Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Veracruzanos se convierten en inventores que sorprenden a grandes empresas

- Diseñan soluciones a problemas: crean aparatos, mecanismos o adaptan dispositivos y se las compran

- Jóvenes egresados de tecnológicos y otras instituciones públicas de educación superior trabajan en Xalapa

- Conviven en el proyecto de iLab, un centro de innovación que ha logrado 37 patentes nacionales

?ngeles Gonz?lez Ceballos/Exclusiva Xalapa, Ver. 03/03/2015

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Trabaja con éxito “iLab”, el centro de innovación que arrancó hace un año y ya cuenta con más de 37 patentes en el país, ello gracias al empoderamiento logrado por un grupo de estudiantes emprendedores, innovadores que fueron seleccionados, “reclutados”, de las instituciones públicas de educación superior para desarrollar en tan sólo cuatro meses, una tecnología que sea innovadora, económicamente viable, trabajando cada uno (una) por decisión propia, hasta 16 horas al día, los siete días de la semana.

Y 37 patentes registradas en un año pueden parecer pocas o muchas, según el criterio con que se midan pero va el dato: antes de que iniciara a trabajar el iLab, los creadores veracruzanos registraban un promedio de 8 patentes.

Se trata de jóvenes veracruzanos, chavos y chavas, de muy diversas carreras no sólo relacionadas con la tecnología o la informática, sino que hay de prácticamente todas las disciplinas del saber, hasta diseñadores gráficos o educadores en educación física, ingenieros químicos, programadores, ingenieros industriales, etcétera y, curiosa o circunstancialmente, la mayoría procede de los tecnológicos que se han creado en diversos municipios veracruzanos, también hay, los menos, de la Universidad Veracruzana y alguna de la UPAV.

No se trata de “cerebritos” en el sentido que popularmente se decía de los jóvenes estudiosos, o “matados” o “nerds”, como se dice en el argot moderno, sino que son jóvenes “reclutados” en Poza Rica, Tantoyuca, Orizaba, Veracruz, Acayucan, nada distintos a cualquier alumno de una institución pública.

Y llegan a un edificio moderno, pequeño pero bien diseñado, donde pueden hacer lo que gusten, hasta rayar las paredes con sus apuntes o exponer sin miedo sus ideas en pegotes sobre los cristales, donde sostienen diálogos con expertos de diversas disciplinas que tienen experiencia en la investigación, en la aportación de soluciones, donde los jóvenes primero piensan qué pueden cambiar de este mundo, exponen sus inquietudes, planean su trabajo, pulen sus iniciativas o inclusive las cambian y, en una lucha contra el tiempo, empiezan a perfilar un invento, en el sentido literal de la palabra, crean aparatos, imaginan soluciones que no existen, buscan, preguntan a los expertos, piden materiales o dispositivos que a veces deben conseguirse en Japón, en algún país de Europa o Estados Unidos y trabajan, trabajan, porque el plazo vence a los 4 meses.

Y lo logran, lo han logrado ya varias decenas de jóvenes que en grupos que se renuevan al vencer el plazo, se han ido con sus inventos pero, no para guardarlos en algún rincón ni como el logro de un trabajo manual sino que deben registrarlo, patentarlo y claro, venderlo a alguna empresa que se interese por su invento.

Su invento no se lo apropia el iLab, sino que la propiedad intelectual de los proyectos les pertenece a esos jóvenes, de la misma forma que la propiedad legal. Los que egresan lo hacen con un registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Los creadores de este proyecto, tomaron cursos en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts – institución número uno en desarrollo de patentes y premios Nóbel), mismos que cuando presentaron su proyecto de crear un centro de innovación como el que hoy existe en Xalapa, para que en sólo cuatro meses generaran, no tan sólo los proyectos, sino los productos de esos proyectos, fueron tachados de locos.

Aún así, frente a otros estudiantes de Finlandia, China, Escocia, España y Turquía los dos mexicanos al final fueron de los más destacados y ahora habrá más centros de este tipo en todas las entidades de nuestro país.

