemente algunas otras industrias de productos de transporte –como la ferroviaria– que el vecino país del norte tendrá que desplazar para que sus empresas sobrevivan a la competencia mundial.

En ese sentido, subrayó, es posible que México sufra un estancamiento prolongado, pero no necesariamente una crisis. “Ése es el escenario más probable, básicamente porque es verdad que el endeudamiento público y privado en México es mucho menor al que tiene la economía norteamericana; por consiguiente, no es necesario un ajuste fiscal, es decir, una disminución del gasto público en México por ahora y mientras nos dure el petróleo”.

El académico e investigador explicó que en cuanto al petróleo, el problema de México más bien estará en ver cuánto duran las reservas y en qué tiempo se puede desarrollar este modelo de industrialización complementaria de EU, de una forma tal que permita suplir las divisas que ahora recibimos por el petróleo y los impuestos respectivos.

Las deudas de México

Ante el anuncio del presidente Felipe Calderón Hinojosa respecto a que la crisis estadounidense no golpearía severamente a México debido a que el país cuenta con una reserva de préstamos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, Olvera explicó que ese préstamo contingente es básicamente para proteger el tipo de cambio, es decir, no significa una deuda que México tenga ahora que ejercer y luego padecer para pagar.

“Sólo se usará si hay presiones sobre el tipo de cambio. Como México está en el área de influencia del dólar, quiere decir que nosotros estamos condenados a seguir el deterioro del dólar en términos comparativos internacionales. Pero en este momento no se me ocurre que vaya a haber ataques especulativos sobre el tipo de cambio en México porque el problema no es de nosotros sino de EU”.

El nivel de endeudamiento del Estado mexicano es de aproximadamente una tercera parte del de EU en relación al PIB. En cuanto al endeudamiento privado en EU, es cinco o seis veces superior en promedio al de México. “No estamos en crisis porque somos pobres y no tenemos capacidad de endeudarnos más”.

Simplemente, subrayó, “habría que apuntar que el riesgo sistémico es bajo, no por los méritos de la política económica (mexicana), sino porque venimos de un largo estancamiento y por eso mismo los niveles de endeudamiento son relativamente manejables. No es un mérito, más bien es el resultado de no haber hecho nada por crecer en años pasados”.

Veracruz y la pobreza

El caso de Veracruz es diferente a la situación financiera del país. Hay varios gobiernos estatales en México que se han endeudado de una manera imprudente y han rebasado sus capacidades de pago causando grandes problemas financieros locales, refirió Alberto Olvera.

“Lo que estamos viviendo en Veracruz es, guardadas las proporciones, lo que está pasando en Europa y en EU: gobiernos que tienen que recortar dramáticamente el gasto para dedicar una mayor proporción al pago de la deuda.”

Coahuila, Veracruz, Chiapas y Nuevo León son casos de endeudamiento excesivamente alto del sector público local, por lo que en estos lugares sí podría haber consecuencias dramáticas pues dado el creciente peso del gobierno estatal en la economía local, el hecho de que tenga que gastar menos tiene implicaciones serias en el empleo y en el bienestar locales, explicó.

“Aquí sí el préstamo que se pide es para pagar otro préstamo, entonces el caso del país con el caso de Veracruz no son comparables”. Esto es muy preocupante y tendrá probablemente consecuencias en el bienestar de la gente a nivel local.

“Yo creo que en Veracruz hay ya más pobres este año, pues ha bajado la inversión pública estatal. Y habrá más pobres en México en general porque no hay empleos frescos suficientes para los jóvenes que se van incorporando a la fuerza laboral.”

Pobreza y movimientos sociales

En cuanto a movimientos sociales y protestas, las cuales ya se han dado en diversos países, notoriamente en Inglaterra, Alberto Olvera advirtió que ante las crisis financieras que van de la mano con la estadounidense, viene un ciclo de grandes movimientos sociales y protestas en todo el mundo desarrollado.

El caso mexicano no será la excepción “porque estamos acumulando presiones por todos lados. El problema es que la salida a todo esto no necesariamente va a ser heroica ni como todos quisiéramos”.

En el caso de Europa central hay una derechización preocupante que puede conducir incluso a una campaña muy radical contra inmigrantes, lo mismo se está viendo en EU, un país en franca derechización con un riesgo de políticas racistas y xenófobas, ahondó.

“Creo que por lo menos en esta primera fase de la crisis internacional lo que vamos a tener es esta derechización y, en consecuencia, la agudización de toda clase de conflictos sociales, raciales y de toda índole que por supuesto nos afectarán a nosotros porque también los mexicanos en EU van a tener una condición mucho más precaria de la que tienen ahora, sin que esto implique que regresen masivamente pues EU requiere de mano de obra barata.”

Olvera explicó que ante el panorama expuesto de la extendida crisis financiera estadounidense, en México no hay muchas perspectivas de mejorar la situación y el país seguirá estancado como hasta ahora.

“La pobreza que tenemos y que es terrible continuará existiendo durante larguísimos años; la cuestión de cómo se canalizarán políticamente los conflictos que de esto puedan resultar, está en el campo de la especulación.”

Asimismo, Alberto Olvera advirtió que el sistema político actual no puede canalizar grandes conflictos sociales, de manera que se requieren reformas muy importantes que cuando menos abran nuevos espacios de participación política, pues de no hacerlo habrá una combinación de una crisis social con una crisis política.