Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion del Dengue
Universidad Anahuac

Seccin: Comparte la lectura

Comparte la lectura del libro

La rebelión en la granja, George Orwell

22/09/2019

alcalorpolitico.com

Esta novela de George Orwell[1], publicada en el año de 1945, narra la historia de ficción en la cual los animales de una granja expulsan a los seres humanos y crean un sistema de gobierno propio que termina convirtiéndose en una tiranía peor a la que habían logrado sacudirse.
 
Los animales de la granja aprendieron de un viejo cerdo sus ideas libertarias que los animó a emprender la revolución en la cual consiguieron expulsar al granjero que los explotaba con jornadas extenuantes. Entonces, crean siete mandamientos para regir su nueva organización: 1) Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo; 2) Todo lo que camina sobre cuatro patas, nade, o tenga alas, es amigo; 3) Ningún animal usará ropa; 4) Ningún animal dormirá en una cama; 5) Ningún animal beberá alcohol; 6) Ningún animal matará a otro animal; 7) Todos los animales son iguales.
 
Al inicio, la granja fue más próspera que cuando el granjero y su familia la administraban; de todos los animales, los cerdos [por su inteligencia] se instituyeron como líderes, específicamente, Snowball y Napoleón. Éstos empiezan a tener diferencias que acabaron cuando Napoleón lanzó a sus guaruras [que eran los perros de la granja] contra Snowball y lo hicieron huir de la finca.
 
A partir de ello, el cerdo Napoleón se erige como el único líder y él, con sus iguales, se constituyeron como una élite dentro de la granja; y el resto de los animales, a partir de eso viven sojuzgados ya no por los humanos sino ahora por Napoleón y sus guaruras [los perros].
 
Paulatinamente, los cerdos adoptan o asumen los defectos que tanto criticaban de los defenestrados humanos [defectos por los cuales se había producido la revolución]. En consecuencia, empiezan a efectuarse ciertos cambios en los siete mandamientos, a fin de legitimar las contradictorias acciones de Napoleón [quien va tomando las actitudes abusivas que en los humanos juzgaba acremente]. Verbi gratia, en la pared en la cual estaban inscritos aquéllos, se leía ahora: "Ningún animal dormirá en una cama, con sábanas"; "Ningún animal beberá alcohol, en exceso"; "Ningún animal matará a otro animal, sin motivo".
 
Los referidos cambios a los mandamientos fueron hechos en congruencia con la nueva conducta asumida por los cerdos que abandonaron sus costumbres originales y empezaron a usar la ropa que había dejado abandonada el granjero en su huida; asimismo, aprendieron a caminar sólo sobre sus patas traseras [lo que hizo forzoso modificar el primero de los mandamientos animales].
 
Los cerdos empiezan a tener relaciones amistosas con los vecinos de la granja; y, mientras tanto, el resto de los animales, para sostener la prosperidad de la finca, enfrentaban largas jornadas laborales y recibían a cambio raciones mínimas de alimentos [contrario a los líderes que no trabajaban y que comían opíparamente].
 
Llega el momento en que, sorprendentemente, los cerdos invitan a algunos humanos a desayunar en la granja; y entonces el resto de los animales se percatan de que aquéllos copiaron las conductas que originariamente decían despreciar.
 
Asombrados preguntan a Benjamín [un burro que sabía leer], cuáles eran los mandamientos que regían la vida en la heredad [pensando que acaso ya los habían olvidado o confundido]. Es cuando el noble jumento se dirige a la pared en que los referidos mandamientos estaban escritos y advierte que el único vigente para ese momento, decía: "Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros". Asumen pues que había resurgido la dictadura pero, ahora encarnada por quienes había jurado combatirla.
 
La novela lleva implícita una crítica al socialismo stalinista, pero en realidad es traje a la medida para dibujar cualquier régimen autoritario. Leerla, pienso, son horas bien invertidas.
 
Ángel Rosas Solano
 
[1] Fue un escritor y periodista británico que nació en 1903 y murió a la edad de 47 años; pero, es oportuno precisar que George Orwell fue un pseudónimo que usó para escribir; en realidad, su nombre fue Eric Arthur Blair.

