Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevención de ahogamientos
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

UV no debe imponer, urgen comunicación y consultas: Alejandro de la Fuente

- El director de la Facultad de Derecho, aspirante a la Rectoría, plantea ampliar redes de comunicación

- Cada región debe ser responsable de sus proyectos, “no que sean imposición”

- Deberán reiniciar trabajos para nuevo Anteproyecto de Ley Orgánica, adelanta

- UV no sabe en qué trabajan egresados; institución debe abrirles puertas con vinculación

Teresa Arroyo Gopar / Guadalupe H. Mar Xalapa, Ver. 26/07/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Ampliar las redes de comunicación entre la comunidad, descentralización, armonización legislativa y normativa, vinculación, fortalecimiento de los órganos de autocontrol, revisión del MEIF; la no violencia y discriminación, así como el respeto a los derechos laborales y dignificación de las instalaciones, son algunos de los puntos contemplados en el plan de trabajo “Disciplina y Excelencia”, que propone el doctor Alejandro de la Fuente Alonso, director de la Facultad de Derecho y aspirante a la Rectoría de la Universidad Veracruzana (UV).

El oriundo de Minatitlán, egresado de la carrera de Derecho en la Universidad Veracruzana, con maestría y doctorado en la UNAM, considera que sus experiencias en el terreno profesional y al frente de la administración de la mencionada Facultad le han permitido conocer las fortalezas y debilidades de la UV, por ende, las formas para afrontar los retos con disciplina y excelencia.

De entrada, dijo que le gustaría dirigir los destinos de la máxima casa de estudios porque considera que tiene la fortaleza necesaria y sobre todo, la disciplina para poder llegar a coordinar los esfuerzos y sacar adelante a la Universidad, de la que comentó, “ha tenido muchos avances, no se trata de derrumbar todo y reiniciar, sino de tomar la base en la que nos encontramos y poder superar nuestros retos; yo creo que el apoyo, sobre todo de nuestra comunidad, va a ser fundamental para salir adelante”.



¿Qué lo motivo a inscribirse ante la Junta de Gobierno como aspirante a la Rectoría?

“Creo que el perfil es idóneo, esa formación jurídica va a ser fundamental y la formación económica también, porque va a permitir tener una visión de hacia dónde podemos ir y coordinar los esfuerzos; aquí no es una cuestión de privilegios, no es una cuestión de tener una idea y que esa es la que se va a materializar, no, la cuestión es consensuar cuál es la idea del rumbo que debe tener nuestra Universidad”.

El maestro en Economía Financiera aclaró que detrás de su aspiración, no hay ningún grupo político o padrino que lo impulse para llegar a la Rectoría.



“No formo parte de un grupo, formar parte de un grupo es que otro lo vea como un enemigo, que lo vea como alguien que no colabora con ellos, entonces lo esencial es mantener abiertas las puertas para todos y la no pertenencia a un grupo en particular, yo creo que es fundamental para que no haya esas reticencias, o esos odios del pasado; así llegué yo a la facultad de Derecho porque no formo parte de ningún grupo y ha habido exactamente estabilidad porque todo mundo finalmente tiene la misma atención, la política es de puertas abiertas, yo no recibo a mis amigos porque lo son todos, son mis compañeros, todos somos universitarios”.

“Lo esencial es tener el apoyo de la comunidad, imposiciones yo creo que no se dan en esta Universidad, ya no es posible la intromisión del poder, la Junta de Gobierno no se va a dejar manipular, yo sé que tengo la oportunidad de lograrlo y se pronuncian precisamente parte de la comunidad, alumnos, profesores, agrupaciones del medio que me conocen que son los abogados, que me dijeron que tomara la decisión, entonces después de pensarlo y cabildearlo dije, pues sí creo cumplo los requisitos y tengo una visión clara de mi Universidad”.

“Pero no yo no creo aquí en padrinos, ni creo en grupos políticos, parte de mi idea del trabajo que tengo, del trabajo colaborativo, yo creo que el perfil de un Rector es ser una persona abierta, creativo y que además sea tolerante, entonces eso permite que se abra el diálogo con cualquier tipo de visión, cualquier tipo de opinión que tenga la posibilidad de esa vinculación; me decían oiga cómo es posible que llegue usted a las seis de la mañana a la facultad y se va a las nueve de la noche, pues es que las cosas para que funciones hay que ver que se abra la puerta y que se cierre”, insistió el doctor en Derecho, con 14 años de antigüedad en la Universidad.



¿Qué opinión tiene de los otros académicos e investigadores que como usted también aspiran llegar a la Rectoría de la UV?, fue otra interrogante planteada al también especialista en Derecho Procesal Penal Acusatorio.

“Un número cabalístico 13, hay 13 aspirantes, yo creo que todos tenemos los perfiles, tenemos hombres y mujeres bajo una legítima aspiración, creo que todos con la búsqueda de mejorar a nuestra Universidad; creo que la Junta de Gobierno tiene una labor difícil y estoy seguro de que se va a buscar lo mejor para la Universidad”.

En caso de que usted fuera el designado ¿invitaría a otros aspirantes a formar parte de su administración o retomaría algunas de sus propuestas?



“Creo que si ellos tienen las propuestas, ellos saben cómo es que se pueden desarrollar y sobre todo, estamos hablando de que juntos tenemos que mejorar nuestra Universidad, no se trata aquí de que hay en realidad conflicto, sino todos somos universitarios que tenemos el mismo objetivo, no veo por qué no invitarlos, ya depende de cada quien si se quiere incorporar, creo que todos están invitados, todos forman parte y tienen el conocimiento de la Universidad desde diferentes ámbitos, entonces, claro que deben formar parte de este esfuerzo, aquí no es una cuestión de enfrentamientos y se trata precisamente de sumar, no de restar”.

¿Podría detallar los puntos que engloban su propuesta de trabajo?

“Lo he titulado ‘Disciplina y excelencia’, yo entiendo la disciplina como esa actitud que tenemos diariamente de hacer las cosas poco a poco, pero sin tregua para alcanzar un objetivo, nosotros somos disciplinados y vamos paso a paso, tampoco nos aceleramos porque a veces perdemos el rumbo, vamos poco a poco y yo creo que así debemos ser, disciplinados para lograrlo y ¿cuál es nuestra meta? tener excelencia, sin cambiar la visión. Antes nos decíamos: debemos tener calidad, y la calidad es un índice, pero ahora cuando hablamos de excelencia es una percepción, la idea es que nosotros podamos llegar esta excelencia”.



El primer punto se refiere a las redes de comunicación entre la comunidad universitaria.

“Ampliando las redes de comunicación entre nuestra comunidad, es necesario que todos participen que se hagan consultas, que no se hagan imposiciones, cuando nosotros queremos imponer algo finalmente no funciona, porque la gente lo hace sin ganas, cuando cada quien se hace responsable de sus propios proyectos el logro ahí está, entonces vamos a hacer que las regiones se hagan responsables de sus proyectos no que sean imposición de alguien que se le ocurrió en un escritorio ajeno, eso es fundamental.

“Abrir los vasos comunicantes eso lo debemos tener en nuestra legislación, no es que lo conceda quien llegue a ser Rector, sino la propia ley lo exige y establece que la toma de decisiones en las Universidades se debe hacer previa consulta exhaustiva a la comunidad a la que pertenece, eso no es de gustos, es una obligación y la tenemos que materializar adecuadamente en nuestra propia normatividad; formo parte de la comisión que elaboró el anteproyecto de Ley Orgánica, tenemos que reiniciar trabajos, se hizo hace dos años, se presentó a la Legislatura y no paso porque era necesario esperar esta Ley (General de Educación Superior), ahora tenemos que hacer nuevamente la consulta, reiniciar los trabajos, ver qué de eso funciona y adecuarlo a esta nueva visión de Universidad que nos da el Estado”.



El segundo punto tiene que ver con lo que De La Fuente Alonso denomina armonización.

“Es un elemento también fundamental, armonización legislativa y normativa, tenemos que plasmar todo eso en la normatividad universitaria para que haya responsable, para que ya quede como parte de esto, como parte de la estructura universitaria, tenemos que atender el modelo educativo institucional porque sabemos que ya ha superado varios años y que existen dos o tres estudios que lo marcan, que hay necesidades, tenemos las inconformidades de los alumnos, de los académicos, ya es momento de dar la atención, yo creo que el modelo educativo es algo que tenemos que atender, se tiene que modificar.

“Pero además estamos hablando del modelo en general y las particularidades porque no es lo mismo el área de Humanidades, que el área técnica, que el área Ciencias de la Salud, necesitamos que participe la comunidad, diciéndonos qué es lo que necesita cada uno, si nosotros queremos hacer una generalidad ahí es donde falla porque son totalmente diferente las necesidades de unos y de otros, entonces eso es lo que se está buscando hacer esa modificación”, puntualizó el también especialista en materia de amparo.



Contextualizo un poco más respecto a la armonización:

“Que podamos tener elementos transversales que hagan que tengamos una vida más digna y completa, si la idea de la Universidad pública en general, de la Universidad Veracruzana en particular, es que tengamos mejores ciudadanos, más participativos y una sociedad más sana es decir, que haya impacto, pues entonces debemos pensar en la sustentabilidad, pensar en el aspecto multicultural, que ya contamos con una Universidad Veracruzana Intercultural, pero tenemos también que ver que nos convirtamos en líderes no solamente en la región, sino nacional e internacional. Además de lograr la internacionalización del currículo para que podamos asumir la capacidad de acomodarnos en cualquier lugar y poder ser un referente.

“Con esto me refiero a que nosotros egresamos alumnos y no tenemos a ciencia cierta la seguridad de que se están acomodando en lo que se prepararon, tal vez llevan a cabo otras funciones que no son aquellas que les dimos como preparación, eso no podemos decir que es un logro, más bien es un problema; entonces tenemos que atenderlo, antes el proceso de vinculación era una tradición que donde iban a desempeñar su servicio social los contrataran, de un tiempo para acá no ha sido así, liberan el servicio social y adiós, tenemos que ver que ese proceso de vinculación abra esas puertas y no solamente a nivel nacional, incluso para que sean reconocidos en otras instancias, ya hemos avanzado, por eso digo que no todo esté mal, sino vamos a retomar eso que ya existe”.



“Tenemos que armonizar, porque eso nos va a dar a nosotros la posibilidad con el sustento jurídico, de atender precisamente el modelo educativo institucional, es fundamental, nos lo están exigiendo los diferentes programas. Hacer la armonización para lograr que nuestra oferta académica sea pertinente y lo vamos a lograr a través de la descentralización, al mismo tiempo hay que hacer varias cosas y estamos haciendo la consulta a nuestra comunidad para saber qué es lo que debe tener la ley, de una vez que nos digan cuáles son sus necesidades para destinar los recursos, porque aquí es cuestión de destino de recursos para la infraestructura y los elementos”.

¿A qué se refiere cuando habla de descentralización, el otro punto de su propuesta?

“Tenemos el reto de descentralizar, de fortalecer las regiones universitarias, yo creo en ello y en el hacer la armonización. Históricamente tenemos, a partir de marzo de este año, una Ley General de Educación Superior, es la primera vez que se está viendo a esa Ley desde la visión de los estudiantes, ahora tenemos como elemento fundamental que haya una mayor cobertura y además que sea gratuita, entonces está cambiando la visión, ahora no se trata de una cuestión que se tenga que medir en forma cuantitativa, sino cualitativa; ya no es suficiente tener índices, sino ahora tenemos que ver cuál es la percepción del servicio que prestamos.



