Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Que nadie vaya a fiestas

Diario de un reportero

Por: Miguel Molina

24/06/2021

alcalorpolitico.com

Yo pensé que sería otra de las malas bromas que circulan en las redes sociales, pero no.

Esto se publicó en la Gaceta Oficial del estado con la gramática pedregosa que caracteriza a los textos oficiales: "Se exhorta a la población, en especial a los jóvenes, a que se autorregulen y hagan conciencia para evitar aglomeraciones en lugares abiertos y cerrados, así como mantener las medidas sanitarias y recomendaciones generales como sana distancia, buen uso del cubrebocas y lavado de manos. Así como a retomar estrictamente dichas medidas correspondientes al semáforo epidemiológico municipal que ha emitido la autoridad sanitaria del Estado". En serio.

El exhorto incluye a los alcaldes, a quienes pide coadyuvar "en las acciones tendientes a proteger los derechos a la vida, salud e integridad personal, frente al riesgo que representa la pandemia", y va precedido de treinta y nueve considerandos que no se reproducen aquí para no perder tiempo, pero pueden consultarse en la propia Gaceta Oficial.



La idea detrás de la campaña – que ya ha tenido otros nombres y ahora se llama No hagas olas, evita la tercera – es que los jóvenes eviten las fiestas, que aguanten tantito porque "ya en una semana más se podrá, con las medidas sanitarias, disfrutar de las vacaciones", como ofreció el gobernador García Jiménez, dando esperanzas de un alivio que está lejos de llegar.

Ojalá funcione el exhorto, porque otras cosas no han funcionado. Los semáforos Covid, o como se llamen, son un triste ejemplo, porque hay municipios en alerta rojo mientras los contiguos están en naranja preocupado o en amarillo despreocupado, sin control sobre quién va y quién viene ni qué trae ni qué lleva en una pandemia que mata aunque active la economía.

Otro ejemplo igualmente triste es la idea de permitir conciertos y espectáculos deportivos y confiar en que quienes vayan van a conservar los cubrebocas y la sana distancia mientras alguien les revive las emociones en el escenario o en la cancha, antes, durante y después de celebrar lo que sea.



En fin. Era cierto. Lo que todavía no entiendo es por qué un decreto (decisión, resolución) de la autoridad invita a alguien a que haga o deje de hacer algo. Un decreto ordena o establece, no invita. Pero cada quien tiene la gramática que se merece, y el decreto/exhorto es ahora asunto oficial. No se sabe qué va a pasar si uno va a fiestas durante esta semana.

Desde el balcón

Es domingo y llueve una lluvia que no cesa, un murmullo que moja las hojas de los árboles desde quién sabe cuándo y durará hasta quién sabe cuándo. Hay un rato de ranas celebrando la procreación o el chubasco, y el pájaro ocasional que celebra, necio, el fin de la primavera, pero no deja de llover.



Hubo rayos y truenos toda la noche. Amanecía el lunes cuando uno comenzó a leer lo que piensan quienes quieren regir a la Universidad Veracruzana, Alma Mater Dolorosa, y no puede evitar el recuerdo de cómo era todo hace muchos años, cuando todo era de otra manera, porque nadie estudia dos veces en la misma universidad – como habría dicho Heráclito si hubiera podido – porque cada universidad es irrepetible.

Uno se siente bien hasta el otro día, cuando el sol aprieta y no dan ganas de pensar. El recuerdo de lo que uno vio y vivió entonces, cuando el mundo era joven, no se va a contar aquí porque ya no viene al caso, pero da gusto todavía después de tanto tiempo. Sin embargo hay cosas que permanecen: la universidad sigue siendo un lugar para que se alimente la curiosidad, se agudice el pensamiento, se aclaren las dudas, se debatan las ideas y se ensayen las técnicas que van a dar forma a la vida de muchos dentro de algunos años, desde la Academia o desde el gobierno, o desde cualquier otra parte.

Uno quisiera que dentro de muchos años, aunque no tenga balcón, haya quien mire caer la tarde y piense en la universidad que le tocó vivir, y le dé gusto el recuerdo aunque haya pasado mucho tiempo.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes