Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Enjuiciar a invasores

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

05/10/2021

alcalorpolitico.com

*Transformación venezolana
*Yunes y “los desquites”
*Colapso cibernético

La serie de invasiones a viviendas en proceso de construcción, misma que se registra en la región de Coatepec (municipio colindante con la capital del Estado de Veracruz) se puede calificar como un hecho de elevada peligrosidad, máxime si tales escenarios se acreditan a la respuesta de sectores de la población, que podrían actuar “amparados” en los discursos que se escuchan en los últimos tres años, en los que se habla de manera reiterada, tanto de los que todo lo tienen, como de aquellos que carecen incluso de lo elemental.

Debe quedarnos claro que los discursos radicalistas son en parte mensajes claramente incendiarios, los cuales no inducen hacia la construcción de un país cuya población en lo general se esfuerce por sus bienestar y desarrollo integral, que logre consolidarse en rangos de bienestar con esfuerzo y producto de su trabajo cotidiano, estrictamente apegados a las leyes que nos rigen entre las que se dicta que, el respeto al derecho ajeno es la paz.



Invadir propiedades para luego proceder “a la negociación de su compra” constituye un escenario que las autoridades de los tres niveles (municipales, estatales y federales) deben no sólo evitar y proceder al desalojo inmediato, sino de la misma forma, que los invasores respondan por los daños registrados y se dicten las sanciones que de acuerdo a las leyes sean las apropiadas.

Nadie debe ser tolerado frente a escenarios en los se pone en peligro o se daña la propiedad privada, que constituye parte del patrimonio de terceros que resultan afectados “no por un reclamo de justicia”, sino precisamente como víctimas de indolentes que cometen una injusticia y que, por lo tanto, se encuentran fuera no sólo de lo razonable, sino también al margen de la legalidad.

Parte esencial de quienes gobiernan, así como de aquellos responsables de “administrar justicia” es el que a todo invasor de propiedades se le apliquen medidas con apego a la Ley, para que sean presentados ante autoridades competentes, indiciados como probables ejecutores de hechos delictivos, de lo contrario, se perderá la confianza de la sociedad en sus autoridades y, ello podría convertirse en el inicio del caos social... lo de Coatepec no es cosa menor.



Lo que se lee

Una nueva cultura en los marcos socioeconómicos se pretende imponer en Latino-América, la referencia la confirma el neo-tirano latinoamericano que despacha en la silla presidencial venezolana, Nicolás Maduro, quien asimilando las lecciones del actual Ejecutivo nacional mexicano, ya practica desde sus oficinas presidenciales la comercialización de cilindros de gas doméstico, solo que el imprescindible combustible hogareño, en lugar de registrar una mejoría en su calidad y eficacia de entrega, ahora se ha transformado (la moda transformadora) en uno de los productos más difíciles de obtener por parte del pueblo venezolano, el mismo que hace apenas unos años, antes de la transformación “chavista” estaba considerado en el mundo entero como uno de los países apropiados para vivir, que registraba uno de los avances financieros más sólidos en espacios latinoamericanos, pero que a la sombra de dos “reformadores” Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en dos décadas transitó del reconocimiento y la fama hacia el desprestigio y retroceso financiero.

Así las cosas, en los últimos días ante la escasez de gas doméstico en los hogares venezolanos, al interior del gobierno dictatorial, presidido por nuestro reciente visitante de honor en México, Don Nicolás Maduro, se recomienda a la colectividad en lo general que se retorne al uso de leña para activar el fogón, y con ello poder cocinar los también precarios alimentos, mismos que a más de caros también son escasos...



Cabe referir que antes del “chavismo”, Venezuela logró registrar significativos avances en lo referente a la actividad turística, renglón financiero que en la actualidad hoy se encuentra en franca ruta de quebranto, al igual que el renglón industrial.

Lo que se ve

No deja de resultar singularmente extraño que el tema de la Torre Centro, cuya construcción está por terminar en una de las áreas del Puerto de Veracruz con mayor número de edificios, incluyendo hoteles, resulte ahora objeto de “opiniones ciudadanas” en las que, ante referencias de ser inapropiada (por su altura) para dicho espacio urbanístico “núcleos de la sociedad porteña solicitarán que sea demolida”, escenario que por las circunstancias del caso, bien podría ser acreditado como decimos los mexicanos “a la mano que mece la cuna”.



Está claro y no resulta nada fuera de lo común, que el núcleo político-familiar que integran “los Yunes”, desde tiempo atrás han registrado confrontaciones directas con el bloque político que hoy despacha en el Palacio Nacional, así como en muchas entidades y municipios del país, incluyendo al Gobierno del Estado de Veracruz, escenarios transformadores que no se registra precisamente en el municipio de Veracruz y algunos otros de los entornos, panorama innegable que, por sí mismo, refiere que dichas diferencias ya trasladadas a la franca confrontación, por inercia están alentando raspaduras entre los unos y los otros, escenarios que obviamente habrán de persistir... Por ello circulan versiones al estilo costeño, de que los tiempos no son “de venganzas”, sino de “desquitanzas”.

Lo que se oye

Que la caída ayer lunes por un prolongado espacio de seis horas del Facebook y sus respectivos espacios cibernéticos paralelos, refieren por sí mismo la sobresaliente importancia de la tecnología, en una población que a nivel mundial ya depende “en gran medida” de los sistemas computacionales.



Es definitivo que el desarrollo en la materia se ha trasformado en esencialmente indispensable, para prácticamente todos los renglones de la actividad productiva, agregando a ello el sobresaliente espacio de la comunicación, tanto en lo familiar como en lo referente a la productividad, la educación y ya no digamos la salud y los sistemas de transporte como la aeronáutica y el marítimo, escenarios que ayer volvieron a confirmarse ante la caída del sistema... Ahí la dejamos.

"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes