Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

En dirección al quebranto

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

09/06/2021

alcalorpolitico.com

*DF preocupa a morenos
*¿Cañonazos Legislativos?
*Ahued: ¿Con mayor futuro?
 
En declaraciones diversas ahora se argumenta que las derrotas de candidatos propuestos por Morena, no se deben a evaluaciones serenas del elector para definir su voto, sino que de acuerdo a las voces de quienes forman parte del actual régimen gubernamental y sus seguidores, es el resultado de los operativos de “la mafia del poder”, haciendo obvia referencia hacia los priistas, panistas y perredistas, cuando precisamente el real poder lo detentan quienes argumentan tales “pecados sociopolíticos” ámbitos en los cuales, el esparcimiento de rumores constituye una de sus prácticas más socorridas desde antes de instalarse en espacios gubernamentales.
 
Pero a más de ello, está claro que el mayor ejemplo en tiempos actuales del respeto al sufragio ciudadano, lo es precisamente el arribo al poder gubernamental del actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, así como en el caso de Cuitláhuac García Jiménez, como Gobernador del Estado de Veracruz, de quien, al igual que el Presidente proveniente de corrientes morenistas “ambos dos”, como muchos otros funcionarios públicos de elección popular, son (aun negándose a ello) testigos presenciales y a su vez resultado del respeto a la democracia, ejercida por parte de las autoridades electorales en México.
 
Y debe quedarnos claro a los mexicanos por la experiencia adquirida, que “la democracia” por sí misma, incluso practicada con clara limpieza, para que sea reconocido como triunfador quien realmente es favorecido por los sufragios ciudadanos, no constituye (de ninguna manera) una garantía que quien resulte electo, con todo y las simpatías que genere y las esperanzas de bienestar de la colectividad, sea capaz realmente de cumplir con tales perspectivas enmarcadas por el pueblo, hacia la consolidación del bien común y con ello, lograr mayor bienestar para todos los sectores de la población.
 
Si alguna calificación del colectivo social es común que prive por parte de la ciudadanía hacia sus autoridades, es precisamente “la decepción”, escenario recurrente (salvo singulares excepciones) que de hecho priva en la mayoría de los municipios del país y, ya no se diga a niveles estatales y federales... Los tiempos actuales son claro testimonio de tales escenarios, marcos en los cuales incluso se ha sembrado conformismo entre amplios sectores de la población, en los cuales se estimula la holgazanería por vía de prebendas, creando espacios que simulan bienestar, cuando en realidad se está fomentando holgazanería electorera e improductividad socioeconómica, precisamente a costa de quienes sí se esfuerzan y sí producen, lo que obviamente agudiza los problemas que impiden el desarrollo integral del país.
 
Está claro que las políticas económicamente paternalistas hacia sectores que practican con indolencia la improductividad, tienden al quebranto del desarrollo integral, lo que más temprano que tarde conducirá hacia la inestabilidad financiera y, obviamente hacia el quebranto en lo general, porque indudablemente que no existe práctica errada que dure más allá de lo que el pueblo en general resista, existiendo indicadores de que en México nos encontramos muy cercanos a dicho límite de recursos mal invertidos e improductividad empobrecedora... Ya se verá.
 
Lo que se lee
 
Indudablemente que la titular del Gobierno de la ciudad de México, Doña Claudia Sheinbaum, afronta en silencio y en su interior una hecatombe que seguramente lastima sus aspiraciones políticas, entre las que bien podría existir la siempre anhelada (en tales círculos) “Silla Presidencial”, ya no de “Los Pinos”, sino del ahora reactivado Palacio Nacional, el que de verdad (como lo ha demostrado el actual Presidente de México) no constituye “un palacio cualquiera” sino que contiene todo el esplendor imperial, que “bien se merece” un Presidente de la República emanado de los espacios transformadores.
 
Pero en el transcurrir del pasado domingo, el hecho que en la capital del país (sede del Poder Ejecutivo de la Nación) fuera realmente significativo el número de alcaldía donde se votó “en contra” de candidatos trasformadores, apunta sobre el desgaste en imagen pública que registra el Gobierno de la Capital del país, todo ello como un significativo mensaje reprobatorio de los electores, hacía la actual administración no sólo del Distrito Federal, sino que de paso apunta sobre niveles desaprobatorios de la administración federal, que de manera innegable mucho tiene que ver con lo que acontece (para bien o para mal) en la metrópoli que constituye la bella y peligrosa capital del país.
 
En torno a la aprobación y descalificación sobre el Gobierno de la metrópoli, no podría existir mejor encuesta que los resultados comiciales del pasado domingo y, tales datos no podrían ser más negativos que las advertidas en la reciente jornada electoral, por más que se pretendan disminuir los apuntes sobre el tema y simular que se es exitoso.
 
Lo que ve
 
El propio Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador lo refirió al reabrir “las Mañaneras” (horas después de terminada la Jornada Electoral): “Buscaremos entre diputados del PRI o de otros partidos que se sumen a propuestas de la Presidencia, cuando se trate de aprobar reformas a la Constitución”...
 
Obviamente que ante el planteamiento presidencial en nuestros entornos de inmediato se escuchó: “¿Y de cuánto sería el cañonazo para el o los ya entonces corrompidos legisladores?...
 
Está claro que la sola reacción electoral de la colectividad, constituye un reflejo del hartazgo que priva entre amplios núcleos de la sociedad, por los actos de corrupción en los espacios gubernamentales, escenarios que privan desde que se instauraron los cañonazos millonarios, precisamente para estimular la corrupción y lógicamente los niveles deshonestos, que desde antes de “los disparos en tiempos de Obregón” se han registrado en los círculos de la administración pública mexicana.
 
Tanto ha sido el nivel de prácticas corruptoras en los espacios del poder público mexicano, espacios que son calificados como referencias de “negociación política”, que la colectividad (de manera natural) traslada su imaginación a los tradicionales cañonazos financieros y, es que la verdad, ya es difícil identificar a un político que no reciba o no dispare “cañonazos”... Esperemos que no sea de ese tipo de “negociaciones” sobre las que ayer (en las mañaneras) efectuó referencias quien gobierna a nuestro país y que, está preocupado porque no dispone de mayoría calificada entre los nuevos integrantes de la Cámara de Diputados... Escenario en el cual el Presidente olvida que tal panorama legislativo fue ordenado por el pueblo de México y así debe permanecer... Al tiempo y podremos hacer conclusiones.
 
Lo que se oye
 
Se escribió mucho antes de que se iniciara el proceso electoral, que Don Ricardo Ahued Bardahuil, de convertirse en candidato habría de convertirse en un aspirante a la alcaldía jalapeña de significativo peso, no sólo por su honorabilidad, sino de la misma forma por su prestigio y su identidad con la bella ciudad capital del Estado de Veracruz, su triunfo electoral pese al también elevado prestigio de sus contendientes, ratifica el reconocimiento que la ciudadanía le manifiesta por su identidad con los jalapeños y los problemas que afrontan...
 
Muchos son los capitalinos de jarochilandia que se preguntan si, en tres años más: ¿Podría ser enlistado como candidato morenista a gobernador?... Usted apreciado lector, tenga a bien auto-responderse la interrogante... Ahí la dejamos.

Columnas recientes