“Y esa percepción es la de los alumnos, es la de los trabajadores y sobre todo de la sociedad, ¿qué impacto está teniendo nuestra Universidad dentro de la sociedad? La Universidad no es la que va a solucionar los problemas, pero nos debemos convertir en socios estratégicos para darles el material científico, el material académico, para que se puedan resolver las problemáticas.

“Nosotros tenemos que ver cómo la vamos a sustentar, pero la autonomía es de docencia, la autonomía de gestión, la autonomía financiera, no quiere decir que nos aislemos no, es una cuestión de que seamos diferentes, somos sociedad y estamos preocupados por los mismos problemas, yo creo que esa es la principal motivación, de qué forma nosotros podemos hacer realidad esta autonomía, cómo nos vamos a vincular para obtener recursos y para darle a la sociedad”.

Aunado a lo anterior, el entrevistado consideró que la Universidad debe de ofrecer una oferta pertinente, adecuada a las necesidades de educación regional, no se trata de brindar lo mismo en todas las regiones, se tiene que saber qué es lo que se requiere, para con base en ello hacer la oferta educativa y evitar así la movilidad innecesaria de los estudiantes, además de que también será necesario invertir en laboratorios para lograr una vinculación socialmente responsable y oportuna a las necesidades del entorno.



¿El fortalecimiento de los órganos de autocontrol es otro aspecto contemplado en su plan de trabajo?

“Primero, tenemos que autocontrolarnos nosotros para poder tener esa percepción hacia afuera, ¿qué son los órganos de autocontrol? nuestra Contraloría Interna y nuestra Defensoría de los Derechos Universitarios, que han sido un referente nacional, pero que todavía podemos darles mayores facultades, también a la Coordinación de Género; creo que tenemos que ir fortaleciendo todos estos órganos internos que nos permiten ir viendo cómo se van dando las cosas sin perjuicio de la intervención que tiene nuestra Junta de Gobierno, la cual tenemos también que fortalecer, no se trata de quitarle facultades no, por el contrario, que las políticas universitarias sean las efectivas, darles mayores facultades”.

Sobre la discriminación y la no violencia, temas incluidos también en su propuesta dijo:



“No podemos permitir que haya ningún tipo de violencia y a veces se ha tratado de colocar solamente en el aspecto de género, decimos vamos eliminar las diferencias en cuanto a género, pero ahí no se acaban las cosas, comentaba de nuestra Universidad Intercultural, bueno tenemos discriminación por origen, porque es de un pueblo originario ya no lo tratan igual, que porque tiene una preferencia diferente ya no lo tratan igual, no, eso no lo podemos permitir en un espacio universitario porque eso forma cultura, entonces, es lo que tenemos que evitar. Hemos tenido avances porque tenemos una Coordinación de Género, por ejemplo, pero ahora lo que tenemos que agregar es el aspecto de ser inter seccionales, es decir, de ver todos los elementos que provocan discriminación y evitarlos”.

“Tenemos que cuidar eso, no es una cuestión de moda, tenemos que ver que no haya violencia de ningún tipo y además contamos con un programa por ejemplo, de comedores eso debe ser una cuestión que se debe generalizar, porque también tenemos que prepararlos en cómo alimentarse sanamente y hacer ejercicio, poseemos instalaciones deportivas, vamos a aprovecharlas, tenemos el AFEL en donde ellos pueden obtener créditos haciendo deporte, practicando algún tipo de actividad artística, pues entonces vamos a hacerlo que sea más práctico, en la formación de los alumnos, en la participación de los profesores en actividades deportivas, creo que eso es esencial”.

Explicó que estos puntos son fundamentales en su plan de trabajo que engloba todos los aspectos, entre los que destaca también el respeto y dignificación de las instalaciones, el respeto a todos los trabajadores, a los alumnos, a la comunidad en general, pero sobre todo la dignificación en los espacios del personal que antes de la pandemia trabajaba en condiciones muy difíciles y que se debe de ir mejorando.



De la relación con los sindicatos externó:

“De respeto sin lugar a dudas, yo creo que tenemos que ver cuáles son las necesidades que ellos nos están planteando, pero ante todo, tenemos que anticipar, no podemos ser reactivos, sino que tenemos que ser proactivos, por eso yo hablaba de tener la experiencia de la gestión administrativa, de la docencia, de la investigación, si no he sido investigador y no he bajado proyectos CONACYT, entonces yo no sé cuánto se demoran los que se dedican a la administración para darnos el dinero, si yo no he tenido la administración de una institución educativa como esta, yo no sé cuáles son las necesidades de mis alumnos, no puedo comprender la necesidad de los profesores, del personal administrativo, bueno pues, eso es lo que hará esa experiencia.



“Sé que la administración está para servir precisamente a todos, hacer necesidades y eso es lo que yo llamo percepción, cambiar precisamente esa visión, la administración no es sino un apoyo a esos elementos fundamentales que son docencia, investigación y difusión de la cultura; nosotros tenemos grupos culturales que han sido embajadores en el mundo, entonces, vamos nuevamente a recuperarlos, lo seguimos teniendo sin embargo, los aspectos administrativos han hecho que ya no se destaquen, entonces hay que modificar la administración. No digo que esté mal, lo que digo es que hay que modificarla”, expuso el aspirante a la Rectoría.

¿Se simplificarán los procesos administrativos?

“Así es, hay que simplificar procesos y hacerlos ágiles y además darle el ámbito de responsabilidad a cada uno, si yo soy investigador y he bajado recursos, yo me hago responsable del recurso, entonces por qué necesito que alguien más me lo administre. Estamos acostumbrados a que le mandamos al CONACYT nuestro proyecto, los costos y cuando vienen a ver las adquisiciones salen al doble de precio, entonces lo que queríamos hacer ya no salió. Vamos a darle ese punto de confianza. Hazlo claro, te vamos a auxiliar porque hay que cumplir una serie de requisitos que no estás acostumbrado, no es lo tuyo, dedícate a lo tuyo y nosotros te auxiliamos”.



Consideró que es necesaria la participación de la comunidad, sobre todo, porque con la pandemia se puede observar que la Universidad puede tener alumnos presenciales y virtuales, esto permitirá aumentar la matricula de estudiantes, pero se necesita según detalló, estipularlo en la ley para que todos los estudiantes estén en igualdad de circunstancias y se pueda capacitar a profesores en el uso de las tecnologías, para que utilicen estas herramientas como instrumento educativo.

De la administración de la Rectora Sara Ladrón de Guevara, indicó:

“Fue una administración que tuvo verdaderos retos y que tomando en cuenta cuál era la visión de la educación superior en estos ocho años, hizo muy buenos avances, tenemos una Universidad saneada financieramente que es un elemento fundamental de la autonomía, ese era un reto fundamental; tuvimos grandes avances en la fortaleza a la disminución de la violencia dentro de la Universidad, también eso es fundamental, les decía no es que estemos iniciando de ceros, sino que tenemos que retomar todo esto, el avance que ha habido en la internacionalización, que esos son precisamente los elementos que tenemos ahora que detonar o consolidar. Fue una buena administración como en todo, a la mejor con algunos detalles, tenemos que retomar la bueno y adelante.



Para finalizar se refirió a la comunidad universitaria, de quién dijo debe confiar en la Junta de Gobierno y en el procedimiento transparente y abierto para la designación del próximo Rector y los exhortó a participar para que conozcan las propuestas de cada uno de los aspirantes y con base en ello aporten sus puntos de vista a los integrantes de la Junta, que necesitan conocer lo que piensa y siente la comunidad académica sobre los proyectos planteados, por quienes buscan la Rectoría de la UV para el periodo 2021-2025.