Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

De pobreza emana violencia

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

09/01/2020

alcalorpolitico.com

*El maltratado campirano
*Urgente generar empleos
*Tensión favorece al Peso
 
De una u otra forma, en el transcurrir de las últimas décadas se escucha con insistencia el reclamo agrario en referencia a que el ingreso que registra los agricultores por la venta de sus cosechas, no es suficiente en ocasiones ni para cubrir el costo de las tareas que realizarán para lograr la siguiente cosecha.
 
Y tales apuntes de desencanto, ya habituales por repetitivos año tras año, conforme transcurre el tiempo más se agudizan, tanto así que generan reacciones como el abandono de tierras, no renunciado a la posesión de las mismas, pero sí dispuestos a vender y en algunos casos, cuando no aparecen compradores, se decide por abandonar los cultivos, en espera de que los tiempos mejoren o que aparezca un comprador de sus propiedades.
 
Incontables son “los ranchitos” con reflejos de abandono, precisamente porque los campesinos “se sienten abandonados” y, en los marcos de tales desencantos, prefieren trabajar en la empacadora o empresa agroindustrial de la región, que seguir “sacrificándose” a sabiendas que la agricultura en muchas regiones no garantiza los apropiados niveles de bienestar para sus respectivas familias.
 
Y si a los propietarios de tierras les invade la angustia por los bajos ingresos, ya podremos calcular el por qué los jornaleros del ámbito rural tocan angustiados las puertas en casas y empresas citadinas, buscando trabajo “de lo que sea”, escenarios que de alguna forma explican (no justifican) el por qué la ola delincuencial se ha incrementado con niveles alarmantes en la mayor parte del país.
 
Y es que el desempleo o la “mala paga” que afecta a un sector claramente numeroso y significativamente notorio de mexicanos, no sólo del sector rural sino de los estratos económicamente más endebles de los pueblos, ciudades y metrópolis, es incuestionablemente una de las causas que dan curso a escenarios delincuenciales, no sólo en países como el nuestro, sino en cualquier otra nación que adolezca de quebrantos en su economía como los referidos.
 
En los últimos años, se podría decir que de manera significativa en las últimas tres décadas, el crecimiento población, aparejado al decrecimiento de los ingresos de significativo número de mexicanos, escenarios que surgieron y se desarrollaron sin la clara respuesta de la administración pública y del sector empresarial, para generar más y mejores fuentes de empleo en respuesta apropiada a las dimensiones del crecimiento poblacional y al déficit, tanto en los renglones salariales como en el número de plazas laborales, deficiencias que en gran proporción influyeron notoriamente en la generación de los “ámbitos apropiados” para el desarrollo delincuencial.
 
Los niños de hace dos décadas crecieron en un país que aceleradamente se convirtió en caldo para el apropiado cultivo de ámbitos delincuenciales, nuestros hijos y más aún nuestros nietos, transitan por una nación inundada por olas delictivas, que los adultos mayores de hoy jamás presenciamos ni nos imaginamos tanto en nuestra niñez, como en nuestra juventud, escenarios actuales de terror que precisamente por lo referido, de alguna forma nos hace pensar a los adultos mayores, que de alguna forma perdimos la oportunidad de frenar a tiempo las amenazas que nos rondaban y que ahora se han convertido en aparentes jinetes apocalípticos de la destrucción.
 
Claro que podríamos escribir que los culpables fueron los ineficientes policías; los incompetentes integrantes del poder judicial; los cuerpos de investigación que no identificaron a los demonios de la violencia; los desganados funcionarios públicos que no construyeron las plataformas sociales y de operación suficientes, que permitieran evitar el desempleo, la pobreza y la falta de oportunidades y, de la misma forma, las culpas podrían alcanzar a los legisladores por no actuar en consecuencia, a los alcaldes, gobernadores y Presidentes de la República, referencias que nos deben obligar a reflexionar que “los pueblos tienen las autoridades que se merecen”, porque “el pueblo pone y el pueblo quita”... Vaya expresiones subliminales que en el caso de México en eso quedan: “en subliminales”... Pero no en pragmáticas.
 
Hoy ante los tiempos de la Cuarta Transformación, se podría repensar con claridad, notoriedad, pragmatismo y eficacia, en acciones claramente proyectadas y definidas, para atender con eficacia el elevado problema delincuencial, por el que atraviesa el país, acciones que deben encaminarse no sólo al concepto de “crimen y castigo” sino, incuestionablemente también a las causas que originan efectos de elevada criminalidad en el territorio nacional, identificando tanto el origen como sus consecuencias, acción que incuestionablemente permitiría estructurar, definir, programar y ejecutar un programa eficaz y realista, que conduciría hacia la superación del problema delincuencia, dejando atrás el infierno por el cual transita el pueblo de México... 
 
LO QUE SE LEE
 
Quién lo hubiera dicho... pero precisamente como resultado de la postura del gobierno de Estados Unidos, en torno al problema que sacude a la región de Irán e Irak, la moneda mexicana logra un “aprecio” relámpago del 0.4 por ciento en apenas unas horas, lo que refiere que la moneda norteamericana se cotizaba al cierre de operaciones de ayer en el territorio nacional, en 18.82 pesos.
 
Los analistas destacan que desde abril del año pasado, la moneda mexicana no se había ubicado en tales niveles de rangos positivos, panorama financiero que incluso podría representar mayor revaloración para la moneda mexicana, si las tensiones entre el Medio Oriente y el poderosos país norteamericano y sus aliados se prolongan, sin que sobrevengan actos de violencia, como decimos en la lucha libre: “Sin límite de tiempo”, lo que de acuerdo a especialistas en el tema, tales escenarios no deben calificarse como muy remotos.
 
En el mismo contexto, ante las argumentaciones de “no a la violencia” que hoy en día inunda los ámbitos de la Unión Americana, los mercados globales cerraron a la alza, panorama que refiere posibilidades de sostenerse, si para ello persisten con notoriedad las prácticas en favor de posturas pacifistas de Estados Unidos y sus aliados, todo ello pese a las referencias virulentas y retadoras provenientes del Medio Oriente... Pronto se podría saber cuál habrá de ser el final de la historia... Ahí la dejamos.

Columnas recientes