Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevenir salva vidas
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Secuestro, el duelo más difícil de poder superar: Experto en Tanatología

- La familia vive con zozobra de cuándo regresará la persona, si está viva o si ya murió: Gustavo Peterson

- Pueden pasar muchos años con dolor, tristeza, angustia, depresión esperando que les digan que ya falleció

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 31/10/2015

alcalorpolitico.com

El secuestro, en la actualidad, es el duelo más difícil de poder superar, pues la familia vive con zozobra de cuándo regresará la persona, si está viva, si ya murió, indicó el médico experto en Tanatología, Gustavo Peterson Hernández, quien agregó que con esa incertidumbre la gente puede vivir por muchos años, incluso llevársela a la tumba.

El galeno indicó que hay duelos que no son tan difíciles de superar –por considerarlo así– como por ejemplo el de una persona adulta mayor que quizá ha pasado por muchas enfermedades y ha sufrido.

Sin embargo, apuntó que hay otros sucesos que se tornan muy difíciles, siendo el que ocupa el primer lugar el secuestro “pueden pensar que ya no vive pero a la vez conserva la esperanza y a veces la gente prefiere que le digan que se murió para ya vivir su duelo”.



Los familiares del secuestrado, indicó, pueden pasar muchos años con dolor, tristeza, angustia, depresión, esperando que regrese o que llegue o que les digan que ya falleció; pero otros mueren en ese estado emocional y nunca volvieron a ver a su ser querido.

El médico destacó que otro duelo fuerte es la pérdida de una pareja de muchos años, seguida del fallecimiento de un hijo que también es muy doloroso.

Estas circunstancias tardan en sanar dos años, pero si pasa más tiempo ya se convierte en una situación enfermiza y deben consultar a un médico de confianza, al sacerdote, el psicólogo; a quien le tenga más confianza quien está sufriendo.



Finalmente, acotó que en estos tiempos la gente ya ha dado más cabida al tema tanatológico, ahora ya se atienden más las emociones “antes se aliviaba este dolor con la atención mágico-religiosa, pero ahora ya no satisface”.