Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las ruedas de prensa

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

16/08/2019

alcalorpolitico.com

*Sabios de la nación
*Son mafias del poder
*Sumar, no descalificar
 
Tiene ya varios años que no tengo la oportunidad de asistir a una rueda de prensa, la edad influye en ello, porque nunca será lo mismo “los tres mosqueteros” que cincuenta años después, en tanto que, décadas después, ni te interesan, ni estás física y mentalmente preparado para ello, ni tiene caso que asistas porque, en un descuido, ni te dejan entrar como resultado de que te has convertido en un ente raro, extraño a los tiempos actuales y, aún más, cuando todos nos hablan de una cuarta transformación, misma que, en principio, no sabemos ni cuándo se registró “la primera”…
 
Pero gracias a esos “endemoniados” sistemas tecnológicos como el “muy socorrido Internet”, con suerte y en momentos de lucidez en torno a tales ámbitos cibernéticos (escenarios ya raros cuando transitas rumbo a la octava década) se puede uno “topar”, obviamente sin intentarlo, sino por pura magia de la casualidad cibernética agregando ámbitos de suerte, con la transmisión de una “Rueda de Prensa” convocada, presidida y ejecuta por el mismísimo Gobernador de Veracruz, Don Cuitláhuac García Jiménez, el mismo que en tierras veracruzanas “unos califican” y “otros descalifican”, como si los unos y los demás “fueran o fuésemos” depositarios de cualidades y rangos de eficacia, con el “don” del conocimiento y la capacidad para calificar a quien gobierna en nuestras tierras, como si pudiésemos y estuviésemos dotados para actuar cual “sabios de la nación”, cuando en realidad no lo somos ni siquiera en los ámbitos de la manzana vecinal, en donde algunos vimos la luz primera y veremos la que habrá de ser la última.
 
Pero como un obsequio inesperado de esas redes de Internet, a más de gratuito: Oportuno… De repente me convierto en “espectador” de una “rueda de prensa” presidida por el señor Gobernador Veracruzano Don Cuitláhuac García Jiménez, quien en ese escenario diseñado con tecnología de última generación, señala: “Nombre y medio de cada uno de los que hagan uso del micrófono para realizar preguntas”.
 
Lo primero que reflexiono ante referencias semejantes, es que “las multitudes” en lo concerniente a medios de comunicación, nos han hecho pelotas, tanto así que quien Gobierna ya no tiene idea de “quién es quién en los medios de comunicación” y, lo más grave e inaceptable sería, que los reporteros presentes en la rueda de prensa, le solicitaran el entrevistado que “por favor” citara su nombre y su cargo en el momento anterior a cada una de la respuesta que le fuera solicitada.
 
Transité por los viejos tiempos en los que cubrí innumerables campañas de candidatos, incluyendo en los casos de aspirantes a presidentes municipales, legisladores, gobernadores e incluso giras de candidatos a la Presidencia de la República, y, para ese entonces, en ruedas de prensa ante cualquier candidato o funcionario, “alguien” de su equipo de asistente, en automático y de inmediato, le entrega una tarjeta al entrevistado sobre el nombre, el medio e incluso “santos y señas” de quien realizaba la pregunta. Pero no sólo eso, sino que con la misma rapidez le entregaban anotaciones fundamentadas en referencia a las interrogantes planteadas por el reportero.
 
¿Dónde quedaron ésos operadores de aquellos tiempos?... Y lo cuestiono porque tales tarjetas entregadas al entrevistado por su cuerpo de auxiliares, no sólo constituían una cortesía para quien interrogaba, sino que en los datos se agregaban tendencias y posturas informativas del “cuestionador” en referencia.
 
Claro que la mayoría de las tarjetas ya estaban con anticipación elaboradas, tanto sobre el reportero que podría interrogar como (en tarjeta por aparte) del tema que abordaba, con excepción de algunos agregados o correcciones de última hora que, de la misma forma, con inmediatez y discreción se ejecutaban.
 
¿Dónde quedaron tales hábitos, usos y costumbres?...
 
Muchos insisten en que tiempos actuales resultan mucho mejores que los del pasado y, por la probable necedad que de siempre me ha embargado, yo me pregunto: ¿Estarán fundamentadas tales reflexiones?... ¿Y se podría pensar que las políticas y los políticos de hoy son mejor e incluso más competentes que los de antes?...
 
Porque debe quedar claro que las torceduras y los fraudes al interior de la actividad pública no es un tema nuevo, en tanto que se han registrado incluso en etapas maderistas, juaristas, porfiristas y, las actuales las podríamos calificar como “partidistas”, contexto en el que vale referir, que el Partido Político que hoy detenta los controles mayoritarios en el país, tal como lo es MORENA, también ha vivido, subsistido y disfrutado de los dividendos cuyo origen son los recursos públicos, porque tales características fueron diseñadas precisamente por quienes algunos han referido precisamente como “las mafias en el poder” y, ante las referencias citadas, todas las organizaciones partidistas de alguna manera (en nuestro país) forman parte de la mismo, o sea, grupos auto dotados con privilegios y recursos, a los que no tienen acceso los sectores mayoritarios de nuestro territorio nacional.
 
El nombre, el santo y la seña de quien, en una rueda de prensa pregunta al funcionario público, debería reducirse a la simple pregunta de aquél que el reportero cuestiona, en tanto que al ingresar a los recintos donde se efectúan “las ruedas de prensa”, las cámaras que filman y los auxiliares que atisban, son más que suficientes y eficientes para “tarjetear” al entrevistado, tal y como siempre (por décadas) se ha registrado en la historia de tales escenarios.
 
Sobre el tema de la rueda de prensa en cuestión, creo que resulta ocioso ocuparme en tanto que, antes que usted registre la remota posibilidad de atender lo que escribo, mucho será lo que se habrá difundido sobre la violencia que sacude a Veracruz y que, según se informa por parte del Gobernador veracruzano, Cuitláhuac García Jiménez, es un tema que la administración estatal “atiende con eficacia, prioridad y rectitud, con la idea clara de restablecer la tranquilidad y fomentar el desarrollo integral”.
 
Todo Veracruz coincidirá en que restablecer la tranquilidad para fomentar la confianza en la inversión, ha sido postura permanente de la actual administración estatal, pero los senderos no son ajenos a severas complejidades, escenarios que paralelamente a las acciones de la Fiscalía y de los cuerpos de Seguridad, como la nueva Guardia Nacional, deberán ser objeto de medidas y acciones apropiadas, para favorecer un giro que disminuya la falta de oportunidades en beneficio del fortalecimiento económico familiar, incrementando mejores oportunidades y niveles de vida, que favorezcan la apertura de mejores perspectivas para un mayor confort de la colectividad, por conducto de más y mejores fuentes de trabajo.
 
Y nunca olvidemos, no es la descalificación la vía correcta para fortalecer mejores rutas hacia el desarrollo integral de la colectividad… Ahí la dejamos.
 
alfredo.rí[email protected]

Columnas recientes