Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Se efectúan las primeras bodas gay en el DF, asiste el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard

Las contrayentes fueron Emma y Janice, Lolkin y Judith, Jaime y David, Daniel y Temístocles, quienes acompañados de familiares y amigos, acudieron al Antiguo Palacio del Ayuntamiento en la Ciudad de México

?ngeles Godoy Morales M?xico, D.F. 11/03/2010

alcalorpolitico.com

Este medio día se llevó a cabo la primera ceremonia que unió en matrimonio a cuatro parejas pertenecientes a la comunidad Lésbico Gay Bisexual Transgénero, en el Distrito Federal, la única entidad de las 32 de la República que permite las uniones homosexuales en igualdad de derechos con las heterosexuales.

Las parejas contrayentes fueron Emma y Janice, Lolkin y Judith, Jaime y David, Daniel y Temístocles, quienes acompañados de familiares y amigos, acudieron al Antiguo Palacio del Ayuntamiento en la Ciudad de México, donde se llevó a cabo la ceremonia.

Este evento contó con la presencia del jefe de Gobierno Marcelo Ebrard; la presidenta de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, Alejandra Barrales, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia local, Édgar Elías Azar; así como diputados locales David Razú y Maricela Contreras, del PRD, y el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF, Luis González.

Quien fungió como juez fue el director del registro Civil, Hegel Cortés. Una vez que se escucharon las manifestaciones de voluntad y cumpliendo los preceptos legales, los contrayentes pasaron a firmar su acta de matrimonio.

Al término del protocolo, el juez tuvo una intervención dirigida a las parejas. Precisó que con estas uniones “se deja atrás la concepción tradicional de familia y damos paso a que dos personas sin distingo de orientación sexual e identidad de género, puedan casarse, por el simple hecho de ser precisamente, personas”.

Cortés reiteró que este acto civil es la consecución de la inagotable labor de mucho tiempo y de muchas personas por hacer efectiva la igualdad sin distinción de condición alguna.

Aclaró que estos matrimonios tienen plena validez jurídica, legal y administrativa, en todo el territorio nacional y anotó “el simple cambio de una palabra produce también un cambio en la vida de muchos, pues es a partir de este acto que se posibilita que en Distrito Federal y en el país, el matrimonio que por largo tiempo les había sido negado a algunos, sea ahora un derecho para todos”.

Afirmó que también se formaliza una familia con el mismo trato digno “y sobre todo bajo la misma protección jurídica del estado, que le otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Aseguró que la ceremonia se celebra en cumplimiento del gobierno que reconoce y respeta tanto los derechos humanos como civiles de todos sus habitantes, “pues es en la Ciudad de México donde atendemos a que estos son para las personas, para los seres en igualdad de circunstancias, evitando la segregación de grupos y el distingo entre unos y otros”.

Indicó que en una sociedad libre, justa y democrática las personas tienen derecho a escoger cómo y con quién vivir sus vidas, “esta elección implica, además de la búsqueda de la complementariedad afectiva, la formalización a través de un juramento legal que fortalece el compromiso ante la sociedad de amor, permanencia, ayuda mutua y respeto”.

Cortés recomendó a las parejas no sólo intensificar sino enriquecer su vida ya que “es la más clara manifestación de que cuando dos personas prometen amarse y cuidarse mutuamente crean un espíritu único, el cual los complementa y une en la búsqueda de la felicidad; procúrense y ante todo, siempre respeto a sí mismo y a su cónyuge”.

En su intervención, Cortés citó una frase del escritor y poeta Pérez Rojas, “defender el derecho a elegir, es un asunto que compete a todos, porque llegar al punto de elegir libremente la sexualidad es un derecho que ha costado sangre, sudor y lágrimas a las naciones modernas”.

Y concluyó al pronunciar: “En consecuencia ante las facultades que me confiere la ley y como juez central del registro civil de la Ciudad de México, los declaro unidos en legítimo matrimonio, con todos los derechos y prerrogativas que la ley les impone, muchas felicidades”.