Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Hoy Orizaba 'no sonríe'

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

10/09/2020

alcalorpolitico.com

*¿Y el oríllese a la orilla?
*El quebranto en librerías
*Ya se acerca la influenza
 
El abarcar mayor territorio más allá del que realmente nos corresponde, ha sido una práctica significativamente socorrida por “ciertos” propietarios de terrenos, quienes de común acuerdo con “ciertos” notarios con inclinaciones a la pillería, signan actas notariales acreditando como propietario de pocos o muchos metros cuadrados, que en realidad pertenecen al vecino, escenarios que se podría decir resultan cotidianos, en los marcos de las pillerías tanto urbanas como rurales, porque debemos de reconocer que también entre algunos campiranos se practica el uso de metros “con 12 milímetros por centímetro” ello, en lugar de los diez que de manera invariable indican los espacios geométricos.
 
Obviamente las “ya tradicionales” cintas métricas hechas a conveniencia, se han vuelto muy populares, pese a que no tenemos claro ni qué empresas las producen ni cuáles ferreterías las comercializan, pero sobre el tema se podría citar un caso que, con esto de la Transformación hacia la conformación de cuerpos gubernamentales “realmente honrados” y ajenos a todo acto apartado de la legalidad, tesis y doctrinas de sólida presencia, que incluso permiten el desmentir videos, en los que aparecen parientes de los indiciados recibiendo “paquetitos”, que dicen contener “fajitas”, ahora en la región central veracruzana autoridades municipales de Orizaba, presididas por el alcalde Igor Rojí López, señalan que un espacios bastante significativo del municipio orizabeño, ha sido acreditado por el Instituto Nacional de Geografía e Historia, como parte del municipio vecino de Ixtaczoquitlán.
 
El hecho obviamente enmarca motivos de protesta por conducto del Ayuntamiento de la vieja y bella ciudad, popularmente identificada como Pluviosilla, que muchos llaman cono “La Ciudad de las Aguas Alegres” y que, en base a su bello entorno urbano brillante de limpieza y gentileza por parte de los orizabeños, se le ha otorgado como slogan una bella expresión proyectada en todos sus ámbitos que indica: “Sonría... Está Usted en Orizaba”.
 
Pero en éstos días ni los orizabeños sonríen, dado que refieren su malestar porque si el INEGI insiste en que un espacio de aproximadamente 48 kilómetros cuadrados, no pertenecen a los orizabeños y forman parte del vecino municipio de Ixtaczoquitlán, entonces “La Ciudad de la sonrisa” dejará de sonreír e iniciará ante el Congreso del Estado de los veracruzanos, no sólo una enérgica protesta por “la aparente arbitrariedad”, sino que, de igual forma se atienda el reclamo y se proceda de acuerdo a las normatividades vigentes, para que se acredite el error cometido sobre el tema, al tiempo de corregir los yerros, reafirmando por todas las vías la reposición documental, que de siempre han constituido los límites reales entre el municipio orizabeño y el de Ixtaczoquitlán.
 
Y el cuestionamiento surge de manera natural... ¿Qué está aconteciendo en el país, cuando hasta en lo referente a obvios espacios territoriales históricamente referenciados, se están presentando errores de notoria claridad?... ¿No reflejan tales temas niveles de notoria incompetencia en ámbitos del sector público?
 
El “ser y parecer” ha sido de siempre una primicia que se debe reflejar con notoriedad en los espacios de la administración pública, es tiempo que sobre tales reflexiones, se proceda en consecuencia en la cúpula gubernamental, antes que (como ahora dicen los jóvenes) “nos cargue el payaso”.
 
Lo que se lee
 
Si usted se traslada con prisa de Xalapa a Veracruz o de Córdoba a Puebla, casi es seguro que al exceder los límites de velocidad, más rápido que tarde habrá de escucha “el bello aullido de la sirena”, que acompaña una voz autoritaria con el clásico ordenamiento de “oríllese a la orilla”...
 
