Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac
V?a correo electr?nico

Transformar en caballeros a los choferes energúmenos, solución a la velocidad

- Ni semáforos inteligentes, puentes viales ni fuertes multas servirán, si no se incide en la conducta - Se necesitan programas de persuasión, duraderos, creativos y con el consenso social

Xalapa, Ver. 13/08/2008

alcalorpolitico.com

Señor Director:

Bienvenidas las multas, pero...

Debe suceder en otros lados del país, pero en Xalapa es crónico, "público y notorio". Sucede que los xalapeños, una vez al volante, transforman su personalidad y, de educados ciudadanos, se transforman en energúmenos conductores de sus automóviles. Pareciera que el auto -mientras más caro y lujoso mejor- otorga a su manejador un hálito de superioridad que le concede derechos por encima de los demás.

En Xalapa, los atenienses sienten que quien les rebasa en las calles les ofende su dignidad y amor propio, y más aún si el osado conductor va al volante de un "compacto" de modelo atrasado. Dejar pasar en los cruceros, ni pensarlo: ¿Por qué, si yo voy primero y tengo derecho de vía? ¡Los demás, que se esperen! ¿Un vocho me pasa a mi?

Ahora, y luego de muchos años de negligente espera, las autoridades municipales, por fin, tuvieron la genial idea de hacer lo que desde hace décadas se hizo ya en otras ciudades: poner letreros 1 x 1 en los cruceros. Ha costado trabajo y ahora los atenienses ya respetan la indicación. Ah, pero sólo en los cruceros donde hay letreros, porque en los demás continúa "la ley del más importante" o la "ley del yo primero".

En Xalapa se requieren programas para influir en la conducta del conductor a fin de hacerlo más civilizado y caballeroso al conducir en calles apretadas y atestadas de automóviles. No habrá semáforos inteligentes, ni puentes viales costosísimos que sean capaces de resolver problema alguno de tránsito, si los atenienses no modifican sus hábitos de conducir sus automóviles. Pero se trata de programas consistentes y duraderos, inteligentes, creativos y en consenso con las organizaciones sociales.

No bastan inocuos y anodinos mensajitos de "En Xalapa, el peatón es primero". Se requieren mensajes poderosos y el apoyo de los medios de comunicación, de todos los medios y agentes sociales. Una verdadera campaña promovida por la autoridad municipal de la materia. Ahí están los muchachos estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas de la UV. No se necesita traerlos de Monterrey o de Harvard, señor alcalde. Ahí en la UV hay talento y creatividad para la comunicación persuasiva.

Por otro lado, las "autoridades" de tránsito otorgan licencias de conducir a diestra y sinietra y a toda clase de jovenzuelos cuyos papis les prestan lujosos automóviles los fines de semana. Se trata de delincuentes en potencia sin los principios elementales de la conducción y vialidad. Creen que "manejar" es meter el clotch y la primera y la segunda, volantear, acelerar y no respetar a los demás. ¡Así salen a las calles!

Ellos creen que el auto es una patente de corso para agredir a los demás ciudadanos. No respetan a los otros automovilistas, mucho menos a los peatones. Ponen en peligro la vida de los demás y las propias. Piensan tontamente que conducir un auto les hace importantes e interesantes ante sus compañeros y, sobre todo, antes las chicas.

Desde hoy, rebasar los límites de velocidad en Xalapa costará 1,237 pesos; la medida busca eliminar los accidentes fatales que los jovenzuelos y energúmenos conductores provocan, generando pérdidas de sus vidas con inmenso dolor para sus padres y los de las víctimas, siempre inocentes.

Podrían ser las multas de 5 mil pesos, y de todos modos habrá violación a la norma. ¿Qué se necesita? Modificar la conducta del conductor generando valores y actitudes de respeto a los demás.

En las ciudades del Bajío -de San Juan del Río para arriba- uno siente que no esta en México, y mucho menos en Xalapa, por supuesto. Da la sensación de estar uno en cualquier ciudad europea, solo por la actitud de los automovilistas. Tienen años de conducir con educación y caballerosidad y todos los conductores conceden prioridad al peatón y todos pasan 1 a 1 en los cruceros. ¿Para qué quieren los semáforos?

Todos los conductores respetan las señales e indicaciones de tránsito y vialidad. En el Estado de Querétaro no se aplican multas a los infractores. No existen. ¿Para qué las quieren?

Pero en Xalapa ya vienen las multas y los acarreos, que solo aprovecharán los agentes, cuyos sueldos de hambre les alientan a "la mordida". Podrá haber cámaras ocultas, vigilancia sobrada, pero la clave está en la conducta de los automovilistas. Hay que transformarlos, de energúmenos insolentes, desvergonzados y oprobiosos, a conductores considerados, gentiles y correctos.
Los taxistas, camioneros y autobuseros.... se cuecen aparte.

Muchas gracias, Sr. Director por su gentil inserción.

Saludos fraternos

Dr. Cuauhtémoc D. Molina García
Universidad Veracruzana, Xalapa.