Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Una mujer con cáncer de seno no tiene por qué enfrentar una mutilación

- Cirujanos plásticos pueden realizar cirugías para preservar la mama
- Se han realizado un promedio de 35 operaciones a pacientes con una cirugía oncoplástica en el IMSS
- El proceso preservador de la mama afectada, debe ir acompañado de radioterapia; hay casos donde la actividad tumoral no permite esto
- "Esta enfermedad es de guerreras", expresa Marina Juárez de 61 años quien ha luchado contra el cáncer de mama

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 14/10/2013

alcalorpolitico.com

La idea de cáncer de mama sinónimo de mutilación, quedó atrás. En la actualidad las pacientes que padecen este mal tienen la opción de no perder un seno, que es una parte de su feminidad. Oncólogos plásticos así como los cirujanos plásticos pueden efectuar cirugías para preservar la mama, incluso ya se efectúan éstas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
 
El cáncer de mama hasta hace algunos años era igual a muerte y mutilación, pero al pasar el tiempo este concepto fue quedando atrás. Para este 2013 ellas no tiene por qué enfrentar la pérdida de un seno que por ende afectará su autoestima.
 
Ahora pueden entrar al quirófano con la mama y salir con ésta sin haber sido amputada. El próximo 19 de octubre es el día de la Lucha contra el Cáncer de Mama.
 
El oncólogo
 
Al respecto, el oncólogo clínico del hospital regional IMSS de Orizaba, David Gómez Rangel, aseguró que en este momento las mujeres tienen muchas esperanzas de vivir y curarse si el cáncer de mama es detectado a tiempo, además que en la actualidad la tendencia mundial es hacia la cirugía de mínima invasión, pero aclaró que hay casos donde la actividad tumoral no permite esto.
 
“Hoy se rompen los paradigmas, antes no se usaba prótesis de forma inmediata, no se podía preservar la piel, pero ahora la evidencia científica ha dado esa opción; aquí es importante la participación disciplinaria, es decir, el trabajo que se pueda hacer entre los expertos”.
 
Explicó que el proceso preservador de la mama afectada debe ir acompañado de radioterapia, pues se tiene que acabar con las células malignas y no permitir que la paciente tenga algún riesgo.
 
“Conservamos la mama, usamos la radio para evitar que regrese al mismo sitio; por eso digo que el trabajo multidisciplinario es importante, ya que aquí participan el cirujano oncólogo, el radioncólogo, el cirujano plástico, el oncólogo clínico, psicólogos”.
 
Destacó que una paciente a quien se le practique la cirugía conservadora o decida reconstruirse la mama, puede seguir sin ningún problema con sus sesiones ya sean de quimioterapia o radioterapia “aunque hay mujeres que por miedo a que les reincida piden que se les haga la mutilación, pero tienen la opción al paso de algún tiempo de reconstruirse”.
 
Las Opciones
 
La cirugía plástica para conservar la mama
 
Entrevistado sobre este tema, el cirujano plástico estético y reconstructivo, Javier de Jesús Rodríguez Lacera, explicó que dependiendo el factor pronóstico, es decir, el tamaño del tumor, el estudio del patólogo, la cantidad de ganglios, es que se puede hacer la reconstrucción  “uno como médico ve la etapa de la paciente, como 1, 2 3 A, 3B, y la 4 que es donde ya no se puede hacer casi nada. Las mejores candidatas para reconstruirles son las de etapa 1 y 2”.
 
Luego de que se le extirpa el seno pueden optar por la reconstrucción, pero destacó que sí hay requisitos para este proceso, entre los que enunció: la edad, que no debe ser de más de 65 años; otra es que no tenga un pronóstico difícil, que esté controlada su diabetes, que no tenga cardiopatía y que el tumor no haya sido muy agresivo.
 
Apuntó que aquí se tiene que hacer un trabajo muy coordinado con médicos de otras especialidades, por ejemplo con el oncólogo (experto en tumores malignos y benignos) y oncólogo cirujano, quienes deberán dar su diagnóstico de la paciente, es decir, en qué etapa está para saber si es candidata o no.
 
Rodríguez Lacera detalló que la cirugía reconstructiva puede ser inmediata o tardía. Para el primer caso se puede trasladar tejido de la espalda o del abdomen “podemos trasladar el tejido de la espalda, pero como luego no nos alcanza a dar el volumen de la mama, entonces para dar volumen ponemos un implante, o puede ser tejido del abdomen”.
 
En tanto para la reconstrucción tardía se usan los expansores tisulares, que es un globo pequeño que se pone debajo de la piel y del músculo, se infla semanalmente hasta llegar al volumen de la mama y después se cambia éste por una prótesis. Los implantes que se colocan tendrían que cambiarse a los 20 años.
 
“El método de expansor, si quiero hacerlo con implantes primero se pone el expansor y lo vamos inflando con una jeringa cada semana, infiltramos de cien mililitros y vamos ganando tejido, esto se hace  durante tres meses”.
 
Sin embargo, destacó que el trabajo de reconstrucción no sólo queda en que la mujer vuelva a tener un seno, sino en la estética de éste, es decir, que se reconstruya la areola y pezón, el cual se hace seis meses después de la cirugía.
 
“Primero se hace la reconstrucción del montículo y medio año después el refinamiento que es el pezón y volver la mama contra lateral al mismo tiempo. Para hacerlo se toma piel de la zona inguinal o se puede tatuar el pezón”.
 
Destacó que ante la indecisión de las mujeres de volverse a operar para reconstruirse, es que se convierte en necesario que ésta se haga de manera inmediata, es decir, en el mismo momento que efectuó su trabajo el oncólogo.
 
El oncólogo plástico 
 
Sobre este tema, Mario Cerón, quien es médico del hospital del IMSS en Córdoba y cuya especialidad es cirujano oncoplástico, destacó que la mujer debe conocer que en muchos casos ya no es necesario perder toda la mama para poder erradicar el cáncer de este tipo.
 
Comentó que en este nosocomio ya se están haciendo cirugías preservadoras “hacemos un abordaje oncoplástico, por la axila, mamarios y no dejamos cicatrices, y las dejamos simétricas y no pierden la mama”.
 
Desde su perspectiva y especialidad, acentuó que las candidatas son las mujeres cuyo tumor no mide más de 3 centímetros, en dado caso que sea mayor el tamaño se hace uso de la quimioterapia para que reduzca hasta desaparecer, después se hace la cirugía conservadora y no se pierde el seno.
 
Ahora, en el caso de que la mujer tiene un tumor canceroso y ganglios infectados, apuntó que se está efectuando un proceso muy novedoso que consiste en no hacer la disección radical de axila “hay un método que se llama ganglio centinela, si ése sale positivo se hace la disección de la axila, si no ya no se hace nada y así las pacientes ya no tiene el brazo grueso, que se llama linfedema”.
 
Y es que explicó que en el pasado las damas perdían el seno, se enfrentaban a cicatrices grandes y traumáticas que abarcaban hasta la axila y en la parte de la espalda a la altura de éstas quedaba un colgajo de carne, por ende el brazo del lado de la mama afectada hinchado para toda la vida.
 
Incluso el especialista recordó que antes un tumor que estaba detrás del pezón era causa de una mastectomía (extirpación de la mama) pero ahora ya no “de tal manera que el asunto para la mujeres de cáncer mamario, ha cambiado, porque se hacían grandes cirugías, se dejaba mucha asimetría, pero ahora esto quedó atrás”.
 
Por eso ahora la opción es la cirugía oncoplástica, ésta consiste en conservar la mama y dejarlas iguales las dos “la operada reduce su tamaño, pero se simetrizan las dos, de hecho en el IMSS desde hace dos años la estamos haciendo, llevamos ya un promedio de 35 pacientes que se les ha hecho esta operación de conservación”.
 
Las edades de las féminas que han sido operadas con esta nueva opción van desde los 30 hasta los 60 años, la recuperación es un poco más fácil que una cirugía de amputación y aunque son costosas en el sector privado ahora las derechohabientes del IMSS ya tienen esa alternativa.
 
Marina, una historia de reconstrucción, de vencimiento del cáncer de mama y vida
 
Ella es Marina Juárez, una mujer que su vida se alargó luego de luchar contra el cáncer, ahora a sus 61 años de edad goza de buena salud y de su estética femenina.
 
La paciente relató que el 27 de abril de 2007 cuando iba al mercado sintió “un tirón” en la mama derecha, lo cual le provocó molestia en esa parte de su cuerpo, fue ahí cuando al hacerse una leve revisión detectó que tenía una bolita pequeña pero sí se sentía y acudió a una consulta con médico privado, éste le ordenó estudios “en el ultrasonido se evidenció que había cáncer, que debía hacerme una biopsia”.
 
Por economía, por temor de que se requirieran más estudios y procesos, además de que confió en la buena atención del IMSS, acudió con especialistas de éste y siguió el tratamiento debido.
 
El 11 de junio la operaron, le extirparon su tumor que por cierto era del tamaño de un chícharo y su tratamiento fue de seis sesiones de quimioterapia y 25 de radiación “no me quitaron en ese entonces la mama; después me salió otra bola y vuelvo a entrar a cirugía pero no me cerró ya la herida, sólo un punto, y ahí empezó el problema, pasó el tiempo y se me infectó por abajo y se me quedó el hoyo, no me cerró y me tuvieron que quitar la mama”.
 
Al no haber otra opción más que extirpar el seno, ella se sintió en conflicto emocional, pues sabía que salvaría la vida pero que perdería un miembro importante de su cuerpo y la mutilaron.
 
Pero el médico tratante la envió a consulta con el cirujano plástico del hospital del instituto en Orizaba, quien le ofreció la opción de reconstruirle la mama, se sometió a un proceso que duró cinco horas.
 
“Pero bien valió la pena. La decisión es personal, tiene que ver con el ego de uno mismo. Yo aproveché la oportunidad. El tiempo de recuperación fue largo, pero les diría a las mujeres, que debemos luchar por vivir y hacerlo bien; esta enfermedad es de guerreras, porque el impacto de verse cómo quedó uno, cuesta mucho trabajo aceptar que es una parte que se fue, que no tenía ya, me sentía mutilada”, relató.
 
Ellas que enfrentan el cáncer de mama, ya no están solas, sin duda tienen la fe para seguir adelante, el apoyo de su familia, pero también la ayuda de los médicos quienes vivirán a su lado la lucha contra el mal y más aún que les ofrecen opciones para no perder su estética característica de mujer.
 
Por aquellas que en el pasado lucharon y fueron mutiladas, por las que no pudieron ganarle la guerra a este mal, por quienes enfrentan este padecimiento en la actualidad, y para prevenir e informar a todas las féminas, alcalorpolitico.com dedica este material.
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Seguimos trabajando