Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Xalapeños decepcionados ante la derrota de México ante Argentina

- Se congregaron en Plaza Lerdo con candidatos de la “Coalición Veracruz Para Adelante" para ver el partido

- Les tocó gorra playera y balones que regalaron los candidatos

Jessica L?pez Tapia Xalapa, Ver. 27/06/2010

alcalorpolitico.com

La predominante en este partido fue la decepción y los ya acostumbrados pleitos entre la gente por obtener el balón, la playera, la gorra o lo que sea que regalaran los candidatos.

La convocatoria para el partido de México contra Argentina fue mas amplia que la de los otros partidos, la Plaza Lerdo estaba llena de aficionados a la Selección Mexicana, playeras verdes había por todos lados, padres de familia acudieron con la esperanza de que el equipo de su país ganara esta vez.

Hasta los candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la alcaldía y diputación de Xalapa urbano y rural, Elizabeth Morales, Américo Zúñiga y Carlos Aceves, respectivamente, se encontraban en primera fila para ver el partido mas esperado del año.

Todos los espacios del primer cuadro servían como gradas, las escalinatas a la catedral, bajos de Palacio de Gobierno, por cierto los mejores lugares porque daban sombra, los techos de los autos, camionetas y camiones, incluso hasta los balcones del mismo Palacio fueron utilizados como tribunas.

Al inicio del juego la esperanza prevalecía, los rostros de felicidad y confianza en los 11 jugadores dominaba a los xalapeños. Los primeros 30 minutos les dieron la oportunidad a los candidatos de iniciar el regalo prometido; Las playeras, gorras, manoplas, globos y algodones de azúcar eran los más solicitados antes de que el equipo Argentino metiera el primer gol.

Posterior al segundo gol, la gente disminuyó tanto su atención al partido que buscaba donde les regalaran productos colorados.

La pelea inició cuando eran pocos los presentes para tantos demandantes, las señoras se aventaban por una camiseta, los niños por un balón y los señores por un vaso de refresco.

Además de los productos que obsequiaban, tambiénvenían productos perecederos para matar el antojo de los presentes. Junto con folletos de cada candidato venía un algodón verde de azúcar, un vaso de refresco rojo y una bolsita de chicharrones.

Al tercer gol, que el equipo tricolor le permitió a los albiazules, los rostros de desilusión y encono dominaban a los asistentes, las manos que protejen el rostro pintado de verde, blanco y rojo, las banderas cubriendo gestos desesperados, el desánimo era tal que hasta los candidatos que al inicio sonreían, se tuvieron que retirar.

Sin embargo, la excitación de la porra regresó cuando el chicharito Hernández le regaló un gol a los mexicanos, los xalapeños se levantaban de sus lugares para brincar, gritaban palabras altisonantes, ya comunes en los mexicanos, e incluso los padres alzaban en brazos a sus hijos y los agitaban en veneración al gol de la dignidad.

Finalizó el partido, esta vez no hubo nada que celebrar, por lo que tampoco no hubo desmanes, juegos improvisados en plena calle, ni nada por que expresar algún goce.

La Plaza Lerdo quedó vacía y lo que si predominó fue la por todos los rincones del primer cuadro.