Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Polémica por vacuna

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

30/04/2021

alcalorpolitico.com

*Presidencialismo sin límite
*Preocupa estancamiento
*¿Contra-reforma electoral?
 
Cuando se advierte el insistente reclamo del sector de servicios médicos en el país, ante la postura gubernamental de proceder a vacunar al sector magisterial, antes que cubrir tal acción en todos los ámbitos (públicos y privados) del sector de asistencia médica, de manera lógica surge hacia nuestro interior la interrogante: ¿Qué debe ser considerado de mayor emergencia: vacunar al sector magisterial o atender en ese rubro a todo el sector médico del país?...
 
Ciertamente los ámbitos escolares constituyen un eje central del colectivo social en todos los países del mundo, porque la educación está considerada como elemental e ineludible, para obtener un mejor desarrollo de toda la colectividad... Debemos coincidir que, en gran medida, el sector educativo constituye uno de los pilares insustituibles en la cimentación del desarrollo integral de todo núcleo social.
 
Pero cuando nos trasladamos hacia un etapa como la actual, enmarcada en espacios pandémicos mortales, cuyos efectos colaterales están originando miles de muertos en significativo número de países en el mundo, al tiempo que de manera colateral influye en el quebranto financiero y reducción dramática de fuentes de trabajo, debe quedarnos muy claro que, ante tales panoramas lo primero es la salud, sin que deje de ser importante el sostenimiento del renglón educativo, pero lo emergente hoy está vinculado primero con la salud e inmediatamente después con la economía.
 
Es inapropiado el pensar que debe ser prioritario por encima del sector médico público y privado, el que se vacune primero a los maestros con la idea de reactivar las clases presenciales, cuando aún están pendientes de vacunar en gran cantidad, quienes prestan sus servicios de asistencia médica tanto en el sector público, como en el privado, apunte que realizamos apegados a una realidad, que no se debería de “contaminar” con reflexiones absurdas, totalmente ajenas al contexto de nuestra realidad.
 
Apegados a las características que privan en el marco de la colectividad en el actual “estado de emergencia”, entre lo elevadamente prioritario se encuentra el brindar protección, primeramente a quienes afrontan directamente los escenarios pandémicos para salvar vidas, en tal escenario se encuentran todo el personal vinculado con la atención y servicios médicos, o sea, no sólo los médicos y enfermeras deben ser vacunados con singular prioridad, sino de la misma forma el personal operativo y administrativo de los servicios médicos en lo general, porque dichas áreas sostienen cotidiana y estrecha relación con los responsable de la atención médica.
 
Todo el personal del IMSS y del ISSTE, e incluso áreas médicas particulares (agregando al personal administrativo) debería encuadrar rangos de prioridad, conjuntamente con los adultos mayores, para ser vacunados frente a la pandemia que afronta todo el país, aplicando el criterio del alto riesgo que dichos sectores representan, para posteriormente prestarles atención a los ámbitos magisteriales, así como de seguridad pública, evitando asumir determinaciones al clásico estilo de la improvisación.
 
Lo que se lee
 
Sin en el menor recato (los escenarios se encuentran a la luz del día) desde la Presidencia de la República se instruye, incluso de manera pública, sobre las acciones que el Partido Político MORENA, debe asumir para sustituir a los destituidos candidatos de Guerrero y Michoacán, precisamente por no cumplir con las características y procedimientos que, para ser candidatos se requiere en ambas entidades.
 
Las exposiciones descalificatorias en la voz presidencial, referidas sin ningún recato en las mañaneras u otros escenarios, realmente no registran antecedentes en la historia del México desde tiempos inmemorables, hechos que de manera inocultable habrán de quedar firmemente grabados en la historia de México, con registros claros y contundentes de la irregularidad, que obviamente contravienen los principios elementales que rigen los procesos electorales en el territorio mexicano.
 
De hecho, el Presidente de México hace uso de la “tribuna presidencial” para encabezar la defensa de los candidatos o aspirantes de su partido político, que con apego a las leyes les ha sido vetada por las autoridades correspondientes, la posibilidad de competir en estas elecciones, escenarios que, por sí mismos, dejan claramente establecidos los espacios de notoria irregularidad que toman por sorpresa a la ciudadanía, desde jóvenes hasta adultos mayores, que crecieron sin nunca antes haber presenciado exposiciones del Ejecutivo del País, con tan marcada distancia de las reglamentaciones que en marcos electorales nos rigen...
 
¿Habrá un límite o sanción en tales escenarios?...
 
¿O ésos límites ya los sobrepasamos desde tiempo atrás?
 
Lo que se ve
 
Que para algunos analistas de elevado prestigio en el territorio nacional, la vida económica y política del país ha ingresado en una etapa de estancamiento y retroceso que será muy complejo superar, augurando que de continuar en la misma tesitura, el país podría encontrarse en el inicio, más que de una transformación, de una debacle social y productiva, cuyo costo podría ser el retroceso significativo en niveles de bienestar, tal y como se ha registrado en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina, Bolivia, Chile y Colombia, así como otros más, en los que ante la ineficacia financiera combinada con la gubernamental, se cultivan en los sectores estancados en su desarrollo social y económico, el concepto que su desplome es por culpa de los sectores productivos del país, por el odiado capitalismo, cuando en la realidad la improductividad es resultado (en gran medida) de los yerros originados en los ámbitos gubernamentales.
 
¿México habrá de seguir la misma ruta que origina desolación en varios países latinoamericanos?...
 
Por el momento en Estados Unidos ya se reflejan señales de alerta y toma providencias en la región fronteriza.
 
Lo que se oye
 
¿Y para qué modificar las leyes?...
 
México refiere prestigio por las leyes de que dispone, su Constitución y los mandatos que de ella se derivan, han sido referencia del reconocimiento de diversos países del mundo, pero no dejan de existir etapas, en las que quienes gobiernan se sienten “amarrados” por tales mandamiento, que les impide actuar conforme a sus propias finalidades personales, o sea, “transformar” el contexto legal para disponer de leyes “a modo”...
 
 ¿Serán tales los escenarios que nos hacen vislumbrar la posibilidad de una contra-reforma, tanto en las leyes de espacios electorales, como en lo referente a la temporalidad de los cargos de elección popular?... Ya se sabrá.

Columnas recientes