Leer lo que han compartido sobre otros libros

El Psicoanalista – John Katzenbach
¿Cómo llego a fin de mes? - Andrés Panasiuk
Tlacaélel - Roberto Peredo
Con pan las penas son buenas - Eva Luz Leal Castro
La Caída – Albert Camus
La Quijotita y su Prima – José Joaquín Fernández de Lizardi
Revelaciones de Judas Tomás – Magno Garcimarrero
La Luz Asesinada - Hugues de Montalembert
El Principio del Placer - José Emilio Pacheco
Una breve historia de casi todo - Bill Bryson
Lolita – Vladimir Nabokov
Los Falarios - Pierre Henri Cami
Itinerario de una pasión (los amores de mi general) – Rosa Helia Villa de Mebius
Los tres mosqueteros - Alejandro Dumas.
Maximiliano Íntimo – José Luis Blasio
SEDA - Alessandro Baricco
La Conspiración del Juicio Final – Sidney Sheldon
Vecinos Distantes - Alan Riding
Juventud en Éxtasis – Carlos Cuauhtémoc Sánchez
Viaje al Centro de la Tierra – Julio Verne
El vendedor de silencio - Enrique Serna
Santa Anna El Dictador Resplandeciente - Rafael F. Muñoz.
1984 – George Orwell
A la mesa con Don Quijote Y Sancho-Pedro Plasencia
Espartaco Gladiador – Ben Kane
Anacleto Morones - Juan Rulfo.
Martín Fierro - José Hernández
Drácula-Bram Stoker
La Balada de Max y Amelie - David Safier
Andanzas por Alemania e Italia (1842-1843) - Mary W. Shelley
Doctor Jekyll y el señor Hyde - Robert Louis Stevenson
Racimos de café - Magno Garcimarrero
Corazón - Edmundo de Amicis
El arte de la resurrección - Hernán Rivera Letelier
Elogio de la educación -| Mario Vargas Llosa
Jesucristo nunca ha existido - Emilio Bossi
Frankenstein o el moderno Prometeo
El último encuentro - Sándor Marai
Un cuento de Navidad - Charles Dickens.
Permiso para quejarse - Jordi Montero
Proceso a los padres - Enrico Altavilla
Los 120 días de Sodoma – Marqués de Sade
Príncipe y mendigo, de Mark Twain
Días con animales, Desmond Morris
Enfermedades que cambiaron la historia-Pedro Gargantilla
El Retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde
El Antiguo Testamento según Isaac Asimov
Cazadores de microbios, Paul de Kruif
Tiempos recios - Mario Vargas Llosa
Frankenstein – Mary Shelley
Colmillo Blanco o El Llamado de la Selva, Jack London
Pedro Paramo, Juan Rulfo
Los minutos negros, Martín Solares
Recordar a los difuntos - Arnoldo Kraus
Inés y la alegría - Almudena Grandes
"Paradigmas del nuevo sistema penal acusatorio. Los dilemas de su implementación"
Historia de un billete, Magno Garcimarrero
La guerra y la paz, León Tolstói
El reino de Dios. Replanteamiento Radical de la vida- José Alejandro Solalinde Guerra
Sonetos para la Geografía Romántica de Veracruz - Jorge Ramón Juárez
Crimen y castigo, Fiódor Dostoievski
Sobre la agresión: el pretendido mal, Konrad Lorenz
Ensayo sobre la historia de las epidemias en México. Diversos autores
Fahrenheit 451, Ray Bradbury
El hombre en busca de sentido, Viktor E. Frankl
“X” representa lo desconocido, Isaac Asimov
El Estigma, John Saul
El Extranjero, Albert Camus
La noche de Tlatelolco. Elena Poniatowska.
Huasipungo, Jorge Icaza Coronel
La Sombra del Caudillo, Martin Luis Guzmán
La locura de Jesús - Doctor Binet Sanglé
Exposición “Fantasías”
La rebelión en la granja, George Orwell
Morir es nada – Pepe Rodríguez
Balún Canán, Rosario Castellanos
El llamado de la tribu - Mario Vargas Llosa
Siddhartha, Hermann Hesse
Concierto de 75 Aniversario UV
Instantes de decisión - Gonzalo Martínez Corbalá
El amor y la psicología
Cándido - Voltaire
Veinte poemas de amor y una canción desesperada - Pablo Neruda
Rayuela - Julio Cortázar
El Diccionario de Coll -  José Luis Coll
Esclavos en el archivo notarial de Xalapa, Veracruz 1668-1699 – Fernando Winfield Capitaine
Carne de Cañón – Federico Vite
Los dragones del Edén, Carl Sagan
Fantasmas en el cerebro - V. S. Ramachandrán
La seducción de las palabras – Alex Grijelmo
La Mano Negra. Poder regional y Estado en México - Antonio Santoyo
La historia interminable, Michael Ende
Santa, Santa, Santita
¡¡Ayúdennos a salir de aquí!! - María Simma habla con Nicky Eltz
En qué fecha y por dónde entró Hernán Cortés a Xalapa
El futuro de la democracia de Bobbio
¿Quién se ha llevado mi Queso? - Spencer Johnson
Cartas a una joven desencantada con la democracia - José Woldenberg
Filosofía para desconfiados - David Pastor Vico
Confieso que he vivido, Pablo Neruda
El Sótano -  Lini M. de Vries
Arturo Pérez-Reverte - Todo Alatriste
Jorge Ibargüengoitia-Las Muertas
Paul Tabori - Historia de la estupidez humana
Sofía Macías- Pequeño cerdo capitalista
Jorge Ibargüengoitia - Dos Crímenes
La Peste de Albert Camus
Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva
El café, Ibargüengoitia y el maestro Juan Toribio
La sombra del viento
El universo en un solo átomo
Te invitamos a compartir el libro que leíste
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Prevencion del dengue
  • Salon de usos multiples
  • Ipax