Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Es Oleaje o es Maremoto?

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

27/07/2021

alcalorpolitico.com

*Cuba: Ejemplo negativo
*Deficiente inversión en salud
*¿No que íbamos “muy bien”?

La presión originada por el crecimiento desmedido de la pandemia en los marcos de la “tercera ola” obliga al Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, y al mismo Gobierno Federal, hacia un nuevo endurecimiento de las medidas tanto de auto-protección de los veracruzanos, como de restricciones en establecimientos públicos de todos los ramos, escenarios que refieren la peligrosidad que priva en nuestro entorno en lo referente a salud, panorama de riesgo elevado de ser contagiados, mismo que prevalecerá incuestionablemente al iniciarse el ya inmediato mes de agosto, precisamente el mes propuesto por la federación para reintegrar a todos los alumnos del país a sus respectivas clases presenciales “llueva o truene” según mensaje expresado recientemente por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Pero por el momento, será en esta misma semana el Gobernador veracruzano quien disponga medidas emergentes, ante una ola de contagios pandémicos, que ya no parece oleaje sino un verdadero maremoto, tanto así que el número de veracruzanos internados en centros hospitalarios, ya se acerca al límite de la capacidad existente para tal fin, por lo que lo más apropiado es que se endurezcan las medidas en lo relativo a sana distancia y reducción de clientes en establecimientos comerciales, como el buscar “de ya” en áreas gubernamentales, el ampliar las áreas de atención para contagiados por el virus, incluyendo el reforzamiento del personal médico al igual que en lo relativo a equipamiento y medicinas.



No se puede pecar con más de lo mismo, porque está clara la dolorosa, preocupante y en ocasiones fatal experiencia registrada en centros hospitalarios por los pasados “oleajes” pandémicos, escenarios que han sembrado luto en inimaginable cifra de familias mexicanas, hecho que nos coloca entre los pueblos del mundo con mayores resultados fatales al igual que en lo referente al número de contagiados, apuntes que reflejan niveles de agresión pandémica que no teníamos claramente calculados, pero la falla en ese ámbito, de repetirse, ya no constituirá un efecto de “la inexperiencia” sino un resultado de la incompetencia de quienes son responsables de mejorar la capacidad de asistencia médica oportuna y tecnológicamente oportuna.

De la misma forma, los niveles de efectos tanto en número de contagios como en el renglón a la recuperación de los afectados, lo que incluye también la cifra de fallecimientos, serán “datos duros” que nos podrán permitir a los mexicanos, realizar una clara y puntual evaluación si después de transitar un prolongado trecho enmarcados en espacios pandémicos, en México hemos avanzado en el renglón de salud o si seguimos estancados y, lo peor, si en lugar de estancados hemos dado pasos hacia atrás, como ha sido en lo relacionado con niños mexicanos agredidos por el cáncer.

Y es que en realidad, en el marco del colectivo social se comenta, que en México el actual gobierno no ha logrado avanzar con claridad ni en materia de seguridad pública ni en lo referente al desarrollo económico, tanto así que a la pandemia en los ámbitos del sector de salud pública, se le suman retrocesos en el desarrollo económico y obviamente en lo relativo a generación de empleo, tanto así que llevamos (de hecho) tres años con cifras negativas, a lo que se debe agregar elevados índices en renglones de inseguridad, uno de los hasta hoy talones de Aquiles de las últimas administraciones públicas, incluyendo a las actuales... Ya veremos.



Lo que se lee

Cuba... ¿Un país independiente?... ¿Cómo se nos puede ocurrir una expresión de tal naturaleza cuando la isla hoy más que nunca, depende más que muchos otros países, de actividades no gratas para los cubanos para poder subsistir?... Para referencia hacia el mundo, las imágenes de la bella Habana y muchas otros pueblos y ciudades cubanas, reflejan edificios en ruinas, son donde viven los cubanos, la mayoría de un pueblo sojuzgado y doblegado por la dictadura, misma que fue sembrada y ensanchada precisamente por “su héroe nacional” el Generalísimo Fidel Castro Rus, al tiempo que El Che Guevara, como si vislumbrara lo que estaba aconteciendo en la isla cubana, mejor decidió nuevos rumbos y escenarios.

No existe una “dictadura perfecta”, toda la historia de los pueblos del mundo así lo refleja, por ello en muchos países como en México se promovió “la no reelección”, porque con ejemplos como el de Porfirio Díaz fue más que suficiente, pero en principio debe quedarnos claro a los mexicanos y al Gobierno de la República, que aún son muchos los mexicanos (probablemente la mayoría si suma a los apáticos) que se pronuncian por la no reelección en nuestro país, por lo que un Presidente Mexicano debe mostrar discreción sobre el tema, no elogiando sistemas de Gobierno que sólo le compete calificar a los pueblos en referencia, ello se marca como norma en la historia de la diplomacia mexicana.



Son los pueblos, únicamente el colectivo social de un país, los únicos que deben opinar sobre la calidad o desaprobación de sus autoridades, ello se llama libertad y nacionalismo, así como “el respeto a los derechos ajenos”... ¿O vivimos en el error?

Lo que se ve

Evaluaciones efectuadas hacia el interior de la administración gubernamental en el renglón de inversión para la compra de medicamentos, misma que permitiera cubrir la demanda requerida en centros hospitalarios, concluyen en que las inversiones en ese rubro, resultaron claramente inferiores a las registradas en administraciones anteriores, ello pese a las urgencias existentes como lo han sido los escenarios en centros de atención médica para niños con cáncer.



Lo datos difundidos por medios de comunicación, apuntan sobre un decrecimiento preocupante en el renglón de referencia, que de hecho representa un 45.6 por ciento, por debajo de lo que con anterioridad se adquiría en medicamentos, cifra en decrecimiento que, obviamente, originó deficiencias severas en los servicios hospitalarios asistenciales en nuestro país, lo que impactó áreas prioritarias (y sigue aun impactando) como lo es la atención de los niños con cáncer, quienes han sido sometidos a severos sufrimientos por la prolongada inexistencia de sus medicamentos.

¿Qué se escribirá en la historia sobre ésta lamentable etapa en el territorio mexicano?

Lo que se oye



Existen reportes que, en los escenarios de la espantosa tercera ola de contaminación pandémica, paralelamente al registro de los peligrosos rebrotes (que ya refieren cifras elevadamente preocupantes) muchos son los niños que han resultado contagiados e incluso, se refiere que menores (también en significativo número) están requiriendo el ser internados hospitalariamente, ante la presentación de complicaciones derivadas de los elevados efectos pandémicos.

Todo obliga a que las autoridades de inmediato determinen acciones de emergencia ante un oleaje pandémico que amenaza transformarse en maremoto, que incluso podría volver a saturar los centros hospitalarios, lo que por la propia experiencia, sería indicador de mayores índices de fallecimientos, al tiempo de volver a complicar lo referente a la actividad comercial y productiva en lo general.

Y muchos se preguntan: ¿Quién dijo que en el tema pandémico “vamos bien”?... Es más: “Vamos muy bien”... ¿Usted lo escuchó?



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes