Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Gasperín: notorio y notable

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

02/07/2020

alcalorpolitico.com

*En riesgo la democracia
*No aumentos ¿Y la Luz?
*El caballo de espadas
 
He recibido en el transcurrir de las últimas horas significativo número de mensajes de amigos y familiares, refiriéndome su consternación por el fallecimiento de Rodolfo De Gasperín Gasperín, un amigo que apenas el pasado martes partió rumbo a la eternidad, donde seguramente no ha tenido el tiempo suficiente para saludar a incontable número de familiares y amigos italianos y mexicanos, que en los marcos celestiales ya lo esperaban...
 
Rodolfo fue un mexicano con sangre totalmente italiana, que amó a México con toda el alma, que al igual que sus padres a quienes también conocí y aprecié, fue forjado con la voluntad de alcanzar el bienestar en lo personal y en sus entornos, en base a la capacitación, al empeño, la dedicación y el trabajo, a semejanza de Don Modesto (su señor padre) quién llegó a México no para presumir su linaje europeo y su porte de tierras imperiales, así como de la Santa Sede, sino para trabajar en el campo o en lo que fuera de rango honorable, no por linaje sino por honestidad, igual se valoraba a su señora madre y posteriormente a sus hermanos, uno de ellos Obispo de la Iglesia Católica.
 
Si algo ha distinguido a la familia De Gasperín Gasperín, lo ha sido su indoblegable sangre de origen italiana y su invariable y puntual amor por cada centímetro del territorio mexicano, porque bajo tales principios se desarrolló toda la familia De Gasperín Gasperín, sin que existan excepciones, todos ellos constituyen un sólido núcleo de gente buena, correcta en su comportamiento y esforzada hacia la búsqueda de mayor bienestar.
 
¿Por qué me refiero a la familia De Gasperín Gasperín para rememorar al amigo Rodolfo, que apenas hace unas horas dijo adiós y emprendió su ruta hacia la vida eterna?... Porque tal es el reflejo que de siempre fue el ahora finado Rodolfo, quien heredó los conceptos que, el ser humano y en especial un mexicano, debería de esforzase en todo momento para con empeño, capacitación, constancia y honorabilidad, alcanzar no sólo el bienestar en lo familiar, sino en nuestros amplios entornos que como ciudadanos podemos impulsar y que, tales afanes, deberían de constituir la vocación invariable de cada mexicano.
 
Sobre ésas referencia tanto en programas radiofónicos de análisis como en los pasillos de oficinas y talleres periodísticos, siempre me insistió en diversas conversaciones, dentro y fuera de las actividades vinculadas con la información y el análisis, que los mexicanos estábamos obligados (si queríamos obtener mayores niveles de bienestar) no sólo como funcionario público (Él fue Secretario del Ayuntamiento y alcalde de Córdoba) sino como maestro (él fue profesor en varias instituciones educativas) como campesino (él creció en una familia campesina y fue productor y exportador de anturios, con reconocimientos por la calidad de su producción) como empresario (Él fue exportador e inicialmente, junto con su hermano Gino, montaron una de las mejores librerías que operaron en la región central veracruzana), como escritor paralelamente al periodismo, él nos legó un libro sobre la cultura del café, del que también fue productor, en fin, como mexicanos que somos todos, se debía proceder con autenticidad, entrega y eficacia no sólo en los las diversas actividades gubernamentales, sino que el compromiso obligadamente debíamos de afrontarlo todos los mexicanos, sin excepción, incluyendo a los discapacitados a quienes se les podría crear en algunos casos -no en todos- los ámbitos tecnológicos y humanistas apropiados para que se sintieran realmente parte del desarrollo del mundo, de un escenario en donde ellos son productivos y por lo mismo la colectividad los necesita.
 
Con frecuencia tanto en los ámbitos de la redacción de los periódicos y de radiodifusoras en las cuales, Rodolfo de Gasperín Gasperín, fue parte del equipo (recuerdo que en tales escenarios participamos juntos, en numerosas etapas) y siempre hacía anotaciones de claro desacuerdo sobre programas gubernamentales asistenciales, que no fueran por emergencias o por clara incapacidad... Siempre encontraba yo la forma de llevarle la contraria, porque con cierto nivel de irritación a la italiana, le surgían mayores energías y puntuaciones más precisas sobre el tema abordado... La sangre italiana es ligera y la espontaneidad de una persona convencida de sus argumentaciones, le agregaban a sus exposiciones no sólo mayor tono de autenticidad, sino también de credibilidad.
 
Hace muy pocos meses, participábamos otra vez juntos Rodolfo De Gasperín y yo, al lado de un joven locutor, en un programa radiofónico de análisis que se transmitía por las mañanas desde Córdoba, enlazado con otras radiodifusoras del Estado de Veracruz, y el número de radio escuchas se mantenía en incremento, pese a nuestra edad y que ya caminamos lentos, logramos la atención de amplio auditorio... Muy claro tengo que muchos en la calle e incluso en la propia emisora radiofónica, me comentaban: “El programa es mejor, cuando usted Don Alfredo, hace enojar al maestro Rodolfo”, lo mismo me refería nuestro compañero y joven locutor Rodrigo Fernández...
 
Incuestionablemente, el maestro, periodista, escritor, comentarista radiofónico, funcionario público, productor agrícola Rodolfo De Gasperín Gasperín, deja una estela brillante enmarcada por la polémica de su transitar, notorio y notable, escenificada en ésta bella región central veracruzana... Ya nos volveremos a encontrar apreciado amigo.
 
Lo que se lee    
 
Si usted ha leído sobre los elevados incrementos que se vienen registrando por el consumo domiciliar de energía eléctrica, no se puede coincidir en todo lo que leyó el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su mensaje vespertino de ayer miércoles, calificado como conmemorativo en torno a la celebración de los dos años de haberse consumado su elección como Presidente de México, marco en el cual refirió que ahora, en nuestro país, existen mejores perspectivas financieras sin incrementar costos en servicios prestados por el gobierno, refiriendo en ese contexto a la Comisión Federal de Electricidad, dato que si es interpretado tal y como lo refiere, podría considerarse como no apegado del todo a la realidad, porque los incrementos al costo por el consumo de electricidad, rebasan en muchos hogares al doble de lo que se pagaba antes de la Transformación, ello se ha difundido en diversos medios de comunicación y es notoria la irritación social que está generando el incremento al precio por el consumo de electricidad... El dato se puede constatar registrando los marcos de inconformidad que privan entre muchos veracruzanos, e incluso en la difusión de informaciones sobre tales escenarios, que se consideran como arbitrarios...
 
Lo de la CFE indudablemente refiere la posibilidad de que el señor Presidente no reciba apropiada información por parte de su equipo de colaboradores en torno a la irritación que priva sobre el tema del incremento escandaloso al costo del consumo de electricidad en diversas regiones del territorio nacional.
 
Lo que se ve
 
Que nuevamente se vio ante las cámaras de televisión al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, referirse al tema de un supuesto “fraude electoral”, que “se prepara” para alterar los resultados en el ya cercano proceso encaminado a la renovación de la Cámara de Diputados del Congreso de Unión, así como diversos comicios para la integración de nuevos cuerpos legislativos estatales y presidencias municipales con sus respectivos cuerpos edilicios.
 
Se prosigue refiriendo extrañeza por parte de sectores pensantes de la colectividad, ante tales argumentaciones que (para algunos partidos políticos) no representan otra cosa que una velada campaña de desprestigio en contra de los órganos electorales, con la idea de desplazarlos y retornar a la “farsa democrática” que durante décadas existió en el país, antes de que aparecieran los nuevos sistemas electorales que se iniciaron con la integración de un organismo honorable como lo fue el IFE y como lo ha sido el INE... Prueba de ello es el propio triunfo arrollador de Morena en los pasados comicios, que han dejado huellas de honorabilidad por parte de la autoridad electoral, luego entonces: ¿Qué objetivo persigue la repetitiva amenaza presidencial?... Decían los abuelos del pasado: “Para el buen entendedor: Pocas palabras”.
 
Lo que se oye
 
“He sido el Presidente más atacado en la historia actual del país”, no se podría coincidir puntualmente con tal afirmación dicha hace unas horas por el presidente mexicana Andrés Manuel López Obrador, en tanto que las dimensiones de impactos en los actuales medios informativos, tanto por reconocimientos como por críticas, son intensos por la facilidad que existe para exceder a la información, gracias a las modernas e impactantes redes de internet, no a las dimensiones de los operativos para desprestigiar a un funcionario público.
 
Y se le olvida probablemente al Presidente que precisamente “ésas redes de Internet que hoy descalifica”, fueron las que lo fortalecieron en su campaña electoral, que le permitió acceder a la Presidencia de la República, porque no fue la televisión, ni el radio, ni los medios impresos, sino que constituyó el Internet la vía de su difusión e imagen transformista, que le favoreció para obtener el éxito electoral...
 
Luego entonces también se podría sostener que ayer, el Presidente más polémico en la historia moderna de México, asestó “un machetazo a caballo de espadas” y, cuidado, luego tales jugadas no resultan nada provechosas... Ahí la dejamos.

Columnas recientes