La realidad apunta, que no es nada fácil librarse “del ojo avizor” que se traslada sobre las siempre imponentes patrullas, como también resultan imponentes los patrullajes o traslados de la nueva Guardia Nacional, todos ellos equipados con impresionantes chalecos y cascos de elevada seguridad, portando imponentes armas que me permito no describir porque de armas, cascos y sirenas... no conozco nada.
 
Pero he aquí que nuestras carreteras y rutas en lo general que habitualmente transitan los veracruzanos, de manera frecuente “para no referir lo de constante”, son escenarios para la ejecución de delitos cuyos efectos (incluso en marcos de pérdidas de vidas) son narrados por los medios de comunicación, y en esas lecturas o videos, se refleja que nunca sonaron la sirena y la víctima o víctimas fueron sometidas, humilladas y despojadas, cuando no secuestradas, desaparecidas o asesinadas, sin que en los ámbitos de referencia se escuchara el ulular de las sirenas, ni el “oríllese a la orilla”.
 
Es vital para la tranquilidad de los mexicanos, para lograr mayores niveles de bienestar y fomentar el desarrollo empresarial en lo general, que las carreteras dejen atrás los tiempos de la barbarie y sean reintegradas a la civilidad, donde imperen plenamente las leyes que nos cobijan y nos obligan, porque de hecho muchas son las rutas en el país convertidas en trampas mortales para la sociedad, muchas son las vidas perdidas y los bienes arrebatados al núcleo social que sí trabaja, que sí aporta al país, pero lamentablemente lo que tiene le es arrebatado (incluso la vida) por grupos delincuenciales que las autoridades nunca o muy rara ocasión desactivan.
 
Ningún gobierno debería presumir de efectividad y avances, si la seguridad y tranquilidad de la sociedad se ha convertido en un mito, así como en un mitin de ineficientes funcionarios públicos.
 
Lo que se ve
 
Se difunde en la región cordobesa información en el sentido que las librerías existentes en la zona central veracruzana, se encuentran en grave situación económica, acreditado tal desplome a la reducción en la compra de libros e incluso de útiles escolares, todo ello generado en los marcos de la contingencia económica por la que atravesamos, al tiempo de que los cursos escolares ahora se ejecutan por vía de las redes de Internet, así como por conducto de radiodifusoras y canales de televisión.
 
Se debe tener claro sobre el tema que, ya de por sí, desde mucho antes que afrontáramos los escenarios pandémicos, la actividad en papelerías y librerías registraban un paulatino decrecimiento, escenario que habrá de resultar realmente complejo para afrontar, en tanto que al margen de los escenarios económicos negativos originados por los efectos del coronavirus, las redes de Internet cada día son mayormente consultadas por los estudiantes mexicanos, lo que refiere un complejo panorama para los establecimientos dedicados, tanto a la venta de libros, como de material escolar en lo general.
 
Y debe hacerse notar, que los mismos escenarios originados por la pandemia, en los que las redes de internet han multiplicado su actividad, inducirán a un significativo número de estudiantes hacia un mayor uso de la cibernética, en lo referente a su aportación tecnológica en el ramo del aprendizaje en lo general.
 
Ni duda cabe... Tiempos complejos y de sensibles cambios están afrontando ramos como los de las papelerías y librerías en lo general, que antes constituían un emporio comercial.
 
Lo que se oye
 
Que de acuerdo a informaciones dadas a conocer en el transcurso de ayer, México ya adquirió un paquete de vacunas contra la influenza, hecho que obviamente siembra tranquilidad entre los mexicanos... Sin embargo, se han filtrado datos en los que se comenta que el paquete adquirido es de 800 mil vacunas, cifra que no sería suficiente para atender a millones de mexicanos que solicitarán ser vacunados, escenario que deberá de ser evaluado por las autoridades, para incrementar de inmediato el número de vacunas, mismas que de acuerdo a los escenarios actuales, deberán ser aplicadas a los mexicanos antes de que dispongamos de la vacuna contra el coronavirus, en tanto que aún no estará plenamente certificada para finales del año y, la verdad, ello constituye toda una eternidad... Ahí la dejamos.

Columnas recientes