Este lunes en un recorrido que alcalorpolitico.com llevó a cabo por las instalaciones de iLab con su director, Víctor Moctezuma Aguirre y el delegado de Economía, José Antonio Mansur Beltrán, emprendedores de proyecto, este periódico en línea pudo conocer algunos de los proyectos en los que actualmente trabajan los innovadores.

Por citar un ejemplo, ya concretaron con la empresa Bayer un negocio para producir un dispositivo que detecte la roya con anticipación, antes de que se desarrolle y mate a las plantas, de modo que con poca inversión se “curen” las plantas que sean atacadas por la plaga en una etapa incipiente y no actuar cuando ya las plantaciones requieren de fumigación generalizada y con ello no sólo se pueda evitar la expansión de la plaga sino también las grandes erogaciones que se hacen para combatirla y con poco éxito.

La empresa ya está por firmar los contratos respectivos, ahora que los jóvenes que desarrollaron el concepto, están en la fase de consolidación de su creación.

En un año que lleva trabajando iLab, tras la visión y el apoyo de la presidenta del DIF Estatal, Karime Macías, para impulsar a todos aquellos estudiantes que no tan sólo fueran talentosos, sino ingeniosos; este lugar se ha convertido en un punto de referencia nacional.

Antes de continuar con este recorrido y contar lo que vimos, escuchamos y conocimos, es pertinente decir que para quienes deseen ingresar aquí como innovadores, lo primero que hace iLab es recorrer las instituciones de educación superior para invitar a los estudiantes a sumarse al proyecto, pero no sólo se trata de llegar y tocar la puerta, se trata de pasar por una serie de filtros, convencer a los directivos de por qué podrían formar parte de esta especie de incubadora de ideas, “buscamos a la gente no por sus calificaciones, sino por sus capacidades”.

Todo aquel que inicia el camino, una vez que es aceptado, recibe una beca de 50 mil pesos y en cuatro meses, habrá tenido que desarrollar su proyecto, demostrar la viabilidad que tendrá en el mercado y posteriormente cuando haya encontrado su vinculación en el mercado, restituyan el fondo de becas, con ello, otro estudiante podrá seguir el mismo camino.

Víctor Moctezuma definió que iLab es un concepto único en todo el País y se hizo pensando en cómo desarrollar no tan sólo la creatividad, sino transformar esa creatividad en innovación.

“Literalmente nos metimos a analizar cómo podíamos hacer algo que despertara la capacidad de emprender de los jóvenes estudiantes de escuelas públicas y a través de esto, se pudieran hacer proyectos económicos viables en cuatro meses. Cuando presentamos nuestras ideas a nuestros profesores en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) nos dijeron que estábamos locos, se burlaron, literal”, recordó.

Y sin embargo, ahora Veracruz es el único estado que tiene en toda Latinoamérica un convenio firmado con el MIT para recibir el apoyo de 1.5 millones de dólares, con lo cual permite que alumnos y profesores veracruzanos trabajen con personal del MIT.

En ese momento Víctor Moctezuma adelantó que en breve estarán en Xalapa investigadores del MIT para trabajar en proyectos del INECOL.

Cada uno de los cuatro pisos de iLab tiene un ambiente específico, uno de éstos son aulas, con biblioteca, “todo se mueve, todo tiene un sabor muy particular, porque lo que se busca es que sea un espacio de creación”.

De las 9 de la mañana a las 6 de la tarde, los estudiantes de iLab están con directores de compañías o con consultores de la Ciudad de México, gente que sabe cómo se ejecutan los temas en la vida real.

Y posteriormente, desde las 6 de la tarde hasta que aguantan, están con otro equipo que les ayuda a aterrizar sus negocios, “literal, es un promedio de hasta 16 horas diarias las que trabajan”.

Durante las primeras dos semanas, los estudiantes se la pasan pensando sobre qué idea van a trabajar, posteriormente, cuando la idea está definida y aprobada para todos, se avanza en cómo lograrlo.

Por adelantar otra de las ideas en la que ya trabajan los chicos egresados de los diversos institutos tecnológicos del Estado, de la Universidad Veracruzana, tiene que ver con la creación de un brassier que detecte el cáncer de mama.

En la siguiente entrega se darán a conocer en que otras ideas trabajan los estudiantes de iLab y la vinculación que han logrado de manera exitosa.