Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Se recupera Saldaña del botellazo y entra  al debate, al aire consignó los hechos

No es poniendo a cientos de jóvenes a agredirme, como mis adversarios evitarán el cambio en Veracruz

Doris Castaneyra/ Iv?n Garc?a Veracruz, Ver. 11/06/2013

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
En un comunicado de prensa, Julio Saldaña, expanista, ahora candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la alcaldía de Veracruz, dio a conocer lo siguiente:

"Un nutrido grupo de panistas encabezado por Ricardo Bobadilla, Toño Salazar, Laura Mijangos, Ricardo Valdivia y Augusto Villanueva intentó de manera violenta impedir el acceso del candidato ciudadano abanderado por el PRD, Julio Saldaña, a las instalaciones de la XEU, estación de radio donde el día de hoy se llevó a cabo el Debate de candidatos a la alcaldía de Veracruz".

Entre empujones, puñetazos, garrotazos y todo tipo de proyectiles (vasos, botellas, etcétera) Julio Saldaña y el equipo que lo acompañaba tuvieron que abrirse paso entre los panistas agresores que a golpes causaron que el candidato perdiera el conocimiento por unos momentos, obligándole a entrar a la estación de radio por una entrada alterna.

Una vez recuperado, el candidato decidió -a pesar del fuerte dolor de cabeza que le causaron losgolpesrecibidos- no dejar de participar en el debate, pues

aseguróque "los Veracruzanos no merecen que los sigan engañando".

Ya al aire, el candidato consignó los hechos y aseguró que "antes que ir a recibir atención médica luego de la agresión que sufrimos al llegar a la estación, tenía el deber de no faltar al Debate que escuchan cientos de veracruzanos que merecen conocer una verdadera opción de cambio y por eso estoy aquí".

"No es poniendo a cientos de jóvenes a agredirme, como mis adversarios evitarán el cambio en Veracruz", concluyó Julio Saldaña.

Su equipo de campaña tuvo que hacer una valla para protegerlo, dado el coraje que sacaban con sus gritos diciéndole ¡Ratero! y aventándole billetes de